Volatilidad del mercado
Tiempo de lectura: 5 minutos

A ningún inversor le gusta ver caer el precio de sus activos, máxime si tiene un perfil conservador y teme las caídas de los mercados. Por eso nadie quiere escuchar la palabra volatilidad, un concepto cada vez más de moda, especialmente a raíz de la reciente crisis del COVID-19.

Sin embargo, a largo plazo, la volatilidad puede ser un gran aliado para tu cartera de inversión. Más que un riesgo, hay quienes lo ven como una oportunidad de entrar en el mercado a precios más baratos. Te explicamos en qué consiste y por qué no debe confundirse con el riesgo.

Qué es la volatilidad

La volatilidad es un concepto estadístico que mide la variación que se produce en las cotizaciones de los activos financieros en un periodo de tiempo determinado. Matemáticamente, se calcula como la desviación estándar de la rentabilidad de un activo con respecto a su media, medido en tanto por ciento.

Cuanto mayor sea la volatilidad, mayores serán las oscilaciones de los precios de los activos respecto a la media. Si la volatilidad es baja, el grado de dispersión será mucho menor. Por ejemplo, para los productos de inversión que generen una rentabilidad fija todos los años, como los depósitos, la volatilidad es del 0%.

En general, cuanto mayor sea la volatilidad, mayor será la fluctuación de la cartera, tanto al alza como a la baja. Así, una cartera de renta variable tendrá una mayor volatilidad que una cartera mixta que, a su vez, tendrá mayor volatilidad que otra de renta fija.

Cómo afecta la volatilidad a mi inversión: un ejemplo práctico

La volatilidad está presente en todos los mercados y activos que cotizan. Por eso, deberías tenerla en cuenta a la hora de realizar la composición de tu cartera. De ella dependerán los riesgos que quieras asumir y la rentabilidad que puedas obtener.

Por ejemplo, imaginemos dos inversiones A y B. La primera de ellas proporciona una rentabilidad fija del 3,50% anual. La segunda es variable, y proporciona rentabilidades positivas y negativas en función del año. A 20 años, la volatilidad de la inversión B es mayor, pero su rentabilidad anualizada puede o no ser superior a la de la inversión A:

Año Capital inversión A Rentabilidad Capital Inversión B Rentabilidad B
1 10.000,00€ 3,50% 10.000,00€ 25,00%
2 10.350,00€ 3,50% 12.500,00€ -28,00%
3 10.712,25€ 3,50% 9.000,00€ -5,56%
4 11.087,18€ 3,50% 8.500,00€ 23,53%
5 11.475,23€ 3,50% 10.500,00€ 8,10%
6 11.876,86€ 3,50% 11.350,00€ 8,46%
7 12.292,55€ 3,50% 12.310,00€ 26,32%
8 12.722,79€ 3,50% 15.550,00€ 10,13%
9 13.168,09€ 3,50% 17.125,00€ 2,19%
10 13.628,97€ 3,50% 17.500,00€ 1,71%
11 14.105,99€ 3,50% 17.800,00€ -12,92%
12 14.599,70€ 3,50% 15.500,00€ 19,68%
13 15.110,69€ 3,50% 18.550,00€ 3,10%
14 15.639,56€ 3,50% 19.125,00€ 1,96%
15 16.186,95€ 3,50% 19.500,00€ -17,44%
16 16.753,49€ 3,50% 16.100,00€ 17,70%
17 17.339,86€ 3,50% 18.950,00€ 0,90%
18 17.946,76€ 3,50% 19.120,00€ 10,88%
19 18.574,89€ 3,50% 21.200,00€ 10,85%
Total 19.225,01€ 23.500,00€
Rentabilidad anualizada 3,50% 5,61%
Volatilidad 0,00% 14,45%

 

En este ejemplo, la inversión B tiene una volatilidad mayor pero, al mismo tiempo, su rentabilidad anualizada es superior. Es decir, a largo plazo, aunque haya habido periodos de caídas, la inversión B ha obtenido mejores resultados.

