Entrar a vivir
Tiempo de lectura: 3 minutos

Pedir una hipoteca es un proceso que casi todo el mundo tiene que pasar alguna vez en su vida, y aunque es menos complicado de lo que pueda parecer, lo mejor es comenzarlo sabiendo qué te vas a encontrar.

Por eso hemos creado Para Entrar a Vivir, una completa herramienta que te acompañará en todo el proceso de comprarte una casa, desde encontrar tu vivienda ideal hasta firmar la escritura, y de la que hemos extraído esta guía para pedir una hipoteca paso a paso.

Buscar hipoteca

1. Busca la mejor hipoteca para ti

Son muchos los factores que intervienen a la hora de elegir hipoteca. El precio es uno de ellos, pero no siempre la mejor hipoteca para ti es la que tiene los intereses más bajos. Influyen otras cuestiones, como las comisiones, los productos combinados que haya que contratar… así como el tipo de hipoteca que más te encaje, pues existen fijas, variables y mixtas.

Para tomar la decisión, lo mejor es utilizar un simulador de hipotecas para probar todas las diferentes opciones y elegir la que mejor se adapte a ti.

Solicita hipoteca

2. Solicita la hipoteca

Una vez elegida la hipoteca, el siguiente paso es solicitarla. Muchas entidades, como ING, permiten realizar este proceso de manera sencilla online, aunque en otras puede que sea necesario realizarlo en la oficina.

En este momento deberás dar datos básicos sobre la operación, como la cantidad a solicitar, el plazo de devolución, información sobre ti, tu edad, tus ingresos y otras deudas, los datos de la vivienda a hipotecar…

Documentación hipoteca

3. Envía la documentación que te solicite el banco

Una vez comenzado el proceso de pedir una hipoteca, el banco te solicitará documentación para comprobar los datos que has proporcionado.

Generalmente, esta incluye el DNI u otro documento de identidad de los solicitantes, información de ingresos como nóminas o declaraciones de IRPF, una nota simple de la vivienda…

Tasación vivienda

4. Realiza la tasación de la vivienda

Con toda la documentación enviada y los datos proporcionados, el banco realizará un análisis de riesgo (conocido como scoring) y, si es positivo, te solicitará una tasación de la vivienda para confirmar que esta tiene un valor que encaje con la operación.

Esta tasación la tiene que hacer un técnico autorizado, y tiene un coste aproximado de 400 € (depende de la superficie de la vivienda) que debe de abonar el cliente. No obstante, en ING, si haces la tasación con uno de sus técnicos y finalmente contratas la hipoteca, la primera tasación te saldrá gratis.

Documentación precontractual

5. Revisa la documentación pre-contractual

Si la tasación es correcta, el banco te enviará la documentación pre-contractual para que la revises. En ella podrás comprobar todas las condiciones de la hipoteca, como el tipo de interés, el diferencial y los productos combinados.

Esta documentación es una oferta vinculante, también conocida como FEIN, y tiene una validez de 10 días, por lo que debe ser validada antes de ese plazo.

Elegir notario

6. Elige un notario

El siguiente paso es elegir un notario. Puedes elegir el que prefieras (es tu derecho como cliente) aunque si no conoces ninguno, las entidades suelen tener varios con los que trabajan habitualmente. No obstante, por agilidad, lo normal es elegir el mismo notario con el que se va a realizar la compraventa.

Es importante recordar que los gastos de notaría y registro para la formalización de la hipoteca corren de cuenta del banco.

Visita notario acta notarial

7. Ve al notario antes de la firma

Con la nueva ley hipotecaria, es necesario ir al notario al menos un día antes de la firma para que te explique las condiciones de la hipoteca, resuelva tus dudas y levante un acta notarial que acredite que has comprendido las cláusulas del contrato.

Firma hipoteca

8. Firma la hipoteca ¡y disfruta de tu nueva casa!

Tras la firma de las escrituras de la hipoteca y de la compraventa en la notaría, ya serás propietario de la vivienda y titular del préstamo hipotecario. La gestoría se encargará de hacer los trámites restantes y ya solo tendrás que disfrutar de tu nueva casa.

"Prefiero pensar en mi hipoteca que en mi futura casa”. Dijo nadie, nunca.

Las Hipotecas NARANJA, sin quebraderos de cabeza:

  • 100 % online hasta la firma.
  • Con un gestor personal siempre a tu lado

Además, sabrás si es en principio viable en solo 5 minutos.

,

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando...