Qué es el coste de oportunidad
Tiempo de lectura: 6 minutos

¿Por qué cuesta tanto tomar decisiones? Porque cada vez que lo haces estás renunciando a algo de una u otra forma. Si eliges ir al cine en lugar de cenar, estás dejando de lado la posibilidad de disfrutar del restaurante y sus beneficios, y si compras un modelo de coche en particular, estás renunciando al disfrute del resto de modelos. En economía esto es lo que se conoce como el coste de oportunidad y es un concepto que puede ayudarte a escoger la mejor de dos opciones.

Qué es el coste de oportunidad

Se puede definir el coste de oportunidad como el valor de la mejor opción que no se ha realizado. En otras palabras, lo que has dejado de ganar por tomar una determinada decisión que puede que, además, no haya sido la idónea.

Este término lo acuñó Friedrich von Wieser en su «Teoría de la economía social» (Theorie der gesellschaftlichen Wirtschaft), publicada en 1914. Uno de los fundadores de la Escuela Austriaca de Economía analiza el uso de nuestros recursos y, más concretamente, los recursos que dejas de ingresar o que tienen un coste concreto por no haber elegido la mejor opción. Es decir, lo que pierdes en cada elección si no aciertas.

La importancia del coste de oportunidad: la necesidad de elegir

Tomar decisiones es complicado, pero es algo que tienes que hacer constantemente a lo largo de toda tu vida. Algunas decisiones son más importantes que otras, pero lo ideal es siempre decantarse por aquella opción que, a priori, maximice tu bienestar personal. Pero, ¿cómo se puede saber cuál es la mejor elección?

El coste de oportunidad sirve para saber qué recursos pierdes o dejas de ganar. Así podrás tomar mejores decisiones, entre ellas tus decisiones financieras. La mejor forma de entenderlo es pensando en tiempo o en dinero, dos de los recursos más fáciles de cuantificar.

Cómo funciona el coste de oportunidad en finanzas

En el ámbito financiero, el coste de oportunidad hace referencia a los recursos que podrías ganar según inviertas de una u otra forma.

Por ejemplo, si mantienes tus ahorros en una cuenta corriente que no te da ningún tipo de interés, el coste de oportunidad será el 0,5 % que podrías obtener si lo llevases a un depósito o, todavía más, si lo destinases a inversiones más rentables, como acciones o fondos de inversión, tanto con carteras activas como carteras indexadas.

Otro ejemplo sería comparar comprar una casa frente a invertir. El coste de oportunidad será la diferencia entre una y otra opción. Lo que habrías obtenido en el mercado si hubieses invertido el dinero destinado a comprar la casa o viceversa, lo que hubieras logrado alquilando la vivienda frente a la rentabilidad de la inversión.

Esto mismo puede aplicarse a otras cuestiones como montar una empresa con tus ahorros.

Cómo funciona el coste de oportunidad en la empresa y la gestión privada

Las empresas se enfrentan diariamente a complicadas decisiones, y el coste de oportunidad está presente en todas ellas. Desde algo tan básico como reinvertir los beneficios o repartir dividendo entre los accionistas, hasta cuestiones más delicadas como si cambiar o no los equipos de trabajo o cómo hacerlo.

Un ejemplo del coste de oportunidad en la empresa sería precisamente la decisión entre comprar un terreno para la nueva fábrica con la liquidez disponible, o financiarlo. Seguro que has oído el consejo de que huyas de la deuda en tus finanzas personales. Con las empresas no ocurre lo mismo. En este caso concreto, si la empresa opta por usar su caja para adquirir los terrenos, el coste de oportunidad serían las deducciones que podría haber aplicado en caso de financiarse, entre otras.

