presupuesto familiar
Tiempo de lectura: 3 minutos

Presupuesto familiar suena a contabilidad, empresa y complejidad. Pero, se trata de una cuestión de orden, constancia y sentido común que no te llevará más de media hora al mes si sigues estos sencillos pasos.

1. CUENTA DE RESULTADOS Y BALANCE: TU REGISTRO FINANCIERO

El primer paso es pensar en tus finanzas como si fueran la cuenta de resultados de una empresa: es decir, lo que ingresas y lo que gastas en un periodo de tiempo concreto. Esto es algo habitual a lo que estamos acostumbrados. Pero es menos frecuente afrontar tus finanzas fijándote en el balance de tu economía: es decir, fijándote en qué tienes (activos) y qué debes (pasivo).

2. CLASIFICA

Deja de pensar en tus ingresos y tus gastos como un totum revolutum y clasifícalos. Los ingresos pueden ser fijos (los recibirás seguro, salvo catástrofe) o variables (podrían fallar): distínguelos.

Para pensar en tus gastos, ordénalos en función de su “inevitabilidad”. Es decir:

  • Deudas es todo lo que hay que pagar sí o sí
  • Gastos inevitables son los que te ayudan a desarrollar tu vida con normalidad (agua, luz, fibra, móvil, imprevistos, transporte…)
  • El resto, son aquellos gastos en los que tenemos más margen de maniobra (ocio, ropa, viajes…)

3. DETALLA, MIDE, ANALIZA

Haz una tabla mensual en la que agrupes tus ingresos y gastos en esas grandes categorías. Ni muy detallada ni demasiado general. Adáptala a ti, al grado de control que quieras tener y al trabajo que estés dispuesto a asumir.

Aquí, el ejemplo para una familia urbana con dos hijos en la que entran dos sueldos:

CUENTA DE RESULTADOS

GASTOS INGRESOS
CESTA DE LA COMPRA SUELDO 1
TRANSPORTE Y GASOLINA SUELDO 2
GASTOS ESCOLARES ALQUILER SEGUNDA RESIDENCIA
ACTIVIDADES EXTRAESCOLARES INGRESOS EXTRAS
RECIBOS CASA (luz, agua, fibra…) (…)
RECIBOS SEGUNDA RESIDENCIA
ROPA Y OCIO
HIPOTECA
AHORRO
(…)

 

 

A menudo, olvidamos otra parte importante de nuestro presupuesto: el balance de la familia, es decir qué tienes (activos) y qué debes (pasivos) en un momento determinado.

Es sencillo, basta con que una o dos veces al año, hagas otra tabla para controlar tu realidad patrimonial. O sea, tu riqueza (efectivo, depósitos, vehículos…) una vez descontadas tus deudas (hipoteca, préstamos, cuotas pendientes de la tarjeta…).

Este ejemplo te servirá:

BALANCE

ACTIVO PASIVO
Cuenta corriente 5.250 Hipoteca 185.000
1º Vivienda 250.000 Préstamo coche 14.600
Vivienda pueblo 35.000 Pendiente tarjetas 6.300
Depósito 8.000
Acciones y fondos 25.000
TOTAL ACTIVO 323.250 TOTAL PASIVO 205.900
PATRIMONIO NETO
(PN=ACT-PAS)
P+117.350

4. LIMITA

Ya tienes todos tus gastos delante y toca hacer una aproximación de tu presupuesto mensual. También sabes mejor que nadie si vas ahogado o consigues ahorrar. Ponte límites de gasto en esas partidas prescindibles o que te llevan directo a los números rojos. Da igual que sean discos, ropa o pagar las rondas: establece un máximo razonable.

5. CUMPLE

El mejor consejo para que hagas tu presupuesto es que lo hagas con la intención de cumplirlo. Solo así podrás ganar dinero, ahorrar e invertir para vivir mejor.

Estás a solo un presupuesto de controlar tus finanzas… para que tus finanzas no te controlen a ti.

Aquí te dejamos una plantilla para ayudarte a controlar tu economía familiar, podrás incluir tus ingresos y tus gastos y poder analizar tu cuenta de resultados.

, , , ,

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (135 votos, media: 4,39 sobre 5)
Cargando…