¿Qué hacer con mis inversiones si cae el mercado?

Es normal que en momentos de incertidumbre se produzcan vaivenes y veamos movimientos más acusados, por ejemplo, en los índices bursátiles. Es lo que se conoce como volatilidad: descensos y subidas pronunciadas, derivadas de la propia naturaleza del mercado, sobre todo cuando se viven momentos de ruido, por ejemplo, noticias inesperadas.

Pero si hay ruido… ¿qué hago con mis inversiones?

Los movimientos bruscos del mercado pueden generar miedo al inversor.  No obstante, debemos valorar si realmente es el momento de tomar decisiones precipitadas de venta de nuestras inversiones. ¿Por qué es importante que nos paremos a pensar en este punto?

Si inviertes a largo plazo, no se pierde o gana todo en un día

Si viéramos una caída del mercado en el que estamos invertidos, podríamos estar tentados a deshacer posiciones y permanecer en liquidez, asumiendo pérdidas. Sin embargo, aparte del coste que supondría, es un impulso que podría echar por tierra la estrategia de inversión a largo plazo. ¿Por qué? La explicación es sencilla: si vendes cuando el mercado cae, aparte de asumir pérdidas, podrías perderte la potencial subida.  No hay que olvidar que el comportamiento general del mercado se basa en ciclos, generalmente ni las bajadas ni subidas son permanentes. La fluctuación es constante.

Los “sustos” del corto plazo

¿Con el corazón en un puño? Si solo inviertes pensando en el corto plazo, quedarás a expensas de los movimientos puntuales que puedan producirse, mucho más vulnerable al “susto” y tentado a tomar decisiones precipitadas que podrían quitarnos el sueño. Todo lo contrario si nuestro objetivo de inversión va más allá del medio plazo.

Las inversiones a largo plazo juegan con la ventaja del interés compuesto

Otra de las claves de la inversión a largo plazo es el llamado interés compuesto. Su atractivo radica en que los intereses generados por nuestra inversión se van añadiendo al capital inicial, lo que hace que los intereses generados en un primer momento vuelvan a producir nuevos intereses. De esta forma, la rentabilidad va creciendo a medida que pasa el tiempo, por lo que el interés compuesto cobra todo el sentido sólo en inversiones duraderas.

Diversificar, diversificar y diversificar…

Si hay una máxima que prima en el mundo de la inversión, es la diversificación. El objetivo fundamental de cualquier inversor es obtener la mayor rentabilidad asumiendo el menor riesgo posible. Pero el riesgo cero no existe. Por eso, siempre es recomendable no poner todos los huevos en la misma cesta y considerar todas las opciones que nos podrían ofrecer diferentes productos financieros, según nuestro perfil. Así, un evento no tiene por qué afectar a todas nuestras inversiones por igual.

En Naranja | ¿Cómo nos afecta una subida o bajada de los tipos de interés?

Fondos de inversión

0% comisión de suscripción o reembolso

Los Fondos NARANJA con los que podrías conseguir un extra de rentabilidad seas del tipo de inversor que seas

Potencial de rentabilidad. Invierte desde 1€ y siempre con tu dinero disponible.

Puedes consultar el nivel de riesgo y los riesgos asociados a cada Fondo NARANJA en la web.

Conversación