5 conceptos sobre tu jubilación que quizá todavía confundes

Fondos de pensiones y planes de pensiones son dos caras de una misma moneda, y aunque son elementos diferentes que forman parte de la planificación de nuestra jubilación, es fácil y habitual confundirlos. Tener claras las diferencias entre un fondo y un plan de pensiones te ayudará a elegir mejor el producto de ahorro para la jubilación, a entender mejor cómo se mueve el dinero que hayas invertido y, sobre todo, en manos de quien está.

Pero no son los únicos conceptos que suelen crear confusión cuando hablamos de planificar nuestra jubilación. Por esta razón, os dejamos con estos cinco conceptos utilizados habitualmente en este ámbito. Puedes pensar que tu jubilación está todavía lejana, pero saber qué está ocurriendo con tu dinero es más importante de lo que piensas.

Planes de pensiones

Un plan de pensiones es un producto de ahorro a largo plazo. Los planes están diseñados para planificar la jubilación y cualquier persona puede contratarlos. El plan de pensiones busca la creación de un patrimonio a largo plazo en función del perfil de inversor y de los objetivos de cada ahorrador. Para ello se invierten las aportaciones de los ahorradores siguiendo los límites marcados en el contrato.

Desde un punto de vista técnico, el plan de pensiones es el documento que ahorrador y entidad financiera firman y donde aparecen las condiciones de contratación, a saber: comisiones, requisitos para recuperar el dinero y demás gastos. Una persona se convierte en partícipe de un plan de pensiones en el momento en el que firma el contrato con el banco y realiza la primera aportación.

Los Planes NARANJA tienen menos comisiones para que tú ganes más

Tarde o temprano dejarás de trabajar, y empezarás a disfrutar. Empieza a convertir el dinero suelto de cada mes en un sueldo extra cuando te jubiles.

Fondos de pensiones

Una vez fijadas las condiciones del plan de pensiones, el fondo de pensiones es quien establece la política de inversión, es decir, quien se encarga de decidir qué se hace con tus ahorros para obtener la mayor rentabilidad de acuerdo con los estatutos y la estrategia de inversión.

Esta diferencia hace que un mismo fondo pueda estar presente en diferentes planes. La política de inversión será la misma, la que marque el fondo, pero cambiarán las condiciones de contratación, establecidas por el plan de pensiones. Un fondo de pensiones no debe confundirse con un fondo de inversión por más que funcionen de forma muy parecida a efectos prácticos.

Los derechos consolidados del plan de pensiones

En el contrato que firmes verás la palabra “derechos consolidados” en varios puntos, pero no debe confundirte. Este término no hace referencia a que el dinero esté seguro, sino a la cantidad que suman tus aportaciones realizadas más los beneficios que vaya generando el plan de pensiones a lo largo de los años en que mantengas tu inversión.

Para que lo entiendas mejor, es el conjunto de tus ahorros (lo que has invertido más el rendimiento que haya generado) en ese momento y lo que recibirás cuando lo rescates una vez se deduzcan los impuestos o la cantidad que podrás traspasar a otro plan de pensiones sin tributación.

Rescate del plan de pensiones

Por rescate se entiende recuperar el dinero que has invertido. A diferencia de otros productos, sólo podrás rescatar el dinero del plan en determinadas circunstancias marcadas por ley. Salvo causa excepcional, deben pasar 10 años desde tu primera aportación para poder recuperar el dinero.

 Hay tres formas de rescate:

  • En forma de capital: el partícipe puede recuperar todo su dinero de una sola vez.
  • En forma de renta: se van recibiendo rentas periódicas e iguales hasta que no existan derechos consolidados en el plan de pensiones.
  • Mixta: una mezcla de las dos anteriores.

De cómo rescatemos el plan dependerá la cantidad de impuestos que pagaremos posteriormente.

Traspaso del plan de pensiones

Otra cosa diferente al rescate es un traspaso de tu plan de pensiones. El traspaso del plan sólo implica mover los derechos consolidados de un plan de pensiones a otro. La legislación española prevé esta posibilidad, y el partícipe podrá realizar tantos cambios como desee, en cualquier momento, sin penalización por parte de la entidad comercializadora y sin ningún tipo de peaje fiscal.

Es más, podrías incluso cambiar de plan de pensiones sin cambiar de fondo de pensiones si encuentras un plan que lo comercialice en mejores condiciones.

En Naranja | Más flexibilidad para los planes de pensiones: ahora podrás rescatarlo en 10 años