hipoteca compartida
Tiempo de lectura: 4 minutos

Cuando una pareja comienza una relación está dispuesta a compartirlo todo. Compra una casa y se hipotecan juntos pensando que su unión será para siempre. Sin embargo, muchas parejas rompen antes de terminar de pagar la hipoteca compartida, y esta se convierte en un inconveniente más de la ruptura. Pero, ¿qué ventajas y desventajas ofrece una hipoteca compartida?

¿Qué es una hipoteca compartida?

El año pasado se firmaron 345.186 hipotecas para financiar la compra de una vivienda y, aunque no existen datos de cuántos titulares tenían esas hipotecas, es lógico asumir que una gran mayoría tiene más de un titular. Por un lado, porque firmar una hipoteca compartida es lo normal cuando una pareja compra una vivienda; por el otro, porque con una hipoteca compartida es más sencillo que el banco conceda la hipoteca, pues asume menos riesgo al considerar que una pareja ofrece mayor estabilidad económica.

De hecho, existen muchas parejas que no están unidas por ningún vínculo legal (no se han casado ni tampoco se han registrado como pareja de hecho) pero están unidas por la hipoteca y la vivienda.

En una hipoteca compartida, cada miembro de la pareja asume una parte de la cuota según el porcentaje que figure en la escritura hipotecaria, pero en caso de impago ambos responden de la totalidad de la deuda con todos sus bienes presentes y futuros.

¿Tienes miedo al compromiso?

La Hipoteca NARANJA del Banco no Banco tiene todo para que se te quite:

  • Sin comisiones.
  • 100% digital.
  • Con un gestor personal de principio a fin.

Ventajas de firmar una hipoteca compartida

Las principales ventajas que se consiguen al firmar una hipoteca compartida son:

  • Facilidad de acceso al crédito. Es más fácil que el banco conceda la hipoteca si ambos miembros de la pareja tienen solvencia económica.
  • Menor riesgo de impago. Si se produce algún imprevisto, como que un miembro de la pareja deje de trabajar, pueden afrontar la hipoteca con los ingresos del otro.
  • Mayor capacidad de endeudamiento. Al sumar los ingresos de dos personas, la cantidad de dinero que se puede destinar a la hipoteca es mayor, por lo que se puede solicitar un préstamo mayor. Es decir, si la cuantía máxima de la cuota no debe superar el 35% de los ingresos, con unos ingresos de 1500€ la cuota hipotecaria sería de 535 €, mientras que si son dos titulares con unos ingresos semejantes, sumarían 3000 € y la cuota ascendería a 1050 €.

Desventajas de la hipoteca compartida

A priori, todo lo que son ventajas en la hipoteca compartida se convierten en desventajas si se produce la separación de la pareja:

  • Dificultad para pagar la hipoteca. Es posible que con los ingresos de un único titular no se pueda pagar la cuota hipotecaria, por lo que es necesario negociar una solución con el banco.
  • Dificultad para salir de la hipoteca. Eliminar titulares de una hipoteca es complicado, porque el banco pierde garantías en la devolución del préstamo.

Cómo salir de una hipoteca compartida

El problema cuando se produce la ruptura de la pareja es salir de la hipoteca compartida, porque no es fácil que el banco acceda a perder un titular de la hipoteca, aunque ya no sea propietario de la vivienda.

Para solucionar el reparto de la vivienda existen varias alternativas:

  • Vender la vivienda. Si ninguno de los miembros quiere quedarse con la vivienda, la opción más sencilla es venderla a un tercero y cancelar la hipoteca con el dinero de la venta.
  • Comprar la otra parte de la casa. Un miembro de la pareja puede quedarse con la totalidad de la casa pagando la parte correspondiente al otro miembro.
  • Hacer una extinción de condominio. Con esta operación, un miembro de la pareja cede su parte de la vivienda. En este caso, los gastos son menores que en la compraventa porque solo se paga el IAJD (entre el 0,5 % y el 1,5 %), no el ITP (entre el 6 % y 10%).

Con estas soluciones la vivienda queda repartida, pero como hemos comentado, la hipoteca sigue compartida entre los dos titulares, aunque uno ya no sea propietario.

Así, tanto en la compraventa como en la extinción de condominio, hay que hacer una novación hipotecaria para poner la hipoteca a nombre del nuevo propietario de la vivienda. Este cambio tiene que aprobarlo el banco, para lo que deberá comprobar si el nuevo propietario es solvente.

La otra opción es cancelar la hipoteca y pedir un nuevo préstamo hipotecario con un único titular. Esta operación tiene un coste mayor porque hay que sumar los gastos de la cancelación (notario, registro y comisiones) y de la apertura de una nueva hipoteca (tasación y comisiones).

Independientemente de la vinculación legal que exista en la pareja, antes de firmar una hipoteca compartida es conveniente firmar un contrato ante notario donde se especifica el porcentaje de la vivienda y de la hipoteca que comparten la pareja para facilitar el reparto en caso de ruptura.

,

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (17 votos, media: 4,29 sobre 5)
Cargando...