Tiempo de lectura: 4 minutos

Si te piden que nombres un inversor es fácil que el primer nombre que te venga a la cabeza sea el de Warren Buffett. Habitual en los primeros puestos de la lista Forbes y gurú del value investment, el Oráculo de Omaha pasa por ser uno de los mejores inversores, que no especuladores, de la historia.

¿Y si hiciesen esa misma pregunta a Buffett? Su repuesta no puede ser más clara:

Si alguna vez se erige una estatua para honrar a la persona que más ha hecho por los inversores estadounidenses, la elección debe ser Jack Bogle. Warren Buffett

Es fácil que ese nombre no te diga nada ahora mismo, pero tras él se construye una de las filosofías de inversión que más ha crecido en los últimos años: la gestión pasiva y la inversión indexada.

Su comunidad de seguidores tiene incluso nombre. Son los bogleheads y desde el pasado 16 de enero navegan ya sin su gurú tras el fallecimiento a los 89 años de John Clifton Bogle, más conocido como Jack Bogle. Pero, ¿quién fue y por qué es tan importante?

Inversión NARANJA+

El método de inversión todo en uno

Con Inversión NARANJA+ inviertes en los principales mercados del mundo a través de los Fondos Cartera NARANJA.

Minimiza el riesgo a largo plazo. Sin inversión mínima. Con menos gastos y comisiones. Con tu dinero siempre disponible.

Puedes consultar el nivel de riesgo y los riesgos asociados a cada Fondo Cartera NARANJA en la web.

Quien fue John Bogle

John C. Bogle fue uno de los grandes inversores del siglo XX. Como otros tantos, se labró su propio futuro. Su familia fue una de las miles que lo perdió todo durante la Gran Depresión y sólo las becas por su gran expediente académico le permitieron completar su educación, primero en la Academia Blair y después en Princeton, donde se graduó en economía.

Bogle entró a formar parte de la industria de fondos en Wellington Fund y subió en el escalafón has convertirse en director general. En 1974 fue despedido y lo apostó todo a una carta, crear su propia gestora de fondos: Vanguard.

Un año más tarde lanzaría el primer fondo indexado del mundo, un hito que cambiaría la historia de la inversión para siempre. Había nacido la gestión pasiva y pese a las críticas iniciales había llegado para quedarse. Tanto es así que hoy en día Vanguard es la segunda mayor gestora de fondos del mundo.

Además, en países como Estados Unidos, la gestión pasiva suma cerca del 50 % de todos los fondos que hay bajo gestión y lidera las captaciones de dinero de los inversores.

crecimiento de la gestión pasiva y activa
Fuente: MorningStar

La propuesta de John Bogle: gestión pasiva

¿Cuál fue esa propuesta tan rompedora de Bogle? Dos dos principios de inversión de John Bogle son invertir en índices y no en acciones y practicar un estilo de gestión pasiva. Bogle llegó a la conclusión de que muy pocos gestores de fondos son capaces de batir al mercado de forma consistente. Es decir, que aunque haya años en los que lo harán mejor que el mercado en general, a largo plazo la rentabilidad media del mercado casi siempre es superior.

Este ‘mercado’ fue el S&P 500 en sus primeras investigaciones, cuya rentabilidad se acerca al 10 % en el siglo XX y es del 13,01 % en la ultima década. El Fondo NARANJA S&P 500 y su rentabilidad acumulada dan buena cuenta de ello.

Si los gestores no consiguen batir al mercado ¿por qué no replicar sus movimientos para hacer lo mismo que él? En palabras de Bogle, dejar de buscar la aguja en el pajar para comprar el pajar. Así es como nacieron los fondos indexados, que como su propio nombre indica, siguen al mercado.

Con ella nació también la eterna disputa entre gestión activa y gestión pasiva. Entre quienes aseguran que se pueden obtener rentabilidades mayores moviendo el dinero e invirtiendo en acciones concretas y quienes creen que para el inversor medio no tiene sentido hacerlo porque perderá dinero entre el market timing y la gestión de sus emociones.

La realidad es que ambas propuestas son compatibles y por eso muchos grandes inversores las combina con la gestión pasiva como base (con una correcta distribución de activos / asset allocation) y la elección de acciones concretas para ganar más rentabilidad.

La democratización de la industria de la inversión

La segunda gran contribución de Bogle fue abrir el mundo de los fondos a los pequeños inversores reduciendo el coste de estos productos. Si no había un equipo gestor detrás de cada fondo tratando de superar al mercado (buscando la aguja), sólo pura y dura réplica ¿Qué sentido tenía seguir cobrando altas comisiones de gestión? Esta es una de las principales características y ventajas de los fondos indexados y de los ETFs.

Estos productos son más baratos porque sus comisiones y requisitos de entrada son menores. Por eso funcionan muy bien para aportaciones periódicas (pequeñas inversiones mensuales) y para la inversión a largo plazo cuando el interés compuesto puede hacer maravillas para el inversor particular.

Bogle tenía claro que el tiempo es uno de los mayores aliados del pequeño inversor y se encargó de crear un producto y una estrategia de inversión adecuada para sacar el máximo partido. De hecho, gracias a Bogle y su idea vanguardista, si quieres hoy puedes comprar todo el mundo con un solo fondo indexado.

En definitiva, la contribución de Bogle a la industria financiera ha sido muy importante, más de lo que se le ha reconocido en los últimos años. Sin sus aportaciones, la gestión pasiva no habría podido llegar a ser la realidad actual. Por eso, y por muchas otras cosas, el mundo de la inversión llora su pérdida.

En Naranja | Estas son las principales diferencias entre un fondo indexado y un ETF

, ,

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 votos, media: 3,80 sobre 5)
Cargando…