En qué se diferencian la volatilidad y el riesgo

La volatilidad implica que los mercados puedan sufrir caídas importantes en la cotización de sus valores. La propia CNMV, para calificar el riesgo de una inversión, utiliza una escala de 1 al 7 en función de la volatilidad del producto que se está valorando. Por eso en ocasiones se utiliza como sinónimo de riesgo, aunque no siempre es una comparación acertada; este último es un concepto mucho más amplio.

El riesgo de un activo no se mide únicamente por las rentabilidades pasadas, que al fin y al cabo es la información que se utiliza para determinar su volatilidad, sino a través de otros factores que son igualmente importantes, como la solvencia de una empresa, el riesgo de divisa o la situación política de un país, entre otros.

De hecho, con un enfoque a largo plazo, la volatilidad puede traer oportunidades muy interesantes para los inversores. Esto se consigue, sobre todo, cuando seguimos una estrategia de aportaciones periódicas en las que una caída de la bolsa puede hacernos comprar más barato en un periodo determinado.

Es más, cuanto mayor sea el plazo de la inversión, más se reduce la volatilidad de los mercados. Y, por tanto, más se reduce el riesgo asociado a las oscilaciones de la bolsa. Por eso, la volatilidad a corto plazo nunca debería ser motivo de preocupación para un inversor a largo plazo, sino más bien una oportunidad de compra a precios más baratos.

Cómo se mide la volatilidad: índice VIX

El índice VIX es un es una forma abreviada para referirse al Chicago Board Options Exchange Volatility Index, el índice de volatilidad creado por el mercado de opciones de Chicago (Cboe). Se trata de un indicador que estima la volatilidad del mercado bursátil americano para los próximos 30 días. Se considera una señal del sentimiento del mercado en cuanto a fluctuaciones esperadas.

El VIX estima la volatilidad sumando la volatilidad implícita en tiempo real de los últimos 15 segundos de una serie de opciones put y call asociadas al S&P 500. El índice VIX varía constantemente, registrando cambios cada minuto.

Por norma general, si el índice VIX registra movimientos superiores a 25, es una señal de que el mercado espera una volatilidad superior a la habitual. Por el contrario, si se sitúa por debajo de 25, significa que el mercado está estable.

El índice VIX durante la crisis del COVID-19

A finales de febrero de este año, y como consecuencia del parón económico derivado de la pandemia del COVID-19, el índice VIX alcanzó los 25 puntos, anticipando la volatilidad que se ha producido en los últimos meses en las principales plazas financieras.

El índice VIX no se equivocaba. En tan solo 10 días de marzo de 2020, el S&P marcó dos de las mayores subidas de los últimos 10 años y dos de las mayores caídas, y algo similar ocurría en todos los mercados financieros.
Mayores subidas S&P 500 (últ. 10 años) Mayores caídas S&P 500 (últ. 10 años)
24/03/2020 9,38% 16/03/2020 -11,98%
13/03/2020 9,29% 12/03/2020 -9,51%

En las últimas sesiones, el índice VIX se ha estabilizado de manera importante, y ya está en niveles cercanos a 25. La gradual vuelta a la normalidad de todos los países y de que el control de la pandemia y el comienzo de la recuperación económica están cada vez más cerca, hace que las oscilaciones en los mercados sean cada vez menos acusadas.

En definitiva, la volatilidad no tiene por qué ser sinónimo de riesgo. En ocasiones, también puede ser una buena oportunidad de inversión. Como en cualquier otra inversión, una correcta estrategia pasa por una buena diversificación de activos un horizonte de inversión a largo plazo y bajos costes.

Broker NARANJA

Más bolsa por menos

Broker NARANJA te ofrece la mejor combinación de tarifas con la que podrás invertir más y pagar menos.

Con menos comisiones, 0 €comisión de custodia* y 0 €comisión por cobro de dividendos y otras operaciones financieras.

*En caso de no realizar una operación de compraventa de acciones o ETFs (derechos excluidos) en cualquier mercado durante el semestre natural, la comisión de custodia será de 4,84€ (IVA incluido) por clase valor.

En Naranja | 10 términos que verás en las fichas de un fondo de inversión y que quizá te suenen a chino
Imagen | M. B. M.

,

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, media: 4,75 sobre 5)
Cargando…