El debate está abierto: ¿Cambiar el horario en España para ahorrar?

En los últimos días está siendo noticia la propuesta aprobada por el Congreso para estudiar la modificación del horario en España y adaptarlo así al de los países europeos vecinos. El objetivo de los promotores de esta iniciativa es lograr que España consiga un estilo de vida más europeo, ajustando el tiempo dedicado a algunas de las tareas cotidianas, como la comida, o la hora a la que se realizan.

En este asunto, se pueden observar por la red diferentes opiniones acerca de la conveniencia del cambio. Hay quien pone el ahorro de energía como objetivo o también la mejora de la conciliación entre el trabajo y la familia. En cualquier caso, es un tema complejo, del que vamos a resumir algunos de los puntos de mayor interés en las siguientes líneas de esta entrada.

Husos y costumbres en España

En la práctica, en España se utiliza un único huso horario para todas las localidades, que es el GMT+1 en verano y que se transforma en el GMT+2 en invierno, cuando se decide retrasar el reloj para aprovechar mejor las horas de sol. Sin embargo, en realidad en España hay una importante diferencia horaria entre las localidades más al este, en Cataluña, y las que están más al oeste, en Galicia.

Tal y como comentan en El Blog Salmón, entre un extremo y otro de España la diferencia en la hora de la salida y puesta del sol entre los meses de verano e invierno oscila entre los 35-50 minutos, lo que significa que cuando en Galicia sale el sol, en Barcelona lleva ya luciendo 35-50 minutos. Es decir, que mientras en Barcelona se despierta la mayoría de la gente con luz solar, en Galicia aún es de noche. Lo mismo ocurre con la puesta de sol, haciéndose de noche en Barcelona casi una hora antes que en Galicia.

Con respecto al resto de Europa, como se puede ver en el gráfico que publica ABC, España comparte horario con la mayoría de los países de la UE, aunque está situada en un huso horario diferente. Si se atendiera a la situación geográfica de España, debería compartir horario con Londres, Irlanda y Portugal, y no suceder como ahora, que va una hora por delante de estos países vecinos.

¿Cómo afectan estas diferencias en las horas de luz solar a las costumbres de las personas?

En realidad es complicado saber el alcance exacto e impacto de elegir un huso horario u otro. Según la iniciativa recientemente aprobada en el Congreso, esas diferencias horarias provocan dificultades en la conciliación de la familia y el trabajo a un número considerable de personas. Su propuesta considera que se debe implantar el horario del Reino Unido para poder acabar con los tiempos muertos de la jornada laboral en España.

Otro punto de vista es el que muestra Remo en El Blog Salmón, a quien no le acaba de convencer la propuesta porque considera que el problema debe atajarse desde una óptica global del problema y teniendo en cuenta a todos los afectados.

Por ejemplo, considera que habría que decidir si se seguiría con la práctica de ajustar el horario en verano e invierno. También, según su planteamiento, habría que analizar el impacto del cambio horario en los horarios de atención al público y la consiguiente adaptación en las empresas españolas.

El debate está abierto, seguro que es una de esas medidas que no gustará a todos, se haga lo que se haga. ¿Por cuál de las opciones te decantarías tú, mantener el horario actual o adaptarnos al que por localización geográfica nos corresponde?

En Naranja | ¿Realmente se puede ahorrar tiempo?
Imagen | zwekke2