Cómo aprovechar el rally de la bolsa americana en la era Trump

Donald Trump ya lleva dos meses en el cargo de presidente de los Estados Unidos y los mercados, contra todo pronóstico, han acogido muy bien al nuevo inquilino de la Casa Blanca. De hecho, algunos ya hablan de euforia en el mercado americano. Por ejemplo, el principal índice, el Dow Jones, viene encadenando máximos históricos desde las elecciones de noviembre y cotiza ampliamente por encima de los 20.000 puntos.

Este estado alcista se debe a la previsión de que la situación económica se prolongue, ya que el nuevo equipo de gobierno ha prometido algunas reformas: bajadas de impuestos, aumento del gasto militar o un ambicioso plan de infraestructuras, que son del agrado de los inversores y que pueden contribuir a la expansión de la economía americana.

Por ello, muchos inversores están mostrando interés en diversificar su cartera -no olvidemos que es lo más importante a la hora de invertir- en el mercado americano. Pero antes de ello, si tú también estás interesado en aprovechar las buenas sensaciones de la bolsa americana, esto es lo que tienes que saber.

Factores que no debemos perder de vista

Mercados

En Estados Unidos hay varios mercados en los que se puede invertir. El más grande del mundo es el New York Stock Exchange (NYSE), que engloba los principales índices americanos: el Dow Jones y el S&P 500. Además de este, está NYSE Arca, que es el mercado especializado en opciones y ETF’s, y el Nasdaq, que acoge a las empresas tecnológicas, como Apple, Facebook, Amazon o Tesla.

Horario

En la inversión en Estados Unidos jugamos con el cambio horario, por lo que la jornada bursátil se alarga. Los mercados están abiertos desde las 9.30 hasta las 16.00 horas según el huso horario de Nueva York, de modo que en España será desde las 15.30 hasta las 22.00 horas.

¿En qué puedo invertir?

A la hora de elegir en qué se quiere invertir, hay numerosas opciones y todas pueden ser aptas, sobre todo para diversificar la cartera y no centrar la inversión en un solo segmento.

Si se apuesta por las acciones, los índices principales, como ya hemos señalado, son el Dow Jones y el S&P 500. El primero engloba a las 30 empresas más grandes de todos los sectores de la economía americana -actualmente Apple, Goldman Sachs, JP Morgan, Microsoft o Nike, entre otros-. Mientras, al segundo se le conoce como el más representativo de la situación del mercado, por la multitud de firmas cotizadas y su diversidad.

Tampoco no hay que olvidar el Nasdaq, que contiene los valores tecnológicos y que en los últimos años ha experimentado un importante crecimiento por el vertiginoso desarrollo de las nuevas tecnologías. Todos estos índices dan la posibilidad de invertir en las empresas más grandes y con más potencial del mundo, además de en multitud de sectores y segmentos.

Por otro lado están los ETF, los fondos cotizados en bolsa, que son un producto híbrido entre los fondos tradicionales y las acciones, ya que cotizan en bolsa como cualquier otro valor. Se caracterizan por replicar un índice bursátil, de materias primas o de divisas. Son una buena opción para diversificar la cartera y además, son productos transparentes, pues al cotizar en el mercado su cartera es publicada diariamente. También tienen menos coste que un fondo tradicional.

Para los que no tengan muy claro qué valores comprar, en ING pueden consultar una serie de valores recomendados por los analistas para tomar una muestra de cuáles son los que los expertos detectan con más potencial de subida y pueden ser más idóneos en este momento.

Las divisas

A la hora de invertir en el mercado americano hay que tener en cuenta que la divisa mediante la que se harán las operaciones es el dólar. Por lo tanto, hay que fijarse en el tipo de cambio actual respecto al euro -que está prácticamente a la par, a 1,06 dólares por cada euro- y las fluctuaciones que se produzcan.

Las comisiones

Operar en los mercados cotizados conlleva una serie de comisiones y es fundamental conocerlas de antemano para saber a cuánto va a ascender la inversión total. No solo existe comisión para el bróker, sino también por custodia de los valores o por el cobro de dividendos. Por ello, es imprescindible elegir bien la entidad o el bróker con el que trabajaremos, pues no todos cobran este tipo de comisiones o dan una serie de ventajas y servicios que pueden resultar interesantes.

En Naranja I ¿En qué consisten los ETF y qué ventajas tienen respecto a las acciones?


Conversación