tamañovivienda
Tiempo de lectura: 4 minutos

Quién no ha soñado con tener una casa grande, con jardín y piscina. Seguramente es lo primero que pensamos cuando repartimos mentalmente el premio de la lotería. Aunque si lo piensas bien, es posible que no sea una buena elección. Una casa pequeña tiene muchas posibilidades de convertirse en la mejor decisión por muchas razones.

En principio, el tamaño de la vivienda está ligado al momento vital en el que se compra. La primera vivienda suele ser un apartamento de una habitación, pero cuando se amplía la familia también se amplía la casa. El deseo de muchos es comprar un chalet con habitaciones para cada miembro de la familia, un salón grande para las reuniones familiares e incluso jardín para que jueguen los niños. Sin embargo, una casa pequeña tiene muchas ventajas tanto para los solteros como para las familias. Te damos las claves para elegir bien tu nueva casa, aunque sea más pequeña.

Una casa pequeña es más barata que una grande

Sin duda, el precio es la razón más convincente para comprar una casa pequeña. Al tener menos metros su precio es más bajo que el de una casa grande con un estado de conservación y ubicación similares, de modo que, de entrada, no necesitas tantos ahorros para poder comprarla.
Es más, todos los gastos e impuestos asociados a la compra también serán más económicos porque se calculan en función del precio de la casa. Si tienes que pedir una hipoteca, no necesitarás tanto dinero para financiar la compra con lo que conseguirás que el esfuerzo financiero para pagar la hipoteca no sea tan gravoso.

Hipotecas NARANJA,

elijas la que elijas, siempre eliges bien.

Ahora que ya sabes los secretos para elegir bien tu casa, haz lo mismo con tu hipoteca:



Desde euríbor + 0,99 % 1,99 % TIN primer año (1,77 % TAE Variable)

Por ejemplo, en el barrio de Ventas en Madrid podemos comprar una casa de 52 metros cuadrados por 169.000 € mientras que otra de 175 metros cuadrados cuesta 475.000 €. Si necesitamos financiar la compra con una hipoteca, en el simulador podemos ver que la cuota de la casa más pequeña es de 423 € al mes durante 30 años mientras que por la casa grande pagaremos una cuota mensual de 1189 €.

Es más fácil de mantener

En realidad, el mantenimiento que requiere una casa en lo que respecta al buen estado de paredes y suelos no cambia por el tamaño de la vivienda. Siempre habrá que pintar las paredes pasados unos años y lijar, barnizar o cambiar el suelo estropeado por el uso. La ventaja en el caso de una casa pequeña es que el gasto de realizar estas tareas también será menor que si es una casa grande con muchos más metros de suelo y pared. Si la casa no tiene jardín, te libras de las labores de su mantenimiento y cuidado que son constantes a lo largo del año.

Permite optimizar mejor el tiempo

Seguramente crees que no hay ninguna relación entre el tiempo y el tamaño de la vivienda, pero lo cierto es que sí, están relacionados de una forma muy directa. El tiempo que empleas en realizar las tareas de limpieza es infinitamente menor en una casa pequeña que en una grande, lo que te deja un amplio margen de tiempo para disponer a tu voluntad. Si solo tienes una habitación, un baño y una cocina que limpiar tienes que dedicar pocas horas a la semana para tenerlos a punto, el resto del tiempo puedes dedicarlo a ocio y descanso.

No necesita muchos muebles

Al decorar una casa pequeña, es bueno seguir la máxima de “menos es más”, es decir, elegir pocos muebles para evitar la sensación de agobio. Es mejor dejar espacio libre para hacer la vida con comodidad en lugar de saturar la casa con muebles auxiliares y adornos.

No se trata de crear casas minimalistas sino de decorar con muebles que cumplen una función determinada en cada estancia. De hecho, la falta de almacenamiento es un problema de las casas pequeñas, aunque en realidad se puede considerar como una ventaja porque te permite dar prioridad a lo necesario y prescindir de lo innecesario.

Permite un mayor ahorro energético

Y una ventaja evidente de las casas pequeñas es que consiguen un gran ahorro energético. Ya sea en calefacción en invierno o en aire acondicionado en verano, estas casas necesitan consumir menos energía para mantener una temperatura confortable. Su menor dimensión facilita que en menos tiempo se consiga calentar o enfriar, lo que se traduce en un ahorro económico. El consumo medio de electricidad en un piso es de 400 kwh al mes mientras que en una casa unifamiliar es de 600 kwh.

Como verás, aunque soñemos con grandes mansiones, existen razones que demuestran sin lugar a dudas que elegir una casa pequeña es la mejor elección.

Si te ha gustado, te damos otras claves para que elijas bien tu nueva casa. ¿Quieres saber más? Descúbrelo aquí

En Naranja | ¿Casas construidas con contenedores? Así lucen las últimas viviendas prefabricadas


Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, media: 4,33 sobre 5)
Cargando…