Tiempo de lectura: 5 minutos

La capital andaluza es una ciudad que enamora a prácticamente todo aquel que la visita, y es que, como dice la canción, tiene un color especial.  Y no sólo es el colorido de sus calles o la luz que proporciona el sol, Sevilla también es famosa por su olor a azahar, cuando los naranjos están en flor, el incienso de su famosa Semana Santa, o por el delicioso pescaíto frito.

Pero, tópicos aparte, gracias a su urbanismo e historia únicos, Sevilla tiene un patrón muy especial, ya que presenta algunas particularidades demográficas que la distinguen de otras grandes ciudades del país.

Por qué Sevilla is different

Sevilla, capital de la provincia del mismo nombre y de la comunidad de Andalucía, ronda los 700.000 habitantes, situándose como la cuarta ciudad más poblada de España, por detrás de Madrid, Barcelona, y Valencia.

Cada urbe tiene su historia y su orografía, y se ha ido construyendo de una manera y según unas pautas. Por eso, en muchos aspectos, Sevilla es diferente a otras ciudades. Gracias a la herramienta interactiva Elige bien tu barrio, hemos identificado qué hace diferente a la capital hispalense frente a otras grandes capitales como Madrid, Barcelona, Valencia o Bilbao.

Los solteros no viven (tanto) en el centro

Imagen aérea de Sevilla

Sevilla es una ciudad con mucha historia, ya que según algunos descubrimientos arqueológicos, su origen puede situarse hace casi 3.000 años.

Tras el descubrimiento de América, Sevilla se convirtió en la capital económica del imperio español y en la urbe más poblada de España, gracias al establecimiento en la ciudad de la Casa de la Contratación, en 1503, desde la que se controlaban los viajes a América y las riquezas que traían los barcos que regresaban de allí.

Merced al desarrollo de la ciudad en esta época, su casco antiguo es muy extenso, el más grande de España, con casi cuatro kilómetros cuadrados, y uno de los más amplios de Europa, junto con el de algunas ciudades clásicas italianas.

La configuración de ese casco antiguo, unida a los altos precios y a los millones de turistas que recibe (que ocasiona que los servicios se orienten a ese mercado) es una de las causas para que, a diferencia de lo que ocurre en el resto de ciudades analizadas,  los solteros se concentren más en otros barrios no tan céntricos de la capital andaluza.

Los mayores se concentran en el sureste y en el norte

Distribución por edades en Sevilla

Si examinamos la distribución por edades, Sevilla muestra un elevado número de barrios con una población de una edad relativamente elevada, algo que no ocurre en Madrid, Barcelona o Bilbao, aunque sí comparte esta característica con Valencia.

En el caso de Sevilla, se concentran fundamentalmente en la zonas norte y sureste de la ciudad (destaca, por ejemplo, el conocido barrio de Nervión, sede del estadio del Sánchez Pizjuán), y también sobresale, al oeste del río, el clásico barrio de Triana Este.

En estos barrios hace tiempo que no se hace ninguna promoción de viviendas de protección oficial ni similares, de manera que la población residente en ellos ha ido envejeciendo, sin que se haya producido una gran renovación.

Por otra parte, el precio de los alquileres tampoco ayuda a que los jóvenes se asienten en estas zonas. Por ejemplo, en Nervión ha alcanzado una media de 752 € por metro cuadrado, muy por encima de barrios limítrofes, como Los Pájaros (448 €/m2) y Amate (512 €/m2).

Por el contrario, zonas como el distrito de Sevilla Este, de creación más o menos reciente (ya que se creó con motivo de la Expo ’92), con un parque acuático y numerosas instalaciones de ocio y deportivas, o el distrito Bellavista-La Palmera, con la construcción de grandes bloques de viviendas a precios asequibles, están pobladas por personas mayoritariamente jóvenes.

Cómo se distribuye la renta

A diferencia de Madrid, en la que hay una clara distribución norte-sur de la renta, en Sevilla la renta está muy vinculada a la línea marcada por el Guadalquivir, tan importante para la ciudad. Como norma general, los barrios con mayor renta se sitúan al Este del río, y los de menor renta, al Oeste.

Plaza de España en Sevilla

Esto tiene varias causas: la primera, histórica, ya que los primeros asentamientos, alrededor de los cuales había una muralla ya en el siglo I a.C., se produjeron en lo que hoy sería el céntrico barrio de Alfalfa, en la orilla Este del Guadalquivir. Las familias más adineradas se asentaron tradicionalmente en esa zona, mientras el resto vivía extramuros, en muchos casos al otro lado del río.

El clima también tiene su influencia en la distribución de la renta. En una ciudad en la que las temperaturas son elevadas, es importante tener cerca amplias zonas verdes. Es por ello que la mayoría de los barrios de rentas altas se ubican alrededor del Parque de María Luisa, uno de los pulmones de la ciudad, que se inauguró al público en 1914, en medio de la preparación de la ciudad para la celebración de la Exposición Iberoamericana de 1929.

Además de la zona cercana al parque, también destaca el barrio de Santa Clara, el barrio con mayor renta bruta por hogar: 52.000 €. Se trata de un barrio ubicado al este de la ciudad, cerca de la estación de tren de Santa Justa, que comenzó siendo una colonia de militares y ex-militares estadounidenses, fundamentalmente de la cercana base de Morón. Cuando los norteamericanos fueron abandonando la base, quedó como una tranquila zona residencial típica de aquel país, con muchas viviendas unifamiliares y numerosos árboles.

La Giralda, el Skyline de la ciudad

La Giralda

Sevilla es una ciudad con una densidad menor que las otras grandes urbes. Con solo 4.896 habitantes/km2, está muy debajo, por ejemplo, de la de Bilbao (8.295) o Barcelona (15.866). Esto viene determinado, en parte, por su famosa Giralda.

Todos hemos oído hablar del famoso skyline de Nueva York, el perfil de la ciudad que dibujan sus rascacielos. En Sevilla, este skyline ha estado marcado por su monumento más conocido, la Giralda, que ha determinado el urbanismo de la ciudad. De hecho, hasta hace poco, Sevilla no tenía ningún rascacielos que superase sus 101,5 metros de altura.

Esto fue así hasta que en 2015 se finalizó —no sin cierta polémica— la construcción de la Torre Sevilla, que con sus 180 metros es el edificio más alto de Andalucía. Aún así,  el segundo edificio de viviendas más alto sigue siendo la Torre de los Remedios, con solo 66 metros, inaugurada a principios de los años ochenta.

Y es que la mires por donde la mires, Sevilla tiene un «patrón» muy especial.

Imágenes | Willian Justen de Vasconcellos, Shai Pal, Joan Oger y Henrique Ferreira


Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, media: 4,67 sobre 5)
Cargando…