Tiempo de lectura: 3 minutos

En la actualidad, la compra de vivienda está copada por la segunda mano como consecuencia del parón sufrido en la construcción durante los años de la crisis. Los datos del Colegio de Registradores corroboran esta situación: el año pasado se realizaron 464.233 compraventas, de las que 383.000 se produjeron en el mercado de segunda mano. Sin embargo, ahora que se está reactivando la construcción, aumenta el número de visados de obra nueva, por lo que se pronostica un crecimiento de la venta de vivienda nueva en los próximos años que iguale las cifras finales de transacciones.

A la hora de elegir la casa de tus sueños, hay que analizar distintas variables para decidir cuál es la más adecuada a las circunstancias de cada uno. Una de las primeras decisiones que debemos tomar es si compramos una vivienda nueva o de segunda mano. Cada opción tiene sus ventajas y sus inconvenientes, así que vamos a analizar las fortalezas y debilidades de cada alternativa para ayudarte a elegir bien tu nueva vivienda.

Ventajas de comprar vivienda de segunda mano

vivienda segunda mano

Precio más asequible

Esta variable inclina la balanza hacia la vivienda de segunda mano porque es más barata que la nueva o reformada. El precio medio de la vivienda nueva es de 2.227 € m2, según los datos recogidos por Sociedad de Tasación, frente a los 1.903 € m2 que cuesta la vivienda de segunda mano, según el informe de Tecnocasa. Es decir, a igual tamaño, una casa de segunda mano será más barata.

Mejor localización

La ubicación es fundamental en la elección del futuro hogar y aquí gana puntos la vivienda de segunda mano, pues suele estar localizada en el centro de las ciudades, que es la zona más valorada por tener más cerca todos los servicios: médicos, colegios, supermercados y oferta cultural y de ocio.

Hipotecas NARANJA,

elijas la que elijas, siempre eliges bien.

Ahora que ya sabes los secretos para elegir bien tu casa, haz lo mismo con tu hipoteca:



Desde euríbor + 0,99 % 1,99 % TIN primer año (1,77 % TAE Variable)

Menos impuestos y gastos

En la compra de vivienda de segunda mano hay que pagar el ITP (Impuesto de Transmisiones Patrimoniales) que se mueve en una horquilla entre el 6 y 10 % del precio escriturado según la comunidad autónoma donde se encuentre el inmueble. Sin embargo, si compras una casa nueva tienes que pagar el IVA del 10 % del precio de la vivienda.

Adaptada a tu gusto

Si te decides por una vivienda de segunda mano que necesita reformas puedes adaptarla a tu gusto e incorporar las medidas de sostenibilidad y eficiencia energética sugeridas en el certificado energético que te ayudarán a rebajar tu factura de energía: poniendo suelo radiante, dobles ventanas o aislamiento en las paredes.

Cuando es necesaria una reforma, hay que sumar este coste al precio de la vivienda para calcular el desembolso total. Aun así, esta partida no suele superar al precio total de una vivienda nueva de similares características, de manera que podemos tener una casa moderna, eficiente, de mayor valor y adaptada a nuestros gustos de una forma más barata.

Ventajas de comprar vivienda nueva

vivienda nueva

Mejor calidad

Las nuevas construcciones se realizan de acuerdo con unos altos estándares de calidad exigidos en la normativa que evitarán que tengas que hacer obras de conservación en los años siguientes. Sabemos que nuestra vivienda va a durar muchos años, y eso es una garantía de tranquilidad.

Más servicios

Estas viviendas se suelen situar en urbanizaciones dotadas de servicios comunes como piscinas, gimnasio, áreas deportivas que facilitan las actividades de ocio y de juego para los niños.

Elevada eficiencia energética

De acuerdo con las exigencias normativas, los nuevos edificios residenciales deben tener una calificación energética entre la A y la C. Es decir, que tienen una elevada eficiencia energética en comparación con viviendas más antiguas, lo que se traduce en un menor gasto en energía. La diferencia entre una vivienda con calificación energética G y una B puede superar los 1.174 euros al año, según un informe de Certicalia.

Como puedes ver, las fortalezas y debilidades de cada tipo de vivienda se solapan unas con otras, por lo que la decisión dependerá de las circunstancias personales. Como consejo, si optas por la vivienda usada conviene que compruebes el estado de la vivienda con un profesional para ver las posibilidades y presupuesto de la reforma antes de decidir la compra y negocia el precio. Pero si lo que te gusta es disfrutar del placer de estrenar, entonces, no lo dudes y compra una vivienda nueva.

Si te ha gustado, te damos otras claves para que elijas bien tu nueva casa. ¿Quieres saber más? Descúbrelo aquí

 En Naranja | ¿Comprar una vivienda para alquilar o invertir en un fondo? Las ventajas e inconvenientes de cada alternativa


Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Todavía no hay votos)
Cargando…