Donar o prestar dinero
Tiempo de lectura: 4 minutos

Los padres en algunas ocasiones suelen ser un apoyo fundamental para los hijos cuando compran una casa, ya sea a través de una donación o el préstamo de una cantidad de dinero. Puede parecer una decisión trivial, pero las implicaciones fiscales de estas operaciones son distintas, de ahí la conveniencia de analizar lo que interesa en cada situación.

Cómo tributan las donaciones de dinero en el IRPF

Según el artículo 618 del Código Civil, la donación es un acto por el que una persona dispone gratuitamente de una cosa en favor de otra que lo acepta. En el caso de un padre que dona una cantidad de dinero al hijo para comprar su casa, este no tiene que devolverlo. Sin embargo, el hijo tiene que declarar el dinero recibido a Hacienda.

Generalmente, la donación se formaliza en una escritura pública ante notario donde quedan reflejados todos los requisitos de la operación: cuenta bancaria de origen del dinero, cantidad que se dona y cuenta bancaria del destinatario.

Fiscalmente, la donación solo afecta al donatario, que es quien recibe el dinero. El hijo tiene que pagar el Impuesto de Donaciones por la cantidad de dinero recibido en un plazo de 30 días máximo después de recibir el dinero. Para declararlo tiene que rellenar el modelo 651 de la Agencia Tributaria.

Al ser un impuesto cedido a las comunidades autónomas, tiene que pagarse en la comunidad donde reside el donatario. La cuantía varía porque cada comunidad aplica unas bonificaciones diferentes según la edad, grado de parentesco y el uso al que se destina el dinero. Por ejemplo, en Madrid, el impuesto de donaciones tiene una bonificación del 99% (es decir, solo se pagan impuestos por el 1% del capital donado) y en Cataluña cuando los padres donan dinero a los hijos para comprar la primera vivienda se aplica una reducción del 95%.

El tipo aplicable a este impuesto va desde el 7,65% al 34% según la cantidad donada, el grado de parentesco y el patrimonio anterior. Entre padres e hijos el impuesto es menor porque se aplican mayores bonificaciones que cuando el parentesco es más lejano.

Cómo tributa el préstamo de dinero a un hijo

En el préstamo, el dinero que se recibe debe devolverse en un plazo de tiempo determinado. Al ser un préstamo entre particulares puede hacerse a través de un contrato de préstamo sin necesidad de elevarlo a escritura pública. En ese contrato deben constar los datos personales del prestamista y del prestatario; el tipo de interés del préstamo, el importe y el plazo de amortización.

El pago de las cuotas del préstamo puede hacerse por transferencia o en efectivo, pero en ese caso conviene firmar un recibo por cada cuota recibida para dejar constancia de que el préstamo se devuelve.

El préstamo entre particulares está sujeto al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. El hijo está obligado a presentar el impuesto al recibir el dinero, pero no tiene que pagar nada, porque está exento de liquidación. Este impuesto se declara a través del modelo 600 especificando que la operación es un préstamo entre particulares. Se tiene que presentar en la delegación de hacienda de la comunidad autónoma donde reside el prestatario, junto con el contrato de préstamo firmado.

El plazo para presentar este impuesto es de 30 días desde que recibe el dinero el prestatario.

¿Puede concederse un préstamo sin intereses?

Sí, es posible firmar un préstamo en el que no se aplique ningún interés, pero en las condiciones del préstamo debe figurar que es un interés del 0% para evitar problemas con Hacienda. Si no se especifica que no se paga ningún interés por el dinero prestado, Hacienda puede aplicar el interés legal del dinero y liquidar los intereses correspondientes. Las consecuencias también repercutirían en el prestamista, que debería incluir los intereses del capital prestado en la declaración del IRPF.

¿Cuál es la opción más aconsejable desde el punto de vista fiscal?

La elección de una operación u otra depende de cada caso concreto, teniendo en cuenta las exenciones y beneficios fiscales de los que puedan beneficiarse ambas partes, ya que estos impuestos varían en cada comunidad autónoma.

Además, si se opta por prestar el dinero sin intereses hay que ser cauteloso en la devolución, respetando el pago de las cuotas establecidas. Si se devuelve todo el capital de una vez, Hacienda puede considerar esta devolución como una donación y habría que pagar el Impuesto de Donaciones.

En resumen, con la donación se deben pagar impuestos, aunque estos pueden estar bonificados en gran parte; mientras que el préstamo exige la devolución del importe prestado.

¿Tienes miedo al compromiso?

La Hipoteca NARANJA del Banco no Banco tiene todo para que se te quite:

  • Sin comisiones.
  • 100% digital.
  • Con un gestor personal de principio a fin.

En Naranja | Cuándo se considera que hay una donación y cómo hay que declararla


Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (40 votos, media: 4,08 sobre 5)
Cargando...