novacionhipotecaria
Tiempo de lectura: 2 minutos

A lo largo de la vida de la hipoteca, las circunstancias personales y económicas pueden variar, planteando la necesidad de hacer cambios. Pueden ser cambios relativos al importe de la hipoteca, al plazo, a los titulares o al tipo de referencia, casi siempre con la finalidad de mejorar las condiciones. Estas modificaciones se pueden realizar a través de una novación hipotecaria y estas son las circunstancias en las que te puede convenir solicitar una.

Novación divorcio

Cambio de los titulares de la hipoteca por divorcio

Cuando se produce un divorcio en el que la pareja comparte la hipoteca es necesario realizar una novación hipotecaria para que esta quede a nombre del cónyuge que mantiene la propiedad de la casa. Si no se hace la novación, el cónyuge que cede la vivienda dejará de ser titular de la casa, pero se mantendrá como titular de la hipoteca, lo que puede provocarle problemas si la otra parte deja de pagar la hipoteca.

En este caso, como al reducir el número de titulares de la hipoteca el banco pierde una garantía de pago, es posible que exija nuevas garantías, como un avalista a quien recurrir en caso de impago.

Cambiar tipo de interés hipoteca

Cambio del tipo de interés de la hipoteca

Como la duración media de una hipoteca supera los 20 años, la evolución de los tipos de interés durante este tiempo puede cambiar lo suficiente como para que te plantees renegociar con el banco las condiciones de la hipoteca.

No obstante, antes debes hacer los cálculos del coste de esta operación y del ahorro que se puede conseguir. Con la nueva ley hipotecaria la comisión que debes pagar por hacer una novación es del 0,25 % durante los tres primeros años y del 0 % el resto del tiempo. A esto se le sumarán los gastos de tasación (si no se tiene una en vigor) y de notaría y registro, que en el caso de la novación se reparten al 50 % entre el banco y el cliente.

Modificar plazo hipoteca

Modificar el plazo de devolución para reducir la cuota

Puedes solicitar una novación también cuando necesitas ampliar el plazo de devolución del préstamo hipotecario para conseguir que las cuotas mensuales sean más reducidas. Aquí hay que tener en cuenta que, al ampliar el plazo, pagarás más intereses totales, aunque es una alternativa interesante si no puedes hacer frente a tu cuota actual.

En esta situación, otra posibilidad es solicitar un periodo de carencia hipotecaria durante el que solo pagas intereses, con lo que disminuye la cuota mensual. Este cambio en la hipoteca también se negocia en una novación.

Ampliar importe hipoteca novación

Ampliar el importe de la hipoteca

Por último, puedes modificar el importe pendiente de la hipoteca a través de una novación, ampliando el capital. Puede ser interesante si, por ejemplo, quieres hacer una reforma en la vivienda.

En cualquier caso, debes saber que el banco no está obligado a realizar la novación hipotecaria para cambiar las condiciones de la hipoteca.

"Prefiero pensar en mi hipoteca que en mi futura casa”. Dijo nadie, nunca.

Las Hipotecas NARANJA, sin quebraderos de cabeza:

  • 100 % online hasta la firma.
  • Con un gestor personal siempre a tu lado

Además, sabrás si es en principio viable en solo 5 minutos.

En Naranja | Qué es una subrogación hipotecaria y cuándo conviene hacerla


Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (54 votos, media: 4,06 sobre 5)
Cargando...