hipotecasincomisiones
Tiempo de lectura: 4 minutos

A la hora de buscar una hipoteca para financiar la compra de nuestra casa hay que analizar distintas variables. La primera decisión será optar entre tipo fijo, variable o mixta y, en este caso, valorar el tipo de interés y el diferencial aplicado. Pero también debemos calcular el efecto que tienen sobre nuestra cuota hipotecaria los productos vinculados, el plazo y, sobre todo, las comisiones.

Esta última variable tiene una incidencia muy importante en lo que acabamos pagando por nuestro préstamo. Por eso, una hipoteca sin comisiones puede hacernos ahorrar bastante dinero.

¿Cuáles son las comisiones más habituales en las hipotecas?

Una comisión de apertura por formalizar el préstamo

Hipotecas NARANJA,

elijas la que elijas, siempre eliges bien.

Ahora que ya sabes los secretos para elegir bien tu casa, haz lo mismo con tu hipoteca:



Desde euríbor + 0,99 % 1,99 % TIN primer año (1,77 % TAE Variable)

La comisión de apertura es un cargo que cobra el banco por dar el dinero al cliente. Generalmente se cobra un porcentaje de la cuantía total de la hipoteca o una cantidad mínima de dinero cuando se firma el préstamo.

Esta comisión no está limitada por ley, pero suele oscilar entre el 0,25% en las hipotecas variables y el 1 % en las fijas. Así, para una hipoteca concedida por valor de 120.000 €, la cuantía a pagar en concepto de comisión de apertura puede variar desde 300 a 1200 € aproximadamente.

Otra comisión por devolver el dinero antes de tiempo

La comisión de amortización anticipada se aplica cuando el deudor devuelve el dinero antes del plazo fijado en el contrato hipotecario. Su cuantía está limitada por ley, de manera que durante los 5 primeros años no puede superar el 0,5 % y a partir del sexto año el 0,25 %. Las comisiones se aplican sobre el capital reembolsado anticipadamente. Si se amortizan 12.000 €, habrá que pagar 60 o 30 € por la comisión de amortización anticipada en función de cuándo decidamos amortizar.

Si se trata de una hipoteca de tipo fijo además de esta comisión se cobra otra por compensación por riesgo de tipo de interés, si la devolución del préstamo supone una pérdida de dinero para el banco. Esta comisión puede variar desde el 0,5 % al 5 % de la hipoteca pendiente pero no existe un límite máximo fijado en la ley. La cuantía en este caso puede oscilar para un capital pendiente de 90.000 € entre 450 € a 3600 €.

Con la nueva ley hipotecaria esta comisión se limita más:

  • En las hipotecas variables la comisión del 0,5 % se aplica durante los 3 primeros años y hasta el quinto año la comisión bajará al 0,25 %. A partir del sexto año, la amortización parcial o total no tendrá ningún coste.
  • En las hipotecas a tipo fijo la comisión máxima será del 4 % en los 10 primeros años y del 3 % en el resto del tiempo. Aquí los gastos pueden ser para una cantidad de 90.000 € de 3600 € o 2700 €.

Cambiar las condiciones del préstamo tiene un coste

A lo largo de la vida de la hipoteca es posible que se produzcan cambios en la situación económica del cliente o en el mercado hipotecario que hagan replantearnos las condiciones de la hipoteca. En estos casos, es posible pedir al banco una modificación por cambio del tipo de hipoteca o del plazo a través de una novación. Esta operación está gravada con una comisión que puede oscilar entre el 0,5 % y el 1 % del capital pendiente de la hipoteca. Si la cuantía de la hipoteca es de 120.000 €, los gastos oscilarán entre 600 y 1200 €.

En cuanto a la subrogación, que permite el cambio de la hipoteca a otro banco, las comisiones actuales son el 0,5 % los cinco primeros años y el 0,25 % a partir del sexto año. Con una hipoteca de 120.000 €, la cantidad a pagar al banco será de 600 o 300 €.

Cuando se apruebe la ley hipotecaria se producirán también cambios en estas comisiones porque se rebajan, al fijar una comisión máxima del 0,25 % hasta el tercer año y sin ninguna comisión después de esa fecha.

Entonces, ¿cuánto me puedo ahorrar?

Eliminar las principales comisiones puede hacernos ahorrar bastante dinero, dependiendo del tipo de hipoteca que firmemos. Así, teniendo en cuenta todas las comisiones y supuestos anteriores, nos podremos ahorrar:

 

 

La ley fija las comisiones máximas, pero es posible reducirlas en el proceso de negociación con el banco, aunque siempre será más caro que una hipoteca sin condiciones.

Si se suman todas las cantidades calculadas por la aplicación de las distintas comisiones es fácil ver el ahorro que se puede conseguir con una hipoteca sin comisiones, que puedes calcular con nuestro simulador.

 

Si te ha gustado, te damos otras claves para que elijas bien tu nueva casa. ¿Quieres saber más? Descúbrelo aquí

En Naranja | La importancia de elegir bien: esto es lo que debes comprobar a la hora de contratar tu hipoteca


Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 4,50 sobre 5)
Cargando…