Inversión y psicología están íntimamente unidos: la Pirámide de Maslow

Inversión y psicología están íntimamente unidos. De hecho, existe toda una corriente de psicología del trading orientada a entender cómo opera la mente del inversor y a establecer cortapisas a su comportamiento. En otras palabras, a conseguir que sus miedos no entorpezcan sus sistemas de inversión y evitar los episodios de pánico que todo inversor ha vivido en algún momento.

Qué es la pirámide de Maslow

Una de las teorías psicológicas más reconocidas es la elaborada por Abraham Maslow sobre la motivación humana, que plasmó en su obra de 1943: A Theory of Human Motivation. El autor defiende que existe una jerarquía de necesidades humanas que son las que nos guían, algunas básicas y otras más complejas. Según vamos completando las primeras necesidades, más necesidad tenemos de alcanzar los siguientes niveles.

La Pirámide de Maslow

El texto describe además lo que ya se conoce como la pirámide de Maslow con cinco niveles de necesidades o motivaciones humanas. Son los siguientes:

  • Necesidades básicas. Serían las necesidades para la superviviencia.
  • Necesidades de protección. Surgen una vez las necesidades básicas están cubiertas.
  • Necesidades sociales.
  • Necesidad de reconocimiento. Maslow distingue entre estima alta (respeto a uno mismo, confianza, independencia o libertad) y estima baja (respecto a los demás con necesidades de atención, estatus o dignidad, por ejemplo).
  • Autorrealización. En la cúspide de la pirámide figura la autorrealización, que Maslow llama también “motivación de crecimiento” o “necesidad de ser”. Es lo que otorga la sensación de haber dado sentido a la vida.

Los Planes NARANJA tienen menos comisiones para que tú ganes más

Tarde o temprano dejarás de trabajar, y empezarás a disfrutar. Empieza a convertir el dinero suelto de cada mes en un sueldo extra cuando te jubiles.

Cómo utilizar la Pirámide de Maslow en inversión o finanzas personales

La pirámide de Maslow habla de motivaciones y necesidades, algo clave dentro de cualquier estrategia de inversión. Si no sabemos nuestro objetivo, difícilmente podremos alcanzarlo.

Al igual que en la pirámide de Maslow, las primeras necesidades son las más básicas y necesarias para la propia vida. Desde un punto de vista financiero estaríamos hablando de tener una economía saneada, lo que aplicado a la inversión sería el capital mínimo que necesitas para invertir (especialmente si piensas hacerlo en bolsa).

En el segundo nivel, el de la seguridad, llegan las primeras pruebas. Para invertir en bolsa se puede hacer un acercamiento a través de sistemas de simulación haciendo buena la máxima de que “Las pruebas, mejor con gaseosa”. Aquí podríamos asistir a las primeras operaciones, donde incluso se podría conseguir algún acierto con algo de suerte.

En el tercer nivel se mejoraría la estrategia y se dedicaría a la formación. Operar en bolsa requiere tiempo para la propia operativa, pero también para aprender a conocerse a uno mismo como inversor y descubrir las técnicas que mejor se adaptan al perfil de cada uno. De aquí saldría la estrategia básica de inversión.

El cuarto nivel estaría destinado a complementar esos conocimientos. En este momento dejaríamos de ser audiencia en los foros y páginas de inversión y pasamos a ser generadores de contenido, es decir, empezamos a dar opiniones y participar en lugar de limitarnos a ver qué opinan otros inversores con más experiencia. En este punto ya se ha alcanzado un grado de madurez que permite compartir operativa y formas de invertir con otros, sabiendo que se aporta algo de valor.

La autorrealización en términos de inversión llega cuando se da con una estrategia de inversión que te permite dormir tranquilo por las noches, sabiendo que pase lo que pase en el mercado, tu cartera podrá soportarlo.

Acceder al siguiente nivel, fundamental en el mundo inversor

Como ocurre con la pirámide tradicional, en esta pirámide inversora no se puede alcanzar el siguiente nivel sin haber satisfecho el anterior. Para entendernos, sin ahorros no se puede invertir y sin hacer pruebas es complicado tener éxito y darse cuenta de que necesitamos más formación ni de qué tipo.

Para tener la confianza necesaria para aconsejar y participar activamente en discusiones reales con otros traders, antes hemos tenido que formarnos y haber realizado numerosas operaciones con las que aprender de nuestros errores y aciertos. Sin todo ello, será imposible que nuestra operativa sea sólida. Este último paso se logra a través de constancia y de esfuerzo, pero sólo tras haber pasado por el resto de etapas. Un proceso fundamental para alcanzar una determinada formación y experiencia como inversores.

En Naranja | Cuando suben los bancos, también sube el IBEX ¿Cómo se calcula la evolución de este índice?


Conversación