Febrero, mes de resultados empresariales: esto es lo que puede pasar con la bolsa

Febrero es el primer gran mes del año en bolsa. En estas fechas, las compañías cotizadas presentan sus resultados del pasado ejercicio, es decir, de lo que fue 2016 para su negocio. Son precisamente las cuentas de las empresas una de las variables que tienen impacto en el mercado, pues es cuando se hacen públicos los estados financieros cuando se conoce el estado real de una compañía.

Aunque los resultados trimestrales que todas las cotizadas tienen la obligación de presentar (excepto las que cotizan en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), que solo lo hacen dos veces al año) pueden ir dando una pista de lo que será el global del año, no se puede vender la piel del oso antes de que se conozcan cómo son las cuentas anuales. Porque estas pueden revelar sorpresas, tanto buenas como malas, por lo que todo inversor debe estar muy atento a estos resultados para operar en consecuencia.

Los resultados influyen…pero no tanto

Lo primero que has de saber es que los resultados, como ya hemos dicho, se vienen barruntando a lo largo del año. Las cuentas trimestrales son una buena pista para anticipar lo que puede contener el cómputo anual. De hecho, los analistas anuncian sus pronósticos anuales según van conociendo las cuentas trimestrales, por lo que muchas veces ya se sabe de sobra qué va a pasar y los movimientos en bolsa son mínimos.

Sin embargo,otras veces sorprenden. Y lo hacen para bien cuando una firma logra batir algún récord (de facturación, de beneficio, de reducción de deuda….). En estos casos, las acciones de la compañía suelen reaccionar al alza, pues los inversores, al comprobar que la firma va bien y que tiene buenas previsiones de futuro, se lanzan a comprar acciones.

Lo mismo pasa cuando las noticias son negativas. Si la empresa ha entrado en pérdidas, las ha aumentado o ha reducido significativamente sus beneficios o ventas, los inversores ponen pies en polvorosa, pues se temen que el futuro puede ser peor. No obstante, también puede pasar lo opuesto: que los inversores compren con la esperanza de que la situación mejore y puedan obtener rentabilidad si suben las acciones más adelante.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que los resultados suelen tener menos impacto en los mercados que otras variables, como los acontecimientos geopolíticos (véase el Brexit, el triunfo de Trump en EEUU o el inicio de una guerra) o las decisiones de política monetaria que suelen mover más los índices. Una bajada o subida de los tipos de interés a éste o al otro lado del Atlántico, sobre todo sin que se prevea, generan más movimiento. Así puede suceder también con algún dato macroeconómico, como el PIB de un país, sus datos de paro o las balanzas comerciales.

Movimientos por sectores

Si algo sí pueden hacer estos resultados es mover las bolsas en un sentido más conjunto. No se trata tanto de una compañía en concreto, sino de todo un sector. Por ejemplo, si las constructoras, en general, han publicado cuentas fuertes, este sector se puede ver beneficiado; y al contrario si los resultados han sido decepcionantes. Porque esa es otra cuestión: lo que se espera y lo que sucede en realidad. La bolsa juega con las expectativas, y si estas se confirman o se superan, los índices reaccionan al alza. Pero por el contrario, si los resultados han sido buenos, pero han estado por debajo de las expectativas, las caídas suelen ser fuertes.

En el caso de los resultados, los movimientos se aprecian más en conjunto, pues si a la mayoría le va bien o mal, se sabe cómo es la situación del sector de una forma más general. Por eso, los inversores que invierten por sectores, tienen que prestar bastante atención estos días.

Aunque todos, en general, deben estar al tanto de las cuentas anuales. Son las más importantes, las que dan más información y las que permiten conocer con mayor profundidad el estado real de un negocio. Así que, inversores, los ojos bien abiertos en febrero, pues las empresas se la juegan.

En Naranja | 2017, ¿el año del cambio? Cuatro opciones diferentes para dar un giro a tu cartera

Conversación