Tiempo de lectura: 3 minutos

Julián es un trabajador como tú. Tiene 65 años y lleva 40 años cotizados a la Seguridad Social. Mañana le toca jubilarse, con una pensión de 1500 € al mes. Julián está muy contento, y poco le preocupa si el sistema de pensiones está en peligro, qué está pasando con la hucha de la Seguridad Social o cuántos trabajadores sostienen su pensión, siempre que todos los meses reciba el dinero en su cuenta bancaria.

En realidad, todos estos factores son más importantes de lo que Julián piensa. El sistema público de pensiones actual se basa en la solidaridad intergeneracional. Es decir, las cotizaciones de los trabajadores actuales sirven para pagar las pensiones de los pensionistas actuales.

Se dice que son necesarios al menos dos trabajadores por cada pensionista, con el objetivo de sostener de una manera estable el sistema de pensiones. Si no se mantiene este equilibrio, la Seguridad Social debería arreglárselas para buscar otros fondos con los que financiar las pensiones. Pero, ¿cómo se realizan estos cálculos? Tranquilo, es más fácil de lo que quizá piensas.

La sostenibilidad del sistema de pensiones

A lo largo de nuestra vida laboral, los trabajadores asalariados y los autónomos cotizan a la Seguridad Social por la base de cotización correspondiente. La base está relacionada con el salario para los primeros, mientras que los segundos pueden elegir libremente su base de cotización, entre 944,40 y 4070,10 € al mes en 2019. La cuota que se abona a la Seguridad Social depende de la base de cotización y de las coberturas elegidas (contingencias comunes, contingencias profesionales, desempleo o formación profesional, entre otras), que determinarán el tipo de cotización.

30 %

El porcentaje de la base de cotización que los trabajadores abonan a la Seguridad Social.

Los Planes NARANJA tienen menos comisiones para que tú ganes más

Tarde o temprano dejarás de trabajar, y empezarás a disfrutar. Empieza a convertir el dinero suelto de cada mes en un sueldo extra cuando te jubiles.

Sin embargo, la pensión de jubilación se calcula teniendo en cuenta la suma de todas las bases de cotización, y no la cuota satisfecha a la Seguridad Social. Por ejemplo, una persona que haya cotizado por 900 € al mes a lo largo de toda su vida laboral (10.800 € al año, teniendo en cuenta la inflación), recibirá, si cumple todos los requisitos para acceder al 100 % de la pensión, una pensión de 10.800 € brutos al año en 14 pagas.

Los cálculos del sistema de pensiones

Suponiendo que un trabajador en activo tuviese una base de cotización también de 900 € y, por tanto, abonase 270 € a la Seguridad Social todos los meses (el 30 % que con carácter general abonan los trabajadores a la Seguridad Social), significaría que harían falta al menos 3,33 trabajadores que abonen sus cuotas a la Seguridad Social para poder mantener a la persona jubilada y que al mismo tiempo el sistema sea plenamente sostenible.

Por qué necesitamos 2 trabajadores en activo por cada pensionista

En realidad, los cálculos son más complejos. Los trabajadores necesitan un periodo mínimo de cotización para acceder al 100 % de la pensión de jubilación. En 2019, este periodo asciende a 36 años y 9 meses, y se incrementará progresivamente hasta 2027, año en el cual serán necesarios 38 años y 6 meses para cobrar la totalidad de la pensión.

Es decir, los trabajadores están cotizando durante un periodo que generalmente dobla el tiempo durante el cual están disfrutando de su jubilación (teniendo en cuenta la esperanza de vida en España, de 82 años, un pensionista que se jubila a los 65 años, disfrutará de su pensión 17 años).

Esta situación reduce el ratio trabajador/pensionista de forma significativa. Los expertos actuariales calculan que para que el sistema de pensiones esté equilibrado son necesarios 1,73 trabajadores por pensionista, aunque recomiendan aumentar el ratio por encima de 2 y preferiblemente por encima de 2,5. Dicho de otro modo, es necesario que haya al menos dos trabajadores cotizando durante 36 años para que un jubilado reciba su pensión durante 17.

1,73

El número mínimo de trabajadores necesarios para sostener una pensión de jubilación.

¿Cuál es la realidad actual en España?

2017 cerró con 2,23 trabajadores por cada pensionista, el ratio más baja desde 1999 y muy por debajo de el ratio que hubo en plena expansión económica, cuando estaba por encima de 2,5. Ha aumentado la cifra de jubilados y ha descendido la de cotizantes a la Seguridad Social, motivado por el descenso en la natalidad y una de las más elevadas tasas de desempleo de toda la OCDE. Sin embargo, la pirámide demográfica actual, unido a un aumento en la esperanza de vida y a la persistente tasa de paro estructural presente en nuestro país no trae buenas noticias.

De hecho, según un reciente informe de la OCDE, en 2050 habrá 76 jubilados por cada 100 habitantes en edad de trabajar (que no tiene por qué corresponderse con trabajadores en activo). Suponiendo que todos ellos trabajasen, el ratio sería de 1,31, una cifra bastante inferior a la necesaria para garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones.

La Seguridad Social sigue poniendo en marcha mecanismos para garantizar la viabilidad del sistema. El factor de sostenibilidad, que finalmente no entrará en vigor como mínimo hasta 2023, vinculará las pensiones a la esperanza de vida, y el factor de revalorización anual relacionará el incremento de las pensiones a la salud financiera del sistema. Además, la edad ordinaria de jubilación sigue aumentando de forma progresiva, hasta alcanzar los 67 años en 2027, y cada vez son necesarios más años de cotización para acceder al 100 % de la pensión.

Pero puede que no sea suficiente. Es necesario mantener un fuerte ritmo de creación de empleo e incrementar la productividad de la economía de manera significativa. De este modo, aumentará también la masa salarial y, por tanto, las cotizaciones a la Seguridad Social. Sin estos mimbres, será difícil que el sistema de pensiones siga siendo sostenible.

Ante esta realidad, es conveniente que los trabajadores piensen en complementar su pensión con ahorro privado, por ejemplo, a través de un plan de pensiones. De este modo, evitaremos perder poder adquisitivo cuando nos jubilemos con pequeñas aportaciones periódicas y, de paso, reduciremos nuestra factura fiscal cada ejercicio.

En Naranja | ¿Qué es y cómo funciona un plan de pensiones?

Imagen | rawpixel on Unsplash

,

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…