Tiempo de lectura: 4 minutos

“Si alguna vez se levantara una estatua para honrar a la persona que ha hecho más por los inversores americanos, sin duda la elección debería ser John Bogle” (padre de la inversión indexada). Esta frase corresponde a Warren Buffett y es solo un ejemplo sobre cómo el inversor value más famoso del mundo es también un gran defensor de la gestión pasiva y la inversión indexada.

Para Buffett, invertir en fondos indexados y llevar una gestión pasiva de las inversiones es la opción más recomendable para el común de los mortales al planificar su jubilación porque “es lo que más sentido tiene casi todo el tiempo”. De hecho, el Oráculo de Omaha apostó a finales de 2007 con Ted Seides, que un fondo indexado al S&P 500 conseguiría mejor rentabilidad a largo plazo que cualquier fondo, o combinación de fondos, que Ted eligiera. En mayo de 2017, ocho meses antes de que acabara la apuesta, Ted Seides reconoció su derrota: era imposible que en ocho meses, los fondos elegidos por él llegaran a alcanzar la rentabilidad que había conseguido el S&P 500 hasta la fecha.

En su carta anual a los accionistas de 2017 Warren Buffet explicaba que una de las razones de la apuesta era demostrar su convicción de que un fondo indexado al S&P 500 conseguiría, con el tiempo, mejor rentabilidad que la que conseguirían la mayoría de los gestores profesionales, fundamentalmente por las bajas comisiones. Y es que los costes reducidos son una de las ventajas de los fondos indexados.

Qué es la cartera indexada de Warren Buffett

La cartera indexda de Warren Buffett surge en otra de sus famosas cartas a los accionistas de Berkshire Hathaway, la empresa que gestiona junto con Charlie Munger. Estas cartas anuales son un resumen de la gestión que han realizado el año anterior y, sobre todo, el lugar donde los dos gurús de la inversión plasman sus ideas de inversión y de gestión patrimonial. Para muchos inversores particulares e institucionales se han convertido en una lectura obligada y punto de referencia.

Inversión NARANJA+

El método de inversión todo en uno

Con Inversión NARANJA+ inviertes en los principales mercados del mundo a través de los Fondos Cartera NARANJA.

Minimiza el riesgo a largo plazo. Sin inversión mínima. Con menos gastos y comisiones. Con tu dinero siempre disponible.

Puedes consultar el nivel de riesgo y los riesgos asociados a cada Fondo Cartera NARANJA en la web.

La carta de 2013 es donde el Oráculo de Omaha plasma lo que podría denominarse la cartera indexada de Warren Buffett. El multimillonario resume el trabajo que hay detrás de la selección de acciones y de inversiones que realiza y los conocimientos que ésta requiere para concluir que quizás no esté al alcance de todo el mundo por cuestiones de interés, formación y tiempo.

¿Cuál es entonces la solución? Algo infinitamente más sencillo, la inversión indexada. Tanto es así que asegura que la herencia que legará a su actual esposa, 16 años más joven que él, se debe invertir de la siguiente forma: un 10 % en bonos del Gobierno estadounidense a corto plazo y un 90 % en un fondo indexado al S&P 500 con costes muy bajos. “Creo que los resultados a largo plazo de esta política de inversión serán superiores a los que conseguiría la mayoría de inversores que empleen a gestores”.

De ahí es de donde viene la cartera indexada de Warren Buffett, que estaría compuesta por dos fondos indexados: uno al S&P 500 y otro fondo de inversión sobre deuda estadounidense a corto plazo como podría ser el Amundi Index US Corp.

Carta de Berkshire Hathaway 2013
La mayoría de inversores no se toman el análisis de empresas como una prioridad en sus vidas, aunque si fuesen inteligentes, concluirían que no son especialistas en ningún negocio como para intentar estimar el potencial de beneficio de una compañía.

Aunque hay buenas noticias para todos ellos: el inversor particular no requiere de esta habilidad. Los negocios estadounidenses, en conjunto, lo han hecho de maravilla con el tiempo y seguirán haciéndolo (aunque, con toda seguridad, con algún que otro traspiés). En el siglo XX, el índice Dow Jones Industrial avanzó de 66 a 11.497 puntos, pagando una suma importante de dividendos por el camino. El siglo XXI, estoy seguro, será testigo de mayores avances. El objetivo de los inversores particulares no debe ser elegir a las acciones ganadoras -ni él ni sus gurús pueden conseguirlo- sino que el objetivo debe ser adquirir una parte representativa de las empresas que, en conjunto, necesariamente lo harán bien. Con un fondo indexado del S&P 500 con un bajo coste conseguirán este objetivo.

