covid-bolsa
Tiempo de lectura: 4 minutos

Parecía que no iba a acabar nunca, pero, al fin, hemos dicho adiós a 2020. Ha sido, posiblemente, el año más duro de nuestras vidas, marcado por una pandemia que ha tenido impacto en casi todos los ámbitos de nuestro día a día. Y los mercados financieros y la bolsa no han sido una excepción.

Hacemos balance de un difícil 2020, de los momentos que han marcado este año desde el punto de vista bursátil, y de qué se puede esperar de 2021 tras la inoculación masiva de las vacunas.

El “lunes negro” de marzo en bolsa: una de las mayores caídas de la historia del S&P 500 por la pandemia

Unos días antes de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarase como pandemia el nuevo brote de coronavirus surgido en la ciudad de Wuhan, los mercados financieros mundiales cayeron en picado. El 9 de marzo, el S&P 500 registró fuertes descensos del 7,6 %, hasta los 2746,56 puntos, la peor caída en el mercado americano desde la crisis económica de 2008.

Sin embargo, el desplome no acabó ahí, ya que el 12 de marzo, el principal selectivo norteamericano bajó otro 9,51 %, y el 16 de marzo, un 11,98 % adicional. En total, el S&P 500 descendió un 34 % desde los máximos del mes de febrero, arrastrados por una crisis económica que ya en aquel momento se preveía intensa. Eso sí, con episodios intermedios de subidas significativas de casi el 10 % en bolsa como consecuencia de la elevada volatilidad por la pandemia.

En Europa y Asia, las cosas no fueron mucho mejor. Prácticamente ningún índice se libró de los efectos devastadores de la pandemia. En España, el IBEX-35 fue uno de los selectivos peor parados, ya que cayó un 40 % desde febrero, y ha sido de los pocos mercados mundiales que ha acabado el año en rojo.

El petróleo, ante un acontecimiento sin precedentes en la historia

La pandemia avanzaba de manera descontrolada en todo el mundo, lo que obligó a los gobiernos a decretar confinamientos domiciliarios para frenar su expansión. Pasamos tanto tiempo en casa que echar gasolina dejó de ser una prioridad. Eso provocó que se acumulara tanto petróleo que se produjo un acontecimiento económico sin precedentes: el petróleo cotizaba en negativo por primera vez en la historia o, dicho de otro modo, se pagaba por vender barriles.

El 20 de abril de 2020, el precio del barril West Texas Intermediate (WTI) cerró los contratos para mayo a -37,63 € por barril. No había donde guardar el petróleo, ya que los tanques se quedaron sin espacio para ello.

Las grandes tecnológicas, beneficiadas en bolsa gracias a la pandemia

Con la restricción de movimientos, los ciudadanos tuvimos que acostumbrarnos a quedarnos en casa. Y esto provocó un consumo de servicios digitales sin precedentes, a lo que también contribuyó el auge del teletrabajo. Las grandes tecnológicas se frotaban las manos, y los programas de videollamadas y reuniones digitales crecieron como nunca.

De hecho, el Nasdaq 100, el índice que aglutina las mayores tecnológicas de Estados Unidos, ha sido el selectivo que más ha crecido en 2020, con un 45%. Además, buena parte de la subida del S&P 500 se explica fundamentalmente por el empuje de las grandes tecnológicas, sobre todo las seis grandes: Facebook, Apple, Amazon, Netflix, Google y Microsoft.

Eso sí, el descubrimiento de una vacuna eficaz también tuvo su impacto negativo sobre la cotización de algunas de estas empresas. El 9 de noviembre, fecha en la cual Pfizer anunció que su vacuna contra la pandemia tenía una efectividad del 90 %, las acciones de Zoom cayeron un 25 % en bolsa ante la esperanza de la recuperación económica y el fin de las restricciones a la movilidad.

Los bancos centrales continuaron con su inyección de liquidez

Aunque a principios de año, los principales bancos centrales ya preveían una desaceleración económica para 2020, la crisis económica provocada por la expansión del COVID-19 hizo que tuviesen que asumir un protagonismo adicional, sacando aún más artillería para capear la crisis.

Sin ir más lejos, el Banco Central Europeo sumó 600.000 millones más a su programa de compra de activos conocido oficialmente como PEPP, que alcanzaba un poder de compra de 1,35 billones de euros.

En la actualidad, hay tanto dinero en el sistema financiero que prestarlo ya no genera intereses. Los inversores, que ya pagaban por prestarle dinero a los estados, pasaron a pagar aún más, en lugar de recibir intereses por estas inversiones, como cabría esperar en condiciones normales.

El rebote de las bolsas de final de año, ¿principio del fin de la pandemia?

Mientras el mes marzo fue uno el tercer peor mes bursátil de los últimos 50 años, noviembre fue el segundo mejor. Los excelentes resultados de las vacunas, descubiertas en tan solo 300 días, las elecciones de Estados Unidos y la esperanza de una pronta recuperación económica, que ya se prevé para 2021, fueron los catalizadores que provocaron un rebote de las principales bolsas mundiales, especialmente de los países emergentes, que son los que mejor se han comportado este año.

En definitiva, y aunque el 2020 haya sido un año único, los mercados financieros han cerrado por encima de lo esperado. La bolsa mundial ha crecido un 14,3 %; los bonos un 9,2 %; el oro, un 25,1 % y el tipo de cambio EUR/USD, un 8,9 %.

¿Y qué nos deparará 2021? La inoculación de las vacunas ha inyectado de optimismo a la sociedad, que ya ve la luz al final del túnel, esperando una pronta recuperación de esta pandemia.

Broker NARANJA

Invierte más y paga menos.

Broker NARANJA te ofrece la mejor combinación de tarifas.

Disfruta de menos comisiones de compraventa y 0 € por custodia con solo realizar una operación al semestre.

Además, con herramientas gratuitas para sacarle partido a la bolsa.

Imagen | Elliot Alderson

,

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (7 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando...