¿Te toca pagar en tu declaración de la renta? La próxima vez elige un plan de pensiones

Es una situación habitual en estos días. Al calcular nuestra declaración de la renta el resultado final sale, como popularmente se conoce, “a pagar”. Es lo que toca pero, para que no te pase la próxima vez, ¿has pensado en cómo te puede ayudar un plan de pensiones?

 

Los Planes NARANJA tienen menos comisiones para que tú ganes más

Tarde o temprano dejarás de trabajar, y empezarás a disfrutar. Empieza a convertir el dinero suelto de cada mes en un sueldo extra cuando te jubiles.

 

Como sabrás, los planes de pensiones son productos de ahorro para la jubilación. Una de sus principales ventajas es que todo el dinero que inviertas al cabo de un año en tu plan de pensiones se descontará de tu base imponible (el importe que ganas por tu trabajo al cabo del año). Vamos a ver dos ejemplos para una persona que haya ganado 50.000 euros con su trabajo y ya le hayan retenido 13.000 euros a cuenta:

Sin aportación al Plan de Pensiones Aporta 5.000 € al Plan de Pensiones
Base imponible 50.000€ 45.000€
IRPF 14.200€ 12.330€
Retención a cuenta 13.000€ 13.000€
Resultado final 1.200€ -770€
Debe pagar 1.200 euros en la declaración de la renta además de los 13.000 euros ya retenidos La declaración le saldrá a devolver 770 euros sobre los 13.000 euros retenidos

Caso 1: si no aportaras nada a un plan de pensiones tendrás que pagar un IRPF medio de 14.200 euros (por tu salario de 50.000 euros). Como ya se te retienen 13.000 euros a cuenta, tendrás que pagar, finalmente, 1.200 euros (14.200 menos los 13.000 ya retenidos).

Caso 2: si decidieras aportar 5.000 euros a un plan de pensiones tu base imponible se verá rebajada a 45.000 euros (a ojos de Hacienda es como si ganaras 5.000 euros menos). Así, finalmente, tendrás que pagar un IRPF medio de 12.330 euros. Como ya se te retienen 13.000 euros a cuenta, que es más de lo que tienes que pagar, tu declaración saldrá a devolver.

Los planes de pensiones pueden ser nuestro mejor comodín para cambiar una declaración “a pagar” por una “a devolver”. Y, todo ello, mientras ahorramos con vistas a nuestro futuro. Eso sí, tienes que tener en cuenta que, según la normativa actual, el máximo que podrás invertir en un plan de pensiones al cabo del año son 8.000 euros.



Conversación