Tiempo de lectura: 4 minutos

El próximo 22 de diciembre se celebra el tradicional sorteo de la lotería de Navidad. Es, sin duda, el juego de azar en el que más ilusiones se depositan pues, no en vano, el gasto medio por habitante es de unos 56 €, según un estudio realizado por Ventura24, muy por encima de lo gastado en otros sorteos como la Primitiva, la Quiniela o el Euromillones.

Ya sea porque seguimos teniendo la esperanza de que caiga algún millón en nuestro pueblo, por si toca en el del vecino o al compañero de al lado y no a nosotros, o simplemente por compromiso, año tras año seguimos confiando en que la suerte nos sonreirá, aunque al final nunca ocurra.

La lotería es un impuesto para las personas que no saben matemáticas Roger Jones

En realidad, tirando de lógica, nos daremos cuenta de cuánto dinero perdemos todos los años por culpa del sorteo de Navidad. Atendiendo a lo que dicen los números, la lotería de Navidad nunca nos va a tocar; y es lo que finalmente sucede. Hay otras alternativas que, aunque son más impopulares, nos harán obtener un capital mucho más interesante a largo plazo.

Y no, no tienen nada que ver con los juegos de azar.

No sigas comprando lotería; nunca te va a tocar el Gordo

El objetivo de cualquier persona que acude a una administración de lotería a comprar un décimo es que le toque el premio Gordo una vez deducidos los impuestos correspondientes. Sin duda, es un objetivo más que ambicioso, pues la probabilidad de que ocurra es bastante menor a la probabilidad de encontrar un trébol de cuatro hojas al primer vistazo. Si compramos un décimo jugamos contra otros 100.000 números, por lo que tendremos un 0,001% de probabilidad de ganar el Gordo, es decir, una probabilidad casi nula.

Inversión NARANJA+

El método de inversión todo en uno

Con Inversión NARANJA+ inviertes en los principales mercados del mundo a través de los Fondos Cartera NARANJA.

Minimiza el riesgo a largo plazo. Sin inversión mínima. Con menos gastos y comisiones. Con tu dinero siempre disponible.

Puedes consultar el nivel de riesgo y los riesgos asociados a cada Fondo Cartera NARANJA en la web.

Pero vamos a reducir nuestras aspiraciones. ¿Qué probabilidad tenemos de que nos toque alguno de los premios que entran en juego durante la lotería de Navidad? La probabilidad en este supuesto es bastante mayor, aunque sigue estando bastante alejada de lo que sería razonable.

Tipo de premio Número de Premios Premio al décimo Probabilidad
Gordo 1 400.000 0,001%
Segundo premio 1 125.000 0,001%
Tercer premio 1 50.000 0,001%
Cuarto premio 2 20.000 0,002%
Quinto premio 8 6.000 0,010%
Números anterior y posterior al 1º premio 2 2.000 0,002%
Números anterior y posterior al 2º premio 2 1.250 0,002%
Números anterior y posterior al 3º premio 2 960 0,002%
Centenas del 1º, 2º y 3º premio 297 100 0,30%
Centenas del 4º premio 198 100 0,20%
Con las dos últimas cifras del 1º, 2º y 3º premios 297 100 0,30%
Pedrea 1794 100 1,79%
Reintegro 9999 20 9,99%
Total 12604 12,60%

Fuente: LaLoteríaDeNavidad.com

Cómo aplicar la esperanza matemática a la inversión

Es decir, hay un 87,6 % de probabilidad de que no nos toque ningún premio, ya sea de una cantidad elevada o que sirva simplemente para recuperar el dinero invertido. En este juego, la esperanza matemática (cuyo cálculo no vamos a reproducir aquí debido a su complejidad), nos dice que, por cada euro invertido en jugar a la lotería, esperamos ganar 70 céntimos. En conclusión, “de media” esperamos perder dinero jugando a la lotería.

Si hablamos en términos de rentabilidad, habremos perdido el 30 % de lo gastado inicialmente, un peaje demasiado elevado como para pensar que la lotería es una buena inversión. Y todo ello, año tras año.

Qué sucedería si en lugar de jugar  dinero a la lotería lo invirtiésemos

Si asumimos que compramos 55 € en lotería todos los años de media, tan solo recuperaremos 38,5 € y perderemos 16,5 € de esta inversión. Suponiendo que mantenemos estas compras desde los 25 a los 67 años, habremos perdido un total de 693 € sobre un montante inicial de 2310 €, es decir, tan solo habríamos ahorrado 1617 € . Y todo ello sin tener en cuenta el efecto nocivo de la inflación sobre nuestro dinero, porque si asumimos un 2 % de inflación anual, esos 1617 € se habrían convertido en poco más de 1087 €.

Pero, ¿qué habría pasado si en lugar de jugar a la lotería, lo hubiésemos invertido en un plan de pensiones para nuestra jubilación? Que esos 55 € que nos ahorramos en la compra de lotería habrían servido para acumular un capital de unos 10.545 € (asumiendo una rentabilidad anualizada del 6,10 % anual correspondiente al Plan 2050 de ING), que en términos reales (es decir, descontando la inflación del 2 % anual), supondrían un total de 6153,77 €.

La diferencia es evidente. A los 13 años de haber invertido la cantidad jugada en lotería de Navidad cada año, ya habremos recuperado el gasto total de lotería en 42 años teniendo en cuenta el cálculo con la esperanza matemática, es decir, asumiendo que recuperaremos 70 céntimos por cada euro apostado cada año. Y todo ello teniendo en cuenta la inflación. Como para pensárselo, ¿no creéis?

Y vosotros, ¿sois de jugar a la lotería de Navidad o de invertirlo?

En Naranja | ¿Sabes dónde vas a invertir los 400.000 euros del Gordo de la Lotería de Navidad?


Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (8 votos, media: 2,88 sobre 5)
Cargando…