Yoga salud financiera
Tiempo de lectura: 4 minutos

La gestión de las finanzas personales no es una actividad que pueda ser realizada de manera precipitada. De hecho, exige disciplina, constancia y, ante todo, tranquilidad. Mucha tranquilidad. Por eso, reducir el estrés y practicar la relajación son elementos fundamentales para mejorar la gestión de las finanzas personales y familiares. Y aquí es donde te pueden ayudar estas lecciones de yoga para mejorar tu salud financiera.

Yoga y respiración, una forma de mejorar tu salud financiera

La respiración es la única función fisiológica que se puede realizar de forma consciente e inconsciente y, en consecuencia, la única que puede controlarse. En el yoga, la respiración consciente es fundamental para lograr una relajación completa, y sirve para reeducar la capacidad pulmonar en beneficio propio y mejorar la meditación.

Esta relajación sirve también para convencer a tu mente de que no debe actuar en caliente, especialmente en momentos de tensión. La toma de decisiones financieras debe realizarse de una forma consciente y meditada, de manera que ningún evento puntual condicione tu relación con el dinero.

Mejorar el autoestima para soportar mejor el riesgo de mercado

La Tadasana es una de las posturas básicas del yoga. Consiste en mantenerse de pie en postura erguida y los pies firmes contra el suelo. Cuando se practica de manera adecuada, sirve para fortalecer la columna vertebral, aporta estabilidad y mejora los niveles de autoestima, además de armonizar cuerpo y mente y aumentar los niveles de energía.

Se trata de una postura ideal para aumentar la motivación de un individuo ante situaciones de estrés futuras. Por ejemplo, permite que una persona pueda soportar mucho mejor los riesgos de una inversión y, especialmente, las caídas bruscas en los mercados. Gracias al yoga aumenta tu autoestima, la confianza en ti mismo y, en consecuencia, la seguridad de tu planificación financiera.

El yoga y el largo plazo, clave para alcanzar tus metas financieras

Nos gustan las cosas de hoy y para hoy. Pero ahorrar unas pocas semanas y tener ya unos rendimientos suficientes como para alcanzar la libertad financiera es un objetivo imposible de conseguir en la mayoría de los casos.

El yoga te enseña a ser paciente. No siempre serás capaz de hacer una postura a la primera, pero a base de perseverancia y paciencia todo es posible. Volver a hacer la postura una y otra vez, respetando los límites de tu cuerpo, hasta que este vaya reconociendo esa extraña posición.

Una metáfora perfecta sobre cómo conseguir tus objetivos financieros: realizando aportaciones periódicas de manera constante a un fondo de inversión o a una cuenta corriente para ir componiendo un capital importante a largo plazo. Al principio puede parecer complicado, pero, con constancia, conseguirás alcanzar tus metas sin casi darnos cuenta.

Yoga y sueño: que tu gestión financiera te permita dormir bien

Los expertos recomiendan invertir únicamente en aquellos productos que no nos quiten el sueño. Al fin y al cabo, este es el termómetro ideal para calibrar el riesgo de una inversión; si no eres capaz de conciliar el sueño de una forma natural, lo más probable es que estés soportando un mayor riesgo del que puedes asumir. Sin embargo, esta máxima no siempre se consigue, especialmente si no se ha definido correctamente el perfil de riesgo de un inversor.

En este sentido, uno de los mayores beneficios del yoga es que ayuda a dormir mejor a la persona que lo practica. No en vano, se estima que las personas que realizan yoga de forma periódica tardan 10 minutos menos de media en quedarse dormidas, y al mismo tiempo incrementan en una hora más por noche el número de horas que duermen de media.

El yoga te ayuda a priorizar tareas

En muchas ocasiones, nos obsesionamos con atender todas nuestras obligaciones a la mayor brevedad posible o al mismo tiempo. Sin embargo, ni todas las tareas son igualmente importantes ni todas deben ser atendidas de inmediato. Intentar resolver todas ellas puede conducirnos a un estadio de frustración difícil de gestionar.

La reducción del estrés que favorece la práctica del yoga también te enseña a priorizar tareas. Esto es especialmente importante cuando lo que se trata es de gestionar las finanzas personales y, especialmente, el destino de los gastos. No todos ellos son importantes y muchos de ellos son, directamente, prescindibles.

Desde el punto de vista financiero, el objetivo es que, ante gastos de similar naturaleza, seas capaz de priorizar unos sobre otros.

En definitiva, el yoga es un arma poderosa para ordenar tu mente y mejorar tu salud financiera. Pues cuando se trata de finanzas personales, tener las ideas y los objetivos bien ordenados es fundamental, por ejemplo, para elaborar un presupuesto, establecer una estrategia de inversión o ahorrar de forma automática, entre otras cosas.

Fondos Cartera NARANJA

Te lo ponemos fácil

Con los Fondos Cartera NARANJA accedes a los principales mercados del mundo con un solo producto.

Invierte la cantidad que quieras. Con menos gastos y comisiones.

Encuentra el que mejor se adapte a tu perfil inversor.

En Naranja | Qué hipoteca me puedo permitir

,

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (18 votos, media: 3,89 sobre 5)
Cargando...