Diferencias entre ppa y planes de pensiones
Tiempo de lectura: 4 minutos

Hay muchas formas de invertir para la jubilación. Los planes de pensiones y los planes de previsión asegurada o PPA son dos de las más utilizadas, hasta el punto en el que es fácil confundirlas. Es normal, ya que se trata de dos caras de una misma moneda. Aunque tienen más parecidos que diferencias, es importante conocerlas.

Qué es un plan de pensiones

Un plan de pensiones individual es una herramienta de inversión a largo plazo que canaliza el ahorro a través de un fondo de pensiones. Es decir, el plan invierte tus aportaciones en el fondo de pensiones, que es el que se encarga de mover el dinero para obtener rentabilidad dentro de unos límites marcados por su política de inversión. En este sentido, el fondo de pensiones actúa de forma muy similar a un fondo de inversión, con la diferencia fundamental de que el plan de pensiones solo puede ser rescatado en una serie de supuestos concretos.

Los Planes NARANJA tienen menos comisiones para que tú ganes más

Tarde o temprano dejarás de trabajar, y empezarás a disfrutar. Empieza a convertir el dinero suelto de cada mes en un sueldo extra cuando te jubiles.

Qué es un PPA

Un PPA es un seguro de ahorro y por eso son aseguradoras las que los comercializan. En este sentido, los planes de previsión asegurados deben garantizar un tipo de interés fijo mediante técnicas actuariales, aunque también son capaces de ajustar el riesgo al perfil de cada cliente.

Al contratar un PPA estarás firmando una póliza de un seguro con un tomador y un asegurado, que serás tú, y un beneficiario, que también serás tú, salvo en caso de fallecimiento, para lo que puedes designar a quien quieras como beneficiario.

En qué se parecen los planes de pensiones y los PPA

Hay mucho en común entre PPA y planes de pensiones. Los dos son productos de ahorro a largo plazo específicamente diseñados para la jubilación y se rigen por la misma ley. Además, tanto los planes de pensiones como los PPA están supervisados por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP).

Las similitudes entre planes y PPA continúan por el lado del rescate y las ventajas fiscales durante las aportaciones. Al estar pensados para invertir a largo plazo, sólo podrás recuperar el dinero con carácter general al jubilarte o pasados 10 años desde que realizaste la inversión. ¿Y si necesitas antes tu dinero? Hay una serie de casos especiales para rescatar el plan antes de tiempo como enfermedad grave o el desempleo de larga duración.

Los dos productos cuentan con la misma fiscalidad durante las aportaciones. En otras palabras, te permiten pagar menos impuestos por las aportaciones que realices con un límite de 8000 € al año. Y es que el dinero que inviertas en un PPA o un plan de pensiones se reducirá de tu base imponible en la declaración de la renta.

Del mismo modo, cuando llegue el momento de recuperar el dinero, toda la inversión se integrará dentro de las rentas del trabajo. Al rescatar el plan o el PPA deberás elegir entre hacerlo en forma de renta, en forma de de capital o una mezcla entre ambas. El modo que elijas hará que pagues más o menos impuestos.

PPA y planes de pensiones son tan similares que la ley permite traspasar el dinero de un plan a un PPA y viceversa.

Diferencias entre los PPA y los planes de pensiones

Ahora que ya tienes claras las similitudes es el momento de ahondar en las diferencias entre planes y PPAs. La más importante es la que ya hemos mencionado: uno es un producto de inversión y el otro el un seguro. En otras palabras, su forma jurídica es distinta.

Esta pequeña distinción hace que mientras en el plan de pensiones donde se habla de partícipes, un seguro se refiera al tomador y asegurado. En ambos casos habrá un beneficiario, que normalmente serás también tú, salvo en caso de fallecimiento. Para esa contingencia podrás elegir quien o quienes quieres que cobren el dinero.

También cambia la denominación del dinero que hayas invertido. En un PPA se denominan derechos acumulados, mientras que en un plan se habla de derechos consolidados. Además, los primeros no son embargables hasta recuperar el dinero, mientras que los de un plan lo serán a partir de 2025. Es decir, que ningún acreedor podrá embargar el dinero que tienes en el plan de pensiones para pagar multas de tráfico o deudas con la compañía de teléfonos, por ejemplo, como sí pueden hacer con el de tu cuenta corriente.

Sin embargo, la gran diferencia está en la rentabilidad. Los planes de previsión asegurados deben garantizar el capital aportado más un tipo de interés mínimo que se calcula mediante técnicas actuariales. En un plan de pensiones el capital aportado no está asegurado salvo que se trate de un plan garantizado.

Es decir, puedes perder parte de tu dinero con un plan, pero a cambio también puedes obtener más rentabilidad. Esta diferencia en riesgo es lo marcará la elección de un PPA o un plan de pensiones.

Los primeros son más seguros, pero menos rentables, mientras que con los segundos tú eliges el nivel de riesgo que quieres para tus inversiones dependiendo de tu momento vital y tus objetivos. Por eso hay una enorme familia de planes de pensiones entre la que elegir, desde los que invierten mayoritariamente en renta variable hasta los más conservadores que apuestan por renta fija a corto plazo y, por supuesto, los garantizados.

La ventaja es que PPA y planes de pensiones son compatibles entre sí. Si quieres puedes contratar ambos y destinar un porcentaje a cada uno de ellos.

En Naranja I Los tres sencillos cálculos que deberás hacer para conocer cuál será tu pensión de jubilación

,

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, media: 4,00 sobre 5)
Cargando…