Como afecta el IPC a tus inversiones
Tiempo de lectura: 4 minutos

Al igual que a los niños se les dice que viene el coco o el hombre del saco para asustarlos y que se comporten como queremos, a los ahorros podríamos decirles que viene el IPC y debería tener el mismo efecto. La inflación es un enemigo silencioso que año a año resta valor a tu dinero, salvo en los raros casos de deflación o inflación 0.

La inflación mide la evolución del precio de la vida y una de las formas de calcularla es a través del Índice de Precios al Consumo. El IPC se elabora con una cesta de productos que en teoría representa lo que una familia necesita para vivir y por eso también es clave para actualizar rentas, salarios o pensiones, por ejemplo.

Que el IPC suba quiere decir que el precio de la vida en general es más caro. Si baja, ocurre lo contrario, que el nivel general de precios será menor y costará menos comprar cosas. Al reflejar la evolución de los precios, también sirve para saber cuánto valor pierde el dinero que tienes debajo del colchón. Y es que si el nivel de vida es más caro y tú tienes el mismo dinero, podrás hacer menos cosas con él.

El ejemplo de la barra de pan y los “todo a 100”

Para que lo entiendas mejor, nada como dos pequeños ejemplos. El primero es un clásico, el de la barra de pan. Si una barra de pan en 2017 costaba 50 céntimos y la inflación es de un 2 %, en 2018 ya cuesta 51 céntimos. Si tu dinero no ha crecido a ese mismo ritmo y sólo tienes 50 céntimos, ya no podrás comprar esa barra de pan.

Broker NARANJA

Más bolsa por menos

Broker NARANJA te ofrece la mejor combinación de tarifas con la que podrás invertir más y pagar menos.

Con menos comisiones, 0 €comisión de custodia* y 0 €comisión por cobro de dividendos y otras operaciones financieras.

*En caso de no realizar una operación de compraventa de acciones o ETFs (derechos excluidos) en cualquier mercado durante el semestre natural, la comisión de custodia será de 4,84€ (IVA incluido) por clase valor.

El segundo ejemplo tiene como protagonistas los famosos “todo a 100”, que se referían a las 100 pesetas que costaban muchos de sus productos. Al cambio de 2002, año de entrada en vigor del euro, 100 pesetas equivalían a 0,6 euros. Hoy en día para comprar lo mismo que en 2002 harían falta 0,82 céntimos. Quizás visto así no parece tanta diferencia, hasta que reparas en que es un 36,9 % más, que es lo que ha subido el IPC desde enero de 2002 según la calculadora del Instituto Nacional de Estadística.

Qué habría pasado con tus ahorros

Ahora imagina que en lugar de aplicarlo a la compra de productos, lo aplicamos directamente a tus ahorros, a ese dinero que guardas debajo del colchón o en la hucha. El efecto sobre ese capital sería el mismo. Vamos a verlo con un ejemplo.

Estamos en 2002 y nada más entrar en vigor el euro recibes 10.000 € que decides guardar en una caja fuerte. En 2018 decides recuperarlo y encuentras esos mismos 10.000 €. La cantidad es la misma, pero su valor no. A efectos prácticos, tu dinero habrá perdido mucho valor. En concreto valdrá un 36,9 % menos y eso quiere decir que será como si solo tuvieses 6310 €.

Si prefieres verlo de otra forma, el siguiente cuadro recoge a cuánto equivaldrían diferentes cantidades en periodos de tiempo más largos y la inflación acumulada. En otras palabras, para hacer lo que hoy haces con 1000 € dentro de 30 años necesitarías 2473 € (suponiendo que la inflación se mantuviera constante):

1.000 €

5.000 €

10.000 €

Inflación Acumulada

5 años

1030 €

5150 €

10.300 €

3 %

10 años

 1116 €

5580 €

11.160 €

11,60 %

15 años

 1324 €

6620 €

13.240 €

32,4 %

20 años

1548 €

7740 €

15.480 €

54,8 %

25 años

1832 €

9160 €

18.320 €

83,2 %

30 años

2473 €

12.365 €

24.730 €

147,3 %

 

Cómo afecta la inflación a tus inversiones

El IPC también tiene su aplicación en el lado inversor. De hecho, es lo que separa la rentabilidad real de la nominal, también se puede tener en cuenta la rentabilidad después de impuestos. Si tu dinero pierde valor por el paso del tiempo y el efecto de la inflación, la rentabilidad mínima que deberías exigir para tus inversiones será la que marque el dato del IPC. El motivo es que si no, en realidad estarás perdiendo dinero.

A modo de ejemplo, esto lo que habría pasado con una inversión inicial de 10.000 € que durante los últimos 30 años hubiese conseguido un retorno estable del 3 % con y sin el efecto de la inflación.

Sin inflación Con efecto inflación (valor real del capital)
5 años

11.592,74 €

8.588,21 €

10 años

13.439,16 €

8.263,70 €

15 años

15.579,67 €

8.261,83 €

20 años

18.061,11 €

8.141,94 €

25 años

20.937,78 €

8.516,84 €

30 años

25.080,00 €

9.689,72 €

TOTAL

15.080 €

-310,27 €

 

La diferencia es abismal, tanto que en un periodo de 30 años tu dinero valdría menos que la inversión inicial. El motivo es que durante los primeros años, entre 1988 y 1996 la inflación superó con creces el 3 % y eso hace que el capital pierda valor a efectos reales.

Si en lugar de tomar un periodo tan largo lo acotamos a los últimos 10 años, la rentabilidad aún teniendo en cuenta el efecto de la inflación habría sido de 1901,01 € , muy lejos de los 3439,16 € sin contar con el IPC.

Por ese efecto, superar el IPC debería ser el primer objetivo de cualquier inversión que se realice y uno de los motivos por los que es tan importante invertir y no dejar quieto el patrimonio.

En Naranja I Cómo gestionar tus inversiones en verano

 


Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 4,50 sobre 5)
Cargando…