cuentanominaAlaska
Tiempo de lectura: 2 minutos

Las elecciones que tomamos cada día cambian el rumbo de nuestra vida. En un momento determinado, nos surge la oportunidad de cambiar de país, y lo que en principio parecía un traslado temporal se convierte en definitivo. Llegamos por un motivo concreto pero nos quedamos por muchas otras razones. Eso es lo que le ocurrió a Alaska hace más de 40 años.

De raíces mexicanas a icono madrileño

Alaska es, sin ninguna duda, un personaje que se identifica con Madrid. Desde sus apariciones con su estética punk en plena movida madrileña, Alaska se ha convertido en un icono reconocido por todos los públicos. Incluso su casa es un destino turístico inmortalizado en miles de fotografías de turistas llegados de todas partes, que la han conocido a través del reality sobre su vida con Mario Vaquerizo emitido por televisión durante varias temporadas.

Con la Cuenta NÓMINA son todo ventajas

La Cuenta NÓMINA te devuelve el 3 % de tus principales recibos durante 2 años

¡AMPLIAMOS PLAZO HASTA EL 31 DE OCTUBRE!

Indicativo

Seguramente si preguntamos a sus seguidores, la mayoría desconoce que Alaska nació en México y no llegó a Madrid hasta los 10 años. Y aunque ambos países compartimos el idioma, encontró grandes diferencias entre México y Madrid cuando llegó.

Conocí a gente con muchísimo talento que se convirtieron en mi mundo Alaska

A finales de los años setenta, en España nos iniciábamos en la democracia. Son los años de la Transición. Madrid, sin embargo, vive algo peculiar: la movida madrileña, un movimiento en el que cantantes, cineastas y artistas dieron rienda suelta a su creatividad. Esa gente creativa, alternativa y diferente fue el gancho que consiguió que Alaska viera Madrid con otros ojos.

Primero fue la gente lo que le atrajo pero luego fueron las calles y barrios madrileños los que consiguieron que hiciera de Madrid su ciudad definitiva. La Ribera de Curtidores en el rastro o la Gran Vía, donde tiene su casa, han convertido a Madrid en su lugar en el mundo.

Llegas por una cosa pero te quedas por otra

Igual que a Alaska, que llegó a España con una idea pero se quedó por la gente que conoció, le ocurre a los clientes con ING. Hace 19 años, cuando llegamos nuestro atractivo era ser un banco sin comisiones. Así fue como nos conociste, pero luego te quedaste por las condiciones de la hipoteca, el préstamo para la universidad de tu hijo o porque te ayudamos a invertir y sacar más rentabilidad a tus ahorros.

Ahora la Cuenta NÓMINA, que te atrae porque no tiene comisiones, te ofrece un aliciente más para que te quedes, te bonifica el 3 % de los recibos para nuevos clientes.

¿Y si ya soy cliente? Tráete un amigo y ambos os beneficiareis del 3 %. ¡A qué esperas para abrir una Cuenta NÓMINA!


Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Todavía no hay votos)
Cargando…