El coste de oportunidad en política económica

La política es otro ámbito donde claramente se puede usar el coste de oportunidad para tomar decisiones. El Estado, como gestor del dinero público, debe elegir cómo maximizar sus recursos para lograr el mayor bien para los ciudadanos

Una buena forma de entenderlo es con el dilema de los cañones y la mantequilla que Paul Samuelson explica en su libro “Curso de economía moderna” (1948). El economista repetía la pregunta que Hernan Groening había hecho en un discurso de 1936 tras alertar sobre cómo los países vecinos se estaban armando: ¿dónde debemos invertir los recursos del país, en cañones o mantequilla? Los primeros servirán para protegerse, pero lo segundo, el alimento, es necesario para vivir. En este caso, se supone que el Estado analizará la situación e invertirá en uno u otro en mayor o menor medida según sea mejor en cada momento.

Otro ejemplo de coste de oportunidad en política económica tendría que ver con las pensiones y los cambios que no terminan de llegar en el sistema público. También con la pensión pública como protagonista, el coste de oportunidad por la brecha salarial entre hombres y mujeres es de más 26.000 millones de euros según un estudio de la plataforma ClosinGap.

El coste de oportunidad en el día a día

A diario tomas cientos de decisiones, y en muchas de ellas existe un coste de oportunidad. Lo que ocurre es que tu cerebro analiza en cuestión de segundos la situación y toma una decisión en un sentido u otro. Desde ir al cine, quedarte en casa o ir a tomar unas cañas con los amigos, hasta el restaurante al que irás a cenar.

Ejemplo de coste de oportunidad

Un ejemplo de coste de oportunidad más concreto y curioso sería cuando vas al cine y no te gusta la película. Usando el tiempo como medida, lo lógico sería analizar el coste de oportunidad que representa ese tiempo perdido y salir del cine para no seguir invirtiendo un recurso tan valioso en algo que no te aporta nada. Otra cuestión es que el sesgo de aversión a la pérdida (has pagado por ver la película y usas en dinero como medida) haga su parte para que te quedes hasta el final.

Incluso en decisiones tan personales como cuándo tener hijos entra en juego el coste de oportunidad. De hecho, precisamente por eso hay parejas que retrasan la maternidad y paternidad hasta estar asentadas profesionalmente.

Cómo calcular el coste de oportunidad

La clave para averiguar el coste de oportunidad está en la medida que uses como referencia. Como acabas de ver con el ejemplo del cine, no es lo mismo cuantificarlo en tiempo que hacerlo en dinero.

Incluso si usas los euros como punto de partida, para calcular el coste de oportunidad de haber ido al cine frente a quedarte en casa, también necesitarías incluir el gasto en transporte o si has comprado palomitas. En este caso, el coste desde un punto de vista financiero sería el dinero total que te has gastado en ir al cine, y que te hubieses ahorrado quedándote en casa.

¿Y cuando ambas opciones tienen un coste? En ese caso hay que restar al valor de la alternativa que has elegido frente a la mejor opción que has dejado pasar. Piensa en el ejemplo de abrir un negocio frente a invertir en un fondo de inversión.

Calcular el coste de oportunidad es más fácil cuando se trata de dinero, pero menos cuanto entran en juego otros elementos como tus gustos y preferencias. Para tus finanzas puede ser mejor ir al cine que a un concierto, pero si te gusta mucho el grupo, eso puede inclinar la balanza.

Un buen truco para medir el coste de oportunidad cuando usas tu tiempo como recurso es trasladarlo a dinero. Puedes hacerlo averiguando cuánto cobras por horas y a la inversa, cuando se trata de compras, calculando cuánto tienes que trabajar para adquirir eso que quieres.

Fondos Cartera NARANJA

Te lo ponemos fácil

Con los Fondos Cartera NARANJA accedes a los principales mercados del mundo con un solo producto.

Invierte la cantidad que quieras. Con menos gastos y comisiones.

Encuentra el que mejor se adapte a tu perfil inversor.

En Naranja I Cuando crees que sí, pero en realidad no: así funciona el sesgo de la ilusión de control


Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, media: 4,33 sobre 5)
Cargando...