Ésta es la mejor decisión que puede tomar un inversor particular, aunque el momento de invertir también es importante. El principal peligro para el inversor que da sus primeros pasos en inversión es no controlar sus emociones ante los vaivenes del mercado. Es decir, que se empiece a invertir cuando el mercado se encuentra en máximos, cegado por la emoción, y venda por miedo cuando vea una corrección del mercado y parte de su inversión en pérdidas.

¿Cuál sería el antídoto? Entrar en el mercado y no salir a pesar de que las noticias que lleguen sean malas o las acciones estén muy lejos de sus máximos. Siguiendo estas reglas, el inversor que no quiere saber nada de lo que digan los medios, que diversifica y que mantiene sus costes a raya, con total certeza, obtendrá mejores resultados.

Sin embargo, tanto las personas como las instituciones se ven constantemente animadas a invertir de forma activa por aquellos que se benefician de vender ideas de inversión o de recibir comisiones por la compraventa de acciones. En este caso, el coste de invertir puede ser enorme para los inversores, en especial para los particulares, los cuales son desprovistos de sus beneficios. Por lo tanto, ignora a los charlatanes, minimiza los gastos e invierte en acciones como lo harías en una granja.

Y no hablo por hablar. Lo que aconsejo aquí es lo mismo que voy a hacer con parte de mi herencia. El dinero en efectivo le será entregado a un fiduciario en beneficio de mi esposa -eso es lo que haré en cuanto al dinero, porque todas mis acciones de Berkshire serán distribuidas en su totalidad a ciertas organizaciones filantrópicas durante los diez años siguientes al inicio del reparto de la herencia-. Mi consejo al fiduciario no podría ser más simple: poner el 10% del efectivo en bonos del Estado a corto plazo y el 90% en un fondo indexado del S&P 500 de muy bajo coste (sugiero Vanguard’s).

Para quién es la cartera indexada de Warren Buffett

¿Es para todo el mundo esta cartera de gestión pasiva? La respuesta es que no. Como toda cartera de inversión, tiene un asset allocation concreto y un peso de la renta variable tan alto que no es para todos los perfiles.

La razón es que con un 90 % del dinero indexado al S&P 500, su volatilidad será elevada. Es decir, puede sufrir importantes cambios en su valor dependiendo de la marcha del mercado. Nada como un gráfico para entenderlo. El siguiente recoge la rentabilidad anualizada de esta cartera partiendo de un fondo Vanguard 500 Index Fund Investor Shares (VFINX) para renta variable y un Vanguard Short-Term Treasury Fund Investor Shares (VFISX) para renta fija.

Warren Buffett y los fondos indexados Cartera indexada de Warren Buffett

Como puedes ver, hay ejercicios donde la rentabilidad ha sido negativa, pero a largo plazo los resultados son netamente positivos. Esta es, de hecho, la base de la inversión pasiva, que a largo plazo los mercados tienden a crecer.

En cuanto a la cartera de Warren Buffeft, al estar expuesta casi en su totalidad a renta variable, solo sería recomendable para personas que piensen a largo plazo y, por lo tanto,  puedan soportar sin miedo los vaivenes de la bolsa. En línea con esta cartera, pero con muchas más opciones según el perfil del inversor, estarían los Fondos Cartera de Inversión NARANJA +.

La ventaja en este caso es que, gracias a las siete carteras diferentes, hay una opción adaptada para cada perfil de riesgo, que combina la proporción idónea de renta variable y renta fija, pero sin perder la diversificación de toda la cartera en la economía mundial. Además, es posible combinar los fondos cartera según la edad, por lo que un inversor podría  empezar con un Fondo Cartera NARANJA 90 (compuesto en un 90 % por índices de renta variable y en un 10% por oro) y terminar con el Fondo Cartera NARANJA 10/90, más defensivo (está compuesto en un 90 % por índices de renta fija y en un 10 % por índices de renta variable), por ejemplo. Y es que contar con un 90 % de renta variable indexada a los 88 años no está al alcance de todos, aunque Warren Buffett también dista mucho de ser todos.

En Naranja I Esto es lo que podemos aprender de Warren Buffett … sin tener sus millones de dólares

,

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (8 votos, media: 4,63 sobre 5)
Cargando…