rebajas
Tiempo de lectura: 4 minutos

Estamos en plena campaña de rebajas, en el mejor momento para comprar la ropa de temporada con grandes descuentos. Ya cuelgan en las tiendas los carteles de segundas rebajas, lo que significa que los descuentos pueden llegan hasta el 70 %.

Aunque existe libertad para que los comercios fijen el periodo de rebajas, según se recoge en la Ley de ordenación del comercio minorista, en la mayoría de las ciudades se extienden desde primeros de enero hasta finales de marzo. Como todavía hay tiempo para ir de rebajas, te damos algunos trucos y consejos para que las aproveches al máximo.

Cómo sacar el máximo partido a las rebajas

Fija un presupuesto

Es el punto de partida antes de ir de rebajas porque evitarás sorpresas a final de mes si no quieres que tu cuenta se quede en números rojos. Para ello, y una vez superada la cuesta de enero, conviene tomarte un tiempo para elaborar un documento con tu saldo e ingresos actuales y el dinero máximo que puedes gastarte teniendo en cuenta los gastos que tendrás durante este mes.

Con la Cuenta NÓMINA todo 
es sencillo

Sin comisiones ni condiciones. Sin coste de tarjetas a débito o crédito. 0€ en transferencias* y mantenimiento. Sin domiciliar recibos.

Indicativo

Haz una lista de lo que quieres comprar

Aprovecha las rebajas para comprar prendas de fondo de armario o una pieza especial que solo puedes conseguir a un precio más reducido, pero sal con una lista cerrada para no superar el presupuesto fijado.

Piensa en algo más que en ropa

rebajas tecnologia

Las rebajas se asocian siempre con la compra de ropa y zapatos, pero lo cierto es que son muchos los productos que se rebajan. Tecnología, música, ropa de hogar, electrodomésticos, mueble o cosmética también se pueden comprar con importantes descuentos en este periodo de rebajas.

Comprueba los precios

No te dejes llevar por los carteles de grandes descuentos y comprueba cual es el descuento real que se aplica, es decir, mira la letra pequeña que limita los descuentos con un “hasta” o un “desde”.

Evita los días de mayor aglomeración

Siempre se aconseja ir por las mañanas y entre semana de compras porque es cuando menos gente hay en las tiendas, pero es un horario bastante incompatible con el trabajo y los estudios. Así que lo mejor es que evites las grandes aglomeraciones y vayas con tiempo y relajado.

Por último, si la falta de tiempo te impide ir de rebajas no dejes de mirar las tiendas online porque también hay rebajas con descuentos incluso mayores que en las tiendas físicas.

Se rebajan los precios, pero no los derechos y garantías

Estar en período de rebajas no significa que los derechos y garantías del consumidor sean diferentes a los del resto del año.

Existe un periodo de garantía

De acuerdo con la Ley general para la defensa de los consumidores, los artículos nuevos tienen un periodo de garantía de dos años desde la fecha de la compra, por lo que cualquier producto que compremos en rebajas goza también de esta garantía. Esto significa que si lo que compramos tiene algún defecto, puedes exigir que lo reparen o lo sustituyan.

Están permitidas las devoluciones

A pesar de no estar regulado en la ley, es posible devolver los productos después de comprarlos, aunque no tengan ningún defecto. La tienda establece cómo se pueden hacer estas devoluciones. De este modo, el establecimiento puede permitir el cambio de un producto por otro, devolver el dinero o bien dar un vale que se puede canjear por otro producto en un periodo de tiempo concreto.

Ten en cuenta que la política aplicada por la tienda no puede cambiar durante el periodo de rebajas, a no ser que se anuncie de manera clara que no se admiten devoluciones.

En las compras online rige el derecho de desistimiento

Este derecho permite devolver el artículo durante 14 días después de la entrega, de manera que el vendedor tiene la obligación de devolver el dinero en 14 días o, en otro caso, tendrá que pagar una indemnización. El derecho de desistimiento podrá ser ejercido sin necesidad de justificar su decisión, sin penalización de ninguna clase y el vendedor no podrá limitar o penalizar al comprador.

Revisa el precio en las etiquetas

Las prendas tienen que llevar la etiqueta con el precio rebajado y el precio original para que podamos confirmar el descuento real que se aplica, o bien señalar el porcentaje de descuento que se aplica sobre el precio sin rebaja.

Guarda el tique o factura de compra

Es necesario presentarlo para hacer cualquier cambio, devolución o reclamación. Recuerda que si la ropa que has comprado tiene alguna tara o defecto podrás devolverla sin ningún problema, pero te exigirán una prueba que acredite la compra.

En Naranja | Seis consejos muy sencillos para realizar compras seguras por Internet

Imagen | Istock/ Ridofranz / gorodenkoff