los beneficios de invertir a largo plazo
Tiempo de lectura: 4 minutos

El español es conservador por naturaleza en lo que se refiere a su dinero. Por eso, somos un país compuesto principalmente de ahorradores y no tanto de inversores. El ahorro ofrece seguridad y la inversión siempre implica riesgos, por pequeños que sean. Esta aversión a la pérdida se traduce también en cómo invertimos.

Depósitos, liquidez y vivienda son los productos preferidos por los españoles. Los depósitos siguen siendo la alternativa más segura, ya que están cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos con hasta 100.000 € por persona y entidad financiera y lo mismo puede decirse de la liquidez (dinero en cuentas corrientes). Sin embargo, también tienen un inconveniente: su rentabilidad suele ser limitada porque son soluciones pensadas para el corto plazo, donde prima la seguridad frente a la rentabilidad.

Esta ha sido la evolución en la remuneración anual de los depósitos en los últimos 15 años:

Al ver la evolución no te dejes engañar por las rentabilidades del 4,2% que ofrecían en 2007, ya que en ese momento la inflación era también del 4,1%. En otras palabras, la ganancia real de los depósitos descontando la inflación apenas sería del 0,1%, en línea con las remuneraciones de 2007. A corto plazo, la rentabilidad no es tan importante como limitar el riesgo, pero a largo plazo sí que cuenta. Una inversión de 10.000 € con una rentabilidad real del 0,1% sólo reportaría 10,5 € en una década.

La vivienda puede ser una inversión rentable. De hecho, según los datos del Banco de España, la rentabilidad bruta de una segunda vivienda para alquilar, incluyendo el alquiler más la variación del precio de la vivienda, es del 10,4 % en el primer trimestre de 2018. De ese porcentaje, apenas 4,1 puntos porcentuales corresponden con la rentabilidad por alquiler. Visto así, invertir en vivienda podría parecer una excelente solución.

Inversión NARANJA+

El método de inversión todo en uno

Con Inversión NARANJA+ inviertes en los principales mercados del mundo a través de los Fondos Cartera NARANJA.

Sin inversión mínima. Con menos gastos y comisiones. Con tu dinero siempre disponible.

Puedes consultar el nivel de riesgo y los riesgos asociados a cada Fondo Cartera NARANJA en la web.

El problema es que necesitas mucho dinero para hacerlo o pedir una hipoteca en su defecto, lo que resta rentabilidad y atractivo a la operación. Además, como demostró la crisis de 2011, invertir en ladrillo no es sinónimo de seguridad ni de ganancia. Tanto es así que el precio de la vivienda cayó un 30 % entre 2008 y 2013 y si hubieses comprado casa entonces, todavía acumularías una pérdida del 25 % según los datos del Ministerio de Vivienda.

¿Y si las alternativas preferidas de los españoles no fuesen las mejores?

Cuanto puedes ganar con una cartera de inversión a largo plazo

Frente a depósitos y cuentas corrientes, pensados a corto plazo, y la segunda vivienda como inversión, existe una opción tradicional para los inversores conservadores que muchos desechan: invertir en el mercado contando con una cartera diversificada a través de fondos indexados que invierten en los principales índices del mundo, bien estructurada y con una correcta asset allocation.

Con una cartera de fondos eres tú quien elige el nivel de riesgo que deseas asumir. Hay modelos para todos los gustos y para todos los perfiles de inversión, incluidos los más conservadores. Y lo mejor de todo es que con ella tu rentabilidad puede dispararse.

El mejor ejemplo es la evolución del Fondo Cartera NARANJA 10/90 de ING, que se compone de un 10 % de renta variable y un 90 % de renta fija. Es decir, en este caso, el mayor peso de los fondos indexado que componen la cartera está en la renta fija, un instrumento más defensivo, menos volátil y con menor riesgo.

51 %

Es La rentabilidad nominal del Fondo Cartera NARANJA 10/90 de ING en los últimos 15 años. Es decir, una persona que hubiese invertido 1000 € hace 15 años tendría ahora 1510 € sin descontar el efecto de la inflación.

Así habría evolucionado su dinero con el Fondo Cartera NARANJA 10/90.

Esta rentabilidad supera lo que ofrecen la vivienda o los depósitos, con los que también se puede llegar a perder dinero en términos reales una vez descontado el efecto de la inflación.

Mayor rentabilidad que otras opciones
La rentabilidad nominal acumulada de la inversión en una cartera bien diversificada en los últimos 15 años es del 51,1 % frente al 25,6 % de los depósitos y el 33,8 % de la vivienda. La rentabilidad real, una vez descontada la inflación y los impuestos, sigue siendo favorable para la cartera de inversión.

A largo plazo, la inversión tiene menos riesgo

El mercado financiero tiene sus vaivenes, algo que también ocurre con la vivienda, pero ampliando el horizonte temporal es posible mitigarlos. En otras palabras, si inviertes a largo plazo, la relación rentabilidad-riesgo mejora y puedes ganar más asumiendo menos riesgo. Según los datos de Weelthfront, el riesgo se reduce a la mitad cuando pasas de invertir de 1 a 10 años vista. Esta es su distribución:

Años de inversión Probabilidad de sufrir pérdidas
1 36,6 %
2 31,5 %
3 27,7 %
4 24,7 %
5 22,3 %
6 20,1 %
7 18,3 %
8 16,7 %
9 15,3 %
10 14,0 %

 

Además, según datos del MSCI, cuanto mayor sea el plazo de la inversión, menor es el riesgo de pérdida, llegando incluso a desaparecer por completo. Como se puede ver en el gráfico, para una inversión a un plazo de 1 año, la ganancia puede superar el 54 %, pero la pérdida también puede ser abultada, superando el -49 %. Sin embargo, a 10 años, la ganancia supera el 10 %, pero lo más importante es que se elimina por completo la pérdida.

A esto se suma el interés compuesto, que hará crecer más rápido tus inversiones, y la ventajosa fiscalidad de los fondos de inversión, por la que no pagarás impuestos en caso de traspasar el dinero a otro fondo. El resultado final es que el mercado tiende a dar mejores resultados cuando se invierte a largo plazo. El siguiente gráfico es la mejor prueba:

 

Rentabilidad que obtendrías invirtiendo en vivienda, depósitos o en una cartera equilibrada

En definitiva, el largo plazo es nuestro mejor aliado para conseguir una cartera que tenga una buena rentabilidad y que, además, mitigue en parte el riesgo que supone invertir en renta variable.

En Naranja I Cómo diversificar tu cartera invirtiendo en varios fondos de inversión


Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…