Tiempo de lectura: 4 minutos

fiesta_del_cine

Los primeros tres días de la semana pasada resultaron ser todo un éxito para las salas de cine de todo el país. Nunca había habido tanta gente acudiendo en masa a los cines durante tres días laborales consecutivos. Hubo incluso quien repitió. La recaudación agregada fue, incluso, dos veces superior a la de un domingo normal.

Pero, ¿a qué se debe este repentino interés por el séptimo arte? No, no ha sido el estreno de una película con unos efectos especiales novedosos ni siquiera un guión revolucionario. El motivo principal que ha motivado la influencia masiva de espectadores ha sido, simple y llanamente, la reducción en el precio de las entradas.

La fiesta del cine: cuando reducir el precio ayuda a mejorar las ventas

Estoy convencido que todos conocemos cómo funciona la ley de la oferta y la demanda, que ya explicamos en su debido momento en este mismo blog. De manera muy resumida, cuando el precio de un producto es muy elevado, las ventas del mismo serán muy reducidas. Análogamente, cuando el precio de este mismo producto es reducido, las ventas del mismo tenderán a ser elevadas, hasta alcanzar el llamado punto de equilibrio en el que las curvas de oferta y demanda se cruzan.

Es decir, cuando una empresa tiene unas ventas menores de lo esperado, la decisión suele ser reducir el precio del producto para aumentar las ventas, que serán tanto mayores cuanto mayor sea la elasticidad precio del producto en cuestión.

Ahora bien, esta decisión depende también de los costes de producción de las empresas. Si el coste del producto es superior al precio fijado por él, la empresa estará perdiendo dinero y, por tanto, se verá abocada al cierre. Por tanto, el precio del producto depende no solo de la demanda, sino también de sus costes de producción.

Precisamente, esto es lo que parece haber ocurrido durante estos tres días. La promoción de La Fiesta del Cine consistía en una reducción del precio de las entradas del cine desde los siete euros hasta 2,90. Resultado: una afluencia de espectadores nunca vista hasta entonces para un día de diario y las salas de toda España llenas.

Los datos de la fiesta del cine, de película

Solo hacía falta acudir a uno de los muchos cines que componen nuestro país para darse cuenta de que La Fiesta del Cine ha sido un éxito rotundo. Interminables colas que, en muchas ocasiones, daban la vuelta a la manzana y que hacían pensar que la recaudación durante esos tres días había sido muy elevada.

Y es que los datos de esta promoción hablan por sí solos. La Fiesta del Cine fue un éxito rotundo, con un 663% más de espectadores que cualquier otro Lunes, Martes o Miércoles, habiéndose incrementado también el número de espectadores que acudieron a los cines un 98% con respecto al año pasado.

No obstante, podríamos pensar que, al verse rebajado el precio del producto, la recaudación es menor. Sin embargo, la recaudación ha aumentado un 550 por ciento con respecto a cualquier otro día anterior, algo que tuvo su incidencia en la recaudación de las películas que en ese momento estaban en cartelera. Por ejemplo, Las brujas de Zugarramurdi experimentó solo en el primer día un incremento del 252% respecto del lunes de la semana anterior.

Pero no acaba aquí la cosa. Bastaba darse una vuelta por cualquier centro comercial con cines para darse cuenta de que La Fiesta del Cine no supuso únicamente un espaldarazo para la industria cinematográfica, sino también para el resto de comercios cercanos a las salas. Los restaurantes y tiendas aledaños estaban llenos de gente. El plan era perfecto: salir a cenar y al cine al módico precio de, en muchos casos, menos de 10 euros.

¿Es sostenible el cine a 2,90 euros?

Viendo las cifras de este experimento promocional, podemos pensar que el siguiente paso es rebajar el precio de las entradas. La respuesta parece obvia: una bajada del precio de aproximadamente el 66% ha llevado a un incremento de la recaudación de más del 550%. ¿Blanco y en botella? Pues, en realidad, no es oro todo lo que reluce.

Si bien es cierto que la demanda de tickets es elástica, es decir, las ventas de tickets aumentan proporcionalmente más que el precio de las entradas (un fenómeno que, además, tuvo su reflejo contrario cuando se incrementó el IVA), la Federación de Cines de España (FECE) ya han advertido que esta tendencia no es sostenible en el tiempo y que el éxito de la promoción reside, precisamente, en que ésta es puntual, ya que la demanda se concentra en tres días.

No obstante, la promoción ha sido un reflejo de que a los españoles nos sigue gustando el cine y que, de ser más barato, acudiríamos de manera mucho más habitual. La fiesta del cine fue eso, una auténtica fiesta, y los datos y estadísticas fueron de película, y no precisamente de terror.

En Naranja | ¿Por qué suben o bajan las empresas el precio de sus productos?
Imagen | dhester

,

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Todavía no hay votos)
Cargando…