El aire acondicionado también es para el invierno; estas son las ventajas de la bomba de calor

Cuando piensas en aire acondicionado, lo primero que te viene a la cabeza es un chorro de aire bien frío en medio de un verano caluroso. Pero gracias a la bomba de calor que la gran mayoría de modelos llevan ya integrada, el aire acondicionado también es para el invierno.

Ventajas de la bomba de calor

La gran diferencia de una bomba de calor con respecto a otros sistemas de calefacción como el gas, el gasóleo, la parafina o los radiadores y calefactores, es que, técnicamente, no produce calor, sino que lo traslada. Lo que hace es extraer calor del aire de la calle y llevarlo al interior de la vivienda.

Pedir un Préstamo NARANJA sin ser de ING, no es infidelidad a tu banco

Desde 5,95%TIN (6,11% TAE)*.
Sin comisiones y sin domiciliar tu nómina.

Obviamente, para mover este calor de un lugar a otro es necesaria energía, pero mucha menos que para producirla, por lo que una bomba de calor es mucho más eficiente energéticamente. Concretamente, entre 2 y 5 veces más que cualquier otro sistema de calefacción, aunque esa no es su única ventaja.

  • Instalación económica: mucho más que una caldera, y sin necesidad de hacer obras en casa.
  • Muy versátil: porque también enfría en verano y porque podemos calentar cada estancia de forma independiente y no con un único termostato.
  • Más limpia y segura: al no utilizar combustibles, no hay humos ni gases ni cenizas.
  • Con un mantenimiento menor: sin revisiones periódicas y con mantenimiento mínimo que puedes hacer tú mismo.

Mantenimiento del aire acondicionado

Inconvenientes de la bomba de calor

Claro que no todo son ventajas con la bomba de calor. Su mayor inconveniente es que, debido a su particular forma de obtener el calor, su eficiencia se ve drásticamente reducida cuando la temperatura exterior baja de los 0 ºC. Así pues, es más recomendable para climas templados con inviernos suaves.

Además, también hay que tener en cuenta que la electricidad es en torno a tres veces más cara que el gas o los pellets, por lo que aunque es un sistema más eficiente en términos energéticos, en términos económicos es equiparable a una caldera a gas o de pellets. No obstante, sigue siendo mucha más rentable que estufas de gas butano, de parafina, o los radiadores y calefactores eléctricos.

Finalmente, también hay que tener en cuenta que la instalación del aire acondicionado requiere de una unidad exterior, algo que no siempre es viable por cuestiones estéticas, de espacio o de legislación, ya que actualmente no está permitida su ubicación en la fachada de los edificios.

Pedir un Préstamo NARANJA sin ser de ING, no es infidelidad a tu banco

Desde 5,95%TIN (6,11% TAE)*.
Sin comisiones y sin domiciliar tu nómina.

¿Cuánto me ahorro con un aire acondicionado con bomba de calor?

Hace un par de años, analizamos el coste por kWh de calor de cada tipo de calefacción, y estos son los datos que obtuvimos.

  • Estufa de Pellets: 0,06 €/kWh
  • Aire acondicionado con bomba de calor: 0,06 €/kWh
  • Caldera de gas: 0,07 €/kWh
  • Estufa de butano: 0,08 €/kWh
  • Caldera de gasóleo: 0,09 €/kWh
  • Radiadores eléctricos: 0,17 €/kWh
  • Estufa de parafina: 0,20 €/kWh

Como se puede ver, el rendimiento del aire acondicionado le permite ser económicamente rentable comparado con el resto de sistemas de calefacción, salvo la estufa de pellets, que tiene una eficiencia energética similar.

Además, su instalación es menos costosa (aproximadamente 2000 € para tres habitaciones frente a 3500 € de una calefacción central o los casi 3000 € que puede llegar a costar una estufa de pellets). Por tanto, se trata de una opción realmente interesante especialmente si vives en una zona templada ya que, además, ofrece frío en verano.

Otra cuestión es si sale rentable instalar aire acondicionado en casa o seguir utilizando radiadores eléctricos, que no necesitan instalación. Teniendo en cuenta el ahorro energético, sería necesario consumir 18.000 kWh para amortizar una instalación de 2000 € comparado con estufas eléctricas, lo que según datos de la OCU, supone tres años y medio de consumo en calefacción (5172 kWh al año), tiempo a partir del cual se habría amortizado la instalación.

Por tanto, a largo plazo, la bomba de calor es una alternativa interesante no solo para el verano, sino también para el invierno.

En Naranja | Agua caliente sanitaria: ¿calentador, termo eléctrico o bomba de calor?
Imágenes | iStock / Chet_W /AndreyPopov


Conversación