Fijo o variable… ¿por qué no ambos? Las ventajas de contratar una hipoteca mixta

¡Por fin! Ya te has decidido a comprar tu nueva vivienda. Ahora solo falta saber cómo la vas a pagar. En España, casi tres de cada cuatro personas deciden solicitar una hipoteca para financiar la compra de su casa, según el Instituto Nacional de Estadística, y, hasta hace poco tiempo, la inmensa mayoría de ellas se firmaban a tipo variable.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte, los bancos han comenzado a ofrecer otras alternativas de financiación, como las hipotecas a tipo fijo y, sobre todo, las hipotecas mixtas. De hecho, el auge de este tipo de productos ha reducido de manera significativa el porcentaje de hipotecas a tipo variable firmadas, que han pasado de un 90 % en enero de 2016 a apenas un 65 % en diciembre de 2017, según datos del propio INE.

Con estos datos en la mano, no cabe duda que las hipotecas mixtas se han convertido en toda una alternativa a las hipotecas a tipo variable. Desde ING contamos con nuestra Hipoteca NARANJA Mixta: con una cuota fija los 10 primeros años que, después pasa a actualizarse cada 6 meses en función del euríbor.
Pero, ¿en qué consisten y por qué están tan de moda?

Las hipotecas mixtas combinan tipo fijo y variable

Como su propio nombre indica, una hipoteca mixta combina características de una hipoteca a tipo fijo y de una hipoteca a tipo variable. Durante los primeros años del préstamo, se pagará una cuota fija, y el resto del tiempo hasta el vencimiento se pagará una cuota variable que se irá actualizando de manera periódica en función de un indicador de referencia que, generalmente, será el euríbor.

 

Por ejemplo, una hipoteca mixta puede tener los diez primeros años a un tipo de interés fijo del 1,99 % y del undécimo año en adelante un interés variable de euríbor + 0,99 %.

¿Por qué es interesante una hipoteca mixta?

Por un lado, el tipo fijo que se aplica durante los primeros años aporta estabilidad al deudor, que conoce en todo momento cuánto dinero tendrá que pagar, sin preocuparse de que el euríbor vaya a subir. Además, y aunque no está relacionado de forma directa, los bajos tipos de interés que actualmente rigen los mercados presionan a la baja el tipo fijo de la hipoteca mixta. De hecho, con el euríbor en valores negativos, los tipos fijos nunca habían sido tan atractivos.

Además, las hipotecas mixtas suelen tener un plazo mayor que las hipotecas a tipo fijo, ya que pueden llegar hasta los 30 y 40 años. Esta es una ventaja para las personas que buscan la estabilidad que ofrecen las hipotecas fijas, pero desean ampliar el plazo de amortización de su préstamo.

Por lo demás, las hipotecas mixtas suelen tener condiciones similares al resto de hipotecas en cuanto a comisiones, plazos, vinculaciones e importe concedido sobre el valor de tasación de la vivienda, que suele ser de un máximo del 80 %.

¿Es la hipoteca mixta más cara o más barata que una hipoteca a tipo variable?

A día de hoy, las hipotecas a tipo variable son más baratas que las hipotecas mixtas, si tomamos como referencia la TAE Variable. Sin embargo, esta es una consecuencia lógica de que el euríbor se sitúe en terreno negativo.

Concepto Hipoteca NARANJA Hipoteca NARANJA Mixta
Tipo de interés fijo inicial 1,99 % (primer año) 1,99 % (primeros diez años)
Euríbor (febrero 2018) – 0,189 % – 0,189 %
Diferencial 0,99 % 0,99 %
Tasación 329 € 329 €
Gestoría 378 € 378 €
Impuesto AJD 2235 € 2235 €
Arancel Registral 51 € 51 €
Comisión de estudio 0 € 0 €
Comisión de apertura 0 € 0 €
Seguro de vida 328 €/año 328 €/año
Seguro de hogar 236 €/año 236 €/año
Planes de pensiones 0 € 0 €
Dinero en Depósitos 0 € 0 €
TAE Variable 1,77 % 2,46 %

Según muchos expertos, es bastante probable que los tipos de interés aumenten en los próximos meses y años (de hecho, ya lo están haciendo). Esta circunstancia presionará al alza el euríbor y, en consecuencia, también la TAE Variable de la hipoteca variable, manteniendo constante el tipo de interés de la hipoteca mixta.

Teniendo en cuenta que, además, el plazo medio en el que se suscriben las hipotecas es, según el INE, de 22 años, cabe pensar que en algún momento vamos a tener que asumir un coste mayor que el inicial, especialmente en un momento como el actual, en el que el euríbor ha tocado nuevos mínimos históricos recientemente.

Eso sí, cuando finalice el plazo de tipo fijo, la hipoteca pasará a tener las mismas condiciones de una hipoteca a tipo variable, y la cuota mensual subirá o bajará conforme al valor del euríbor. Hasta entonces, habremos ganado en estabilidad y, a partir de ese momento, incluso podríamos beneficiarnos de una cuota más baja si el euríbor se sitúa en niveles bajos.

En Naranja | Me voy a comprar una vivienda, ¿elijo hipoteca a tipo variable, fijo o mixto?