que es un plan de pensiones
Tiempo de lectura: 5 minutos

Un plan de pensiones es un instrumento de ahorro a largo plazo pensado para complementar los ingresos de la pensión pública con nuestro ahorro privado cuando nos jubilamos, y cuenta con un tratamiento fiscal muy favorable.

Existen muchos planes de pensiones con diferentes perfiles de riesgo. No obstante, antes de decidirte, debes conocer todas las características que definen a este producto y ver cuál es el que mejor se adapta a tu perfil.

Qué es un plan de pensiones

Un plan de pensiones es un producto de ahorro a largo plazo que tiene la finalidad de proporcionarnos más ingresos cuando ya estamos jubilados. Se suele constituir a través de aportaciones periódicas a lo largo de los años anteriores en fondos de pensiones que están gestionados por una sociedad gestora. El objetivo de la inversión es obtener la mayor rentabilidad del capital invertido, pero como toda inversión tiene sus riesgos.

Para elegir el plan de pensiones hay que tener en cuenta la edad, el perfil inversor y la tolerancia al riesgo para hacer frente a las fluctuaciones de la inversión a lo largo de los años. La edad es importante por dos motivos: influye para calcular la cantidad de dinero que necesitaremos en la jubilación para mantener nuestro nivel de vida, pero también para decidir el tipo de plan que nos interesa.

Los planes que invierten más en renta variable asumiendo más riesgos son más adecuados cuando se empieza a invertir a edades tempranas, mientras que a medida que se acerca la edad de jubilación conviene tener planes de pensiones con más proporción de renta fija.

En qué invierten los planes de pensiones

Las aportaciones que se hacen al plan de pensiones se integran en fondos de pensiones que son gestionados por una sociedad gestora que tiene como objetivo conseguir la mayor rentabilidad del capital invertido dentro del perfil de riesgo establecido en sus políticas de inversión. De acuerdo a cómo invierten estos fondos, los planes pueden ser de renta fija a corto y largo plazo, de renta variable, mixtos (con inversión en renta variable y fija) y garantizados.

Los Planes NARANJA tienen menos comisiones para que tú ganes más

Tarde o temprano dejarás de trabajar, y empezarás a disfrutar. Empieza a convertir el dinero suelto de cada mes en un sueldo extra cuando te jubiles.

Cómo funciona el plan de pensiones

En un plan de pensiones se hacen aportaciones que pueden ser periódicas o puntuales a lo largo del año. La única limitación es que no se puede ingresar más de 8000 € anuales. Otro aliciente es que se pueden hacer aportaciones a favor del cónyuge que no tenga ingresos, ni por rendimientos del trabajo ni por actividades económicas, o que estos sean inferiores a 8000 € anuales. En este caso se pueden aportar hasta 2500 € más al año al plan de pensiones.

Las aportaciones realizadas unidas a la rentabilidad obtenida por las inversiones del fondo de pensiones darán el capital final que podrás rescatar en la jubilación. Cuanto antes comiences a aportar en el plan de pensiones más capital acumularás.

Sin embargo, al ser el plan de pensiones un producto de ahorro a largo plazo, debes controlar las comisiones para evitar que se coman gran parte de los beneficios. La última regulación ha fijado unas comisiones máximas de gestión y de depositaría distintas en los planes de renta fija, mixta o variable. No obstante, algunos planes suelen establecer comisiones más bajas que permiten al partícipe ahorrar más dinero a largo plazo.

Cómo y cuándo se rescata el dinero del plan de pensiones

Aunque el plan de pensiones está pensado para ser rescatado en la jubilación, puede hacerse antes si se produce alguna de estas contingencias:

  • Invalidez, que agrupa la incapacidad laboral total y permanente para la profesión habitual o absoluta y permanente para todo trabajo, y la gran invalidez.
  • Fallecimiento que permite que sus herederos cobren prestaciones de viudedad u orfandad.
  • Enfermedad grave, que te incapacite para trabajar como mínimo durante tres meses y debe ser acreditada por certificado médico de la Seguridad Social.
  • Dependencia, debe reconocerse la gran dependencia o dependencia severa del partícipe.
  • Desempleo de larga duración, cuando el partícipe no cobra ninguna prestación contributiva y está dado de alta en el SEPE.
  • Rescate a los 10 años, con la reforma de los planes realizada en 2013 se estableció otra posibilidad para poder recuperar el capital de los planes de pensiones, pudiendo rescatar aquellas aportaciones que tengan al menos 10 años de antigüedad, junto con sus rendimientos. Esto no empezará a funcionar de forma inmediata, sino que habrá que esperar hasta 2025 para poder empezar a rescatar.  

En el momento de rescatar el plan también debes calcular la diferencia entre hacerlo en forma de capital o en forma de renta, teniendo en cuenta que el dinero cobrado tributa como rendimiento del trabajo en la declaración de la renta.

Cómo funciona la fiscalidad del plan de pensiones

Deducciones fiscales de las aportaciones

Uno de los atractivos de contratar un plan de pensiones es su tratamiento fiscal ya que durante los años que estás aportando dinero puedes desgravar en la declaración del IRPF esa cantidad. Las aportaciones realizadas durante el año reducen la base imponible del IRPF hasta el citado límite de la menor cantidad entre 8000 € o el 30 % de los ingresos netos del trabajo o de actividades económicas.

Rescate del plan de pensiones

El problema, sin embargo, se presenta en el momento del rescate ya que es cuando hay que pagar los impuestos. Ahí es cuando cobra importancia rescatar el plan en forma de capital o de renta. En ambos casos, el dinero se integra como renta del trabajo por lo que está sujeto a retención del IRPF, cuyos tramos varían entre el 19 % y el 45 % y se tributa por todo el capital más los beneficios obtenidos, lo que se denomina derechos consolidados.

Si se rescata como capital aumentará mucho la base imponible de ese ejercicio fiscal, lo que provocará que se llegue a los tramos máximos. Por ejemplo, si nos queda una pensión pública de 30.000 € y se rescata un plan de 100.000 €, la base imponible sería de 130.000 € si lo rescatamos en forma de capital, por lo que se tributaría por el tipo marginal máximo del 45 %.  Por el contrario, si se rescata como una renta de 1000 € mensuales, al año tributaríamos sobre 12.000 € que sumados a los 30.000 € sumarían 42.000 €, y se aplicaría un tipo marginal del 37 %.

En Naranja | ¿Qué es el valor liquidativo? Así se calcula la evolución de tu plan de pensiones


Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, media: 4,50 sobre 5)
Cargando…