Tiempo de lectura: 4 minutos

Eres una persona joven, con muchos planes de futuro y con ganas de comerte el mundo. Tu jubilación no te preocupa, por el momento, y decides aplazar el ahorro para más adelante. Conforme creces, te vas dando cuenta de que necesitas apartar una parte de tu renta para complementar tu jubilación, y te empiezas a preocupar por mantener tu nivel de renta cuando llegue ese momento.

Cada persona tiene sus circunstancias personales y sus necesidades particulares. Por suerte, da igual si tienes 30, 40, 50 o incluso 60 años. Cualquier momento es bueno para abrirte un plan de pensiones, aunque el tipo de producto dependerá, precisamente, de tu edad. No es lo mismo empezar cuando eres joven que cuando estás a punto de jubilarte. Estos son los planes de pensiones que te interesan en función de la edad que tengas.

El plan de pensiones que más te conviene según tu edad

Menos de 35 años, más tiempo para resarcirnos de nuestras pérdidas

Los expertos aseguran que cuanto antes empieces a pensar en tu jubilación, menor esfuerzo tendrás que realizar para conseguir buenos resultados, por tres razones: por un lado, porque puedes aportar más dinero; por otro, porque la capitalización compuesta tiene un impacto mayor cuanto mayor sea el horizonte temporal; y, por último, y quizá lo más importante, porque tendremos más tiempo para resarcirnos de las pérdidas.

Esta última razón es la que precisamente permite que podamos asumir más riesgo. Por eso, los planes de pensiones que mejor se ajustan a estas circunstancias cuando tenemos menos de 35 años son aquellos que invierten en torno a un 80 % en renta variable. En estas circunstancias, podemos obtener buenos resultados incluso con aportaciones más pequeñas que si lo dejamos para más adelante.

Planes NARANJA

Si no puedes vivir del rock... Planes NARANJA Dinámicos

Con menos comisiones para que tú ahorres 11.798€ más.
Y si traes un plan te damos el 1,5 % del importe traspasado

Entre 35 y 45 años, más ahorro pero menos tiempo

Aunque los primeros contactos con el mercado laboral se producen antes de los 35 años, es entre los 35 y los 45 cuando vamos consolidando unos ingresos recurrentes que nos permiten disponer de una mayor capacidad de ahorro. Además, suele ser el momento en el que comenzamos a preocuparnos por nuestra jubilación, especialmente si hemos ingresado tarde en el mercado laboral.

Para las personas que se encuentran en esta franja de edad, lo más aconsejable es diversificar mucho más entre los diferentes tipos de activos, con una exposición de en torno al 60 % en renta variable y el 40 % en renta fija. Todavía contamos con un horizonte temporal suficiente como para tomar algún que otro exceso, de modo que la renta variable sigue teniendo un gran protagonismo en esta etapa.

Entre los 45 y los 55 años

Una vez hayamos ingresado en el selecto grupo de las personas de más de 45 años, es aconsejable hacer una revisión de nuestra cartera de inversión. Los expertos recomiendan reducir la volatilidad y, por tanto, la exposición a productos de renta variable para dar más protagonismo a la renta fija.

Por eso, una buena composición del plan de pensiones puede ser un producto que destine el 40 % a renta variable y el 60 % restante a renta fija para lograr un crecimiento equilibrado, tratando de reducir el riesgo sin renunciar a una cierta rentabilidad.

A partir de los 55 años

La jubilación está cada vez más cerca y, aunque llegamos un poco tarde, todavía hay un cierto margen para lograr un capital que complemente la pensión pública. Como el tiempo apremia, lo más aconsejable es recurrir a planes de pensiones que inviertan mayoritariamente en renta fija (más del 75 % en este tipo de activos).

Llegados los 60 años, algunos expertos recomiendan invertir en activos seguros, aun asumiendo una rentabilidad baja, y a corto plazo (menos de 24 meses) o directamente destinar el 100 % de la inversión a renta fija con el fin de preservar nuestro capital.

Edad Renta variable Renta Fija
Menos de 35 años 80 % 20 %
Entre 35 y 45 años 60 % 40 %
Entre 45 y 55 años 40 % 60 %
Entre 55 y 60 años 25 % 75 %
Más de 60 años 0 % 100 %

Cómo elegir el plan de pensiones según tu horizonte temporal

Ahora que ya sabemos qué porcentaje debemos destinar en cada franja de edad, tenemos que plantearnos cómo lo vamos a hacer. Al igual que ocurre con los fondos de inversión, en los planes de pensiones existe la posibilidad de realizar traspasos sin coste fiscal, de modo que, una posible opción es utilizar esta alternativa para cambiar de un plan a otro sin tener que pagar impuestos. Por ejemplo, una vez cumplimos los 45 años, podemos traspasar la totalidad de los derechos consolidados de nuestro plan de pensiones de renta variable a un plan de pensiones mixto para reducir la exposición a renta variable.

No obstante, lo más aconsejable, especialmente para personas que no tengan conocimientos financieros, es invertir a través de un plan de pensiones dinámico, que adapta los porcentajes de inversión en renta fija y variable de forma automática en función de tu edad. Así, cuando más cerca estés de la jubilación, el plan aumentará su inversión en renta fija para proteger tu inversión mientras busca una mayor rentabilidad.

 

En Naranja | Dime cuánto has cotizado y aportado a un plan de pensiones y te diré cuánto dinero te quedará al jubilarte


Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (8 votos, media: 2,75 sobre 5)
Cargando…