Tiempo de lectura: 4 minutos

Cuando invertimos en un fondo de inversión, en realidad lo estamos haciendo en todos los activos que forman parte de su patrimonio, con todo lo que esto implica. Si un fondo invierte en deuda pública, seremos acreedores de un estado; si lo hace en inmobiliario, seremos copropietarios de una o varias viviendas y si lo hace en empresas, también seremos accionistas de las mismas.

En el caso de las empresas, como accionistas tenemos derecho a participar de sus beneficios a través de los dividendos. Si una empresa reparte periódicamente dividendos entre sus accionistas, nosotros como partícipes del fondo también recibiremos la parte del beneficio correspondiente a nuestra participación en la sociedad.

Sin embargo, quizá te estés preguntando qué ha pasado con tu fondo en los últimos años, ya que nunca has recibido un abono con la parte que te corresponde por dividendos en tu cuenta. Pero tranquilo, no tienes por qué preocuparte; tú también estás siendo partícipe de los beneficios de las empresas en las que invierte el fondo, aunque no de la manera tradicional. Y esto es positivo para tu inversión.

Inversión NARANJA+

El método de inversión todo en uno

Con Inversión NARANJA+ inviertes en los principales mercados del mundo a través de los Fondos Cartera NARANJA.

Sin inversión mínima. Con menos gastos y comisiones. Con tu dinero siempre disponible.

Puedes consultar el nivel de riesgo y los riesgos asociados a cada Fondo Cartera NARANJA en la web.

¿Qué hacen los fondos de inversión con los dividendos?

Con los dividendos, los fondos de inversión pueden hacer dos cosas: reinvertirlos en el patrimonio del fondo o distribuirlos en efectivo entre sus partícipes. En función de la estrategia que lleven a cabo, estaremos hablando de fondos de distribución, si pagan dividendos, o de acumulación, en caso de que los vayan acumulando.

Qué son los fondos de distribución

Los fondos de inversión de distribución reparten dividendos entre sus partícipes en efectivo. Su importe dependerá de la estrategia de reparto del fondo, aunque suelen recibirse de forma periódica, ya sea anual, trimestral, semestral, etc.

La principal ventaja de este tipo de fondos es que el partícipe recibe una renta periódica en efectivo, en función de cuándo se distribuyan los dividendos. Eso sí, al igual que las acciones o los depósitos, tendremos que tributar por los dividendos obtenidos en el IRPF.

¿Cómo tributan los dividendos en un fondo de inversión de reparto?

Los dividendos e intereses recibidos por los fondos de inversión se integrarán en las rentas del ahorro como rendimiento del capital mobiliario en el IRPF. En 2019, tributarán de la siguiente manera en función del rendimiento obtenido:

Desde (€) Hasta (€) Tipo aplicable
0 € 6000 € 19 %
6000 € 50.000 € 21 %
50.000 € En adelante 23 %

Qué son los fondos de acumulación

Los fondos de inversión de acumulación son aquellos que no reparten los dividendos entre sus partícipes en efectivo, sino que se acumulan al patrimonio del fondo para comprar más activos, aumentando de esta manera su valor liquidativo.

A diferencia de los fondos de reparto, los dividendos reinvertidos disfrutan de una exención fiscal, de modo que no tendremos que tributar por ellos. Además, aprovecha mejor los efectos de la capitalización compuesta, ya que el dividendo se reinvierte para aumentar el capital lo que, a su vez, servirá para generar un rendimiento mayor en el futuro.

¿Cómo saber si mi fondo es de acumulación o de reinversión?

La mayoría de fondos de inversión son de acumulación, de modo que si tienes un fondo en cartera, lo más probable es que ya esté reinvirtiendo los dividendos.

Pero, ¿cómo puedo saber exactamente qué tipo de instrumento es? Hay algunos fondos, que en su propia denominación lleva alguna seña distintiva que hace referencia a este aspecto. Por ejemplo, algunos fondos de acumulación suelen llevar al final del nombre «Acc» o «A», y algunos fondos de distribución «Dis», «D», «Inc» o «Income».

No obstante, para asegurarnos, lo más recomendable es consultar el folleto informativo, donde encontraremos toda la información que necesitamos, entre las cuales se encuentra la estrategia sobre los dividendos.

Cuánto más puedes ganar en tu fondo de inversión si reinvierte dividendos

Vamos a comparar dos fondos de inversión, uno de acumulación y otro de reparto. La rentabilidad anualizada de ambos ha sido del 7 % a 15 años y, por simplificar, esta rentabilidad se ha obtenido únicamente a través de los dividendos.

La única diferencia es que el fondo de acumulación reinvierte este 7 %, mientras que el fondo de reparto (o de distribución) lo entrega a los partícipes. Imaginemos que invertimos 10.000 € en cada uno de los fondos y al cabo de 15 años retiramos nuestra inversión. ¿Cuál será la diferencia? Mejor lo vemos con un gráfico.

En el caso del fondo de distribución, el crecimiento es lineal, ya que el capital sobre el que se aplica esa rentabilidad es siempre el mismo y, además, hay que descontar la tributación de los dividendos que se han distribuido entre los partícipes. En cambio, en el caso del fondo de acumulación, el crecimiento es exponencial, ya que los dividendos se capitalizan dentro del patrimonio del fondo; el efecto será tanto mayor cuanto más elevado sea el horizonte de la inversión.

La diferencia es más que significativa. Así, mientras con el fondo de distribución habremos obtenido un total de 18.505 €, con el de acumulación, el capital total al cabo de esos 15 años será de 27.590 €. Una diferencia de casi 9085 €.

Reparto o acumulación: ¿qué opción elegir?

Ambos tipos de fondos son compatibles entre sí, aunque cada uno de ellos depende del horizonte temporal del inversor y de sus necesidades de liquidez.

Los fondos de acumulación funcionan mejor en el largo plazo. Cuanto mayor sea el horizonte temporal de que dispongamos, mayor será el impacto del interés compuesto. Por eso, pueden ser interesantes para personas jóvenes que no tengan necesidades urgentes de liquidez y que puedan dejar madurar su inversión a largo plazo.

Por su parte, los fondos de reparto pueden ser interesantes para personas que quieran recibir ingresos adicionales de forma recurrente, por ejemplo, en el caso de una persona jubilada o con la jubilación próxima.

En cualquier caso, la decisión última depende de cada persona y de sus necesidades e intereses particulares.

Imagen | Austin Distel


Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (8 votos, media: 3,88 sobre 5)
Cargando…