Hipoteca para hacer reforma

Este año ha aumentado el interés por las reformas. Según los datos de la patronal de la reforma, Andimac, 6 de cada 10 hogares se plantean hacer alguna reforma. Y es que al pasar más tiempo dentro de casa somos más conscientes de la necesidad de que sea un lugar más confortable.

No obstante, antes de iniciar cualquier reforma hay que saber cómo afrontar ese gasto. Además de poder contar con el dinero que se haya ahorrado para llevarla a cabo, mucha gente piensa en un préstamo personal como método de financiación, pero ¿sabías que también puedes pedir una hipoteca para reformar tu casa o ampliar la hipoteca que ya tienes?

Opciones para financiar la reforma de la casa

Nueva hipoteca Ampliar capital hipoteca Préstamo
Intereses 1,92 % de media 1,92 % de media 8,01 % de media
Plazo Mínimo 10 años Mínimo 10 años Máximo 5-8 años
Capital 65% del valor de tasación.
Puede haber un importe mínimo
Depende de la cantidad pendiente por amortizar de tu hipoteca y el valor de tasación de tu vivienda Por lo general, hasta 60.000
Gastos Tasación
Comisión de apertura, si la hubiera
Tasación
0,1 % comisión de novación, si la hubiera
Comisión de apertura, si la hubiera

Pros y contras de pedir una hipoteca para una reforma integral

La principal ventaja de pedir una hipoteca para una reforma integral es que los intereses son más bajos. También resulta interesante que el plazo pueda ser mayor, especialmente si el capital que necesitas pedir es elevado, lo que nos lleva a la siguiente ventaja: con una hipoteca es probable que puedas pedir más dinero que con un préstamo personal. Normalmente, al hipotecar la vivienda para una reforma, se puede financiar como máximo en torno al 65% del valor de tasación.

Como contrapartida, este tipo de hipotecas tienen condiciones diferentes a las hipotecas para financiar la compra de la vivienda.

Para empezar, no es un producto que ofrecen todos los bancos, la oferta es limitada. Por otro lado, también suelen tener tipos de interés ligeramente superiores a los de las hipotecas convencionales. Sin embargo, siguen teniendo intereses mucho más atractivos que los de un préstamo personal.

Finalmente, hay que considerar también el plazo mínimo que exigen la mayoría de hipotecas, que suele ser de 10 años.

¿Por qué pedir un préstamo para la reforma de la vivienda?

La mayor ventaja de los préstamos personales es que, en general, su tramitación es más corta que la de una hipoteca. El análisis de riesgo de los bancos suele ser más rápido y no precisa hacer una tasación de la vivienda, lo que agiliza la respuesta del banco.

Como contrapartida, los intereses son mayores, el plazo máximo menor y el capital está limitado normalmente a 60.000 €. También hay que considerar las comisiones, pues en un préstamo personal es más habitual encontrar comisiones de apertura o por cancelación anticipada.

¿Puedo ampliar mi hipoteca para hacer una reforma?

Si estás pagando la hipoteca de la compra de la casa tienes la posibilidad de ampliarla para financiar las obras de reforma, tan solo tienes que solicitar más dinero al banco a través de una novación. En estos casos, puede que tengas que pagar la comisión por novación, aunque esta nunca puede superar el 0,1 % del capital pendiente y, en muchos casos, como en ING, no existe.

Para conceder una ampliación de la hipoteca, el banco analiza tu perfil de riesgo y los años que te faltan para terminar de pagar la hipoteca. Por lo general, si llevas unos años pagando la hipoteca y no has tenido problemas de impago, es probable que el banco acceda a la ampliación de capital.

En estos casos, es posible que tu banco mantenga las condiciones de tu hipoteca actual, como los intereses o el plazo, o que te ofrezca unas nuevas que se adapten a las circunstancias del mercado y de tu solicitud.

¿Qué es mejor para la reforma de tu vivienda: un préstamo o una hipoteca?

La elección depende de la cantidad de dinero que necesitas para reformar tu casa. Con una nueva hipoteca o una ampliación de capital pagarás menos intereses, aunque los gastos de constitución y el tiempo que tarde en formalizarse puedan ser un poco más elevados debido al coste de la tasación y a que el proceso es un poco más complejo.

Por tanto, los expertos recomiendan que si la cantidad de dinero que necesitas no es elevada, es mejor pedir un préstamo para la reforma. Hay que recordar que las hipotecas tienen un importe y un plazo mínimos que puede que no te interesen.

En cualquier caso, no hay una única respuesta a la cuestión de qué es mejor para la reforma de la vivienda, préstamo o hipoteca. Es necesario valorar la situación personal y ver las ofertas que hay en el mercado para tomar la decisión adecuada.

“Prefiero pensar en mi hipoteca que en mi futura casa”. Dijo nadie, nunca.

        Las Hipotecas NARANJA, sin quebraderos de cabeza:

            100 % online hasta la firma.

            Con un gestor personal siempre a tu lado

Además, sabrás si es en principio viable en solo 5 minutos.

En Naranja | Esto es lo que se revalorizará tu casa al realizar alguna de estas siete reformas
nImagen | Freepik

,

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (9 votos, media: 3,44 sobre 5)
Cargando...