cambiar hipoteca
Tiempo de lectura: 4 minutos

Los índices bursátiles se utilizan como baremo de la bolsa y de la renta variable en general. Cuando se dice que la bolsa española sube o baja, en realidad se está haciendo referencia al comportamiento del Ibex 35, su índice más representativo.

Hay más de una forma de calcular un índice bursátil, pero la mayoría tienen en común dos elementos.

  • El primero es que todos se miden en puntos, que dependen del precio de las acciones que componen el índice.
  • El segundo es que todos cuentan con un punto de partida, una fecha de inicio.

El valor que se le da al índice puede ser la suma del valor de las acciones que lo componen, aunque lo más habitual es establecer un múltiplo de 100 porque así es más sencillo y transparente seguir su evolución en el tiempo.

A modo de ejemplo, el Ibex se calcula en base 3000. Es decir, que comenzó con un valor de 3000 puntos, pero igualmente podía haberlo hecho con 10.000 puntos. Por eso mismo, el hecho de tener más puntos no implica que un índice haya crecido más que otro. La clave está en el punto de partida de cada uno.

Lo que cuenta a la hora de medir el rendimiento de un índice bursátil es la evolución desde la base. En otras palabras, cuánto ha crecido o descendido. En este punto lo que sí influye es la forma de calcular el índice que se utilice.

Principalmente hay dos métodos para calcular un índice, teniendo en cuenta la capitalización bursátil de cada empresa o sin tenerla en cuenta. Es decir, ajustando el valor del índice al peso concreto de los valores o concediéndoles a todos el mismo valor.

Índices no ponderados (Price-Weighted Index)

Este tipo de índices también se denominan índice según el precio de las acciones. Se calculan como una media aritmética del precio de las acciones que componen el índice. Para ello suman el precio de los títulos que forman el índice y dividen el resultado entre el número total de empresas que lo forman.

Con esta forma de medir el índice, las acciones con un precio mayor influyen más en la evolución del índice, sin importar el tamaño real de la empresa o importancia en la economía del país.

Los índices no ponderados son minoría frente a los ponderados. Sin embargo, el Dow Jones Industrial Average, uno de los principales índices bursátiles del mundo y el más antiguo, funciona de esta forma.

En sus inicios en 1896 comenzó con 12 empresas y, para calcular su evolución, Charles Dow se limitaba a sumar la cotización de todas las acciones y dividirla entre 12. Esta estrategia inicial pronto se vio afectada por movimientos empresariales como fusiones y adquisiciones, así como el pago de dividendos por parte de las empresas o los splits, además del aumento progresivo del número de empresas hasta las 30 actuales.

La decisión de Dow fue ajustar el cálculo, de manera que hoy en día sigue sumando el precio de todas las acciones, pero no lo divide entre 30, sino entre 0,146.

Índices ponderados según la capitalización bursátil (Market Value-Weighted Index)

El segundo método más usado para medir índices bursátiles es hacerlo teniendo en cuenta la capitalización bursátil de sus empresas. Esto es lo que se conocen como índices ponderados.

Esta es la fórmula más extendida y la que usan índices como el S&P 500, el Ibex 35, el CAC 40, el FTSE 100 o los MSCI que invierten en todo el mundo, por ejemplo.

¿En qué se diferencian los índices ponderados por capitalización bursátil? Básicamente en que tienen en cuenta la importancia de cada empresa dentro del índice. Esta importancia o peso específico se mide a través de su valoración bursátil global, y no sólo del precio de la acción.

El Ibex 35 es el principal índice de la bolsa española. Está compuesto por las 35 empresas con mayor capitalización bursátil del mercado (de ahí que se denomine también “selectivo”). A la hora de calcular el valor del Ibex, cada compañía tiene un peso específico. Las empresas con más capitalización ponderan o “pesan más” en el índice, de manera que sus movimientos influyen más en el resultado final.

Qué es el free float
Más allá de la fórmula elegida para calcular el índice, hay otros factores que también se tienen en cuenta al decidir qué empresas forman parte del índice. Uno de ellos es el free float de las empresas. Este término hace referencia a la cantidad de acciones en circulación en el mercado. En otras palabras, el porcentaje del total de las acciones de una empresa que se pueden comprar libremente en el mercado.

Cuando el free float o capital flotante de un valor es muy bajo, hay pocas acciones libres disponibles, lo que hace que su valor en bolsa sea más volátil y fácilmente manipulable. Por eso muchos índices limitan el impacto de las acciones con estas características.

¿Tanto afecta la forma de calcular índices bursátiles a su evolución?

Lo cierto es que sí. Dependiendo del método de medición elegido, los índices bursátiles se pueden comportar de manera diferente aun cuando las acciones se comporten igual. Incluso podrían subir según un método de cálculo y bajar con otro.

Nada como un ejemplo para terminar de entenderlo. Imagina un índice compuesto por tres valores con los siguientes datos iniciales.

Número de acciones Precio por acción Valor total en bolsa
Empresa A 10.000 10 € 100.000 €
Empresa B 5000 4 € 20.000 €
Empresa C 500 7 € 3.500 €

La valoración total del índice sería de 123.500 € (la suma del valor de todas las empresas), mientras que el precio medio de la acción sería de 7 €.

Ahora imaginemos que tras el primer mes de cotización la evolución de los títulos es la siguiente:

Subida en bolsa Nuevo precio por acción Valor total en bolsa
Empresa A 1 % 10,1 € 101.000 €
Empresa B 0,5 % 4,02 € 20.100 €
Empresa C -10 % 6,30 € 3.150 €

En total la valoración del índice sumaría 124.250 €, mientras que el precio medio de la acción sería de 6,81 €

¿Cómo reflejarían estos movimientos un índice ponderado y otro no ponderado?

En el caso de un índice ponderado, la subida sería del 0,61 % (es lo que ha subido la valoración total del índice), mientras que un índice no ponderado habría bajado un 2,71 % (es lo que ha bajado el precio medio de la acción)

Como puedes ver, los resultados son sustancialmente diferentes. Eso es porque en los índices no ponderados no se tiene en cuenta el peso de las empresas, solo el precio al que cotizan sus acciones.

¿Qué sistema es mejor para calcular índices bursátiles?
Cada fórmula tiene sus ventajas y desventajas. Los índices ponderados tienden a ser más representativos, aunque tienen una gran pega: el índice puede subir pese a que la mayoría de las empresas caigan, siempre que las empresas que aumenten su precio sean las más grandes.

Esto es precisamente lo que en ocasiones pasa en el selectivo español, un buen comportamiento de las más representativas enmascara una bajada del resto, o viceversa.

Broker NARANJA

Invierte más y paga menos.

Broker NARANJA te ofrece la mejor combinación de tarifas.

Disfruta de menos comisiones de compraventa y 0 € por custodia con solo realizar una operación al semestre.

Además, con herramientas gratuitas para sacarle partido a la bolsa.

En Naranja I ¿Qué debes saber para invertir en índices de bolsa?

,

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando...