¿Estás pensando en comprar un coche? Estos son los principales aspectos que tienes que tener en cuenta

Según Faconauto (Asociación de concesionarios de automoción), cuatro de cada diez matriculaciones de vehículos en España se producen en los meses primaverales, entre marzo y junio. Normalmente, esto se debe a que los concesionarios quieren cumplir con los objetivos de ventas establecidos por la marca, que se fijan en estos periodos y por eso, en ocasiones, se ofrecen grandes descuentos por la compra de un coche.

Sin embargo, teniendo en cuenta que comprar un coche supone un presupuesto elevado, debes estudiar todos los gastos que conlleva la compra y, sobre todo, ver si compensa más pagarlo en efectivo o financiarlo.

Empieza por comparar presupuestos

Lo primero que debes hacer es estudiar el mercado y comparar precios. Un estudio de la OCU señala que se puede conseguir un descuento entre un 12 % y un 24 % sobre el precio del vehículo, según la marca y la ubicación del concesionario. Hay diferencias de precio entre concesionarios de la misma ciudad y de ciudades colindantes, por lo que conviene visitar varios para comparar.

Hipoteca NARANJA

Elige bien

Estar bien es estar con quien tú quieras estar. Elige bien.

Desde euríbor +0,99%
1,99% TIN primer año
(1,77 % TAE Variable)*.

0 % comisión de apertura.
0 % comisión por subrogación.
0 % compensación por desistimiento parcial o total.

En cuanto al tipo de vehículo debes tener en cuenta que ahora ya no existen ayudas para la compra de vehículos de gasolina o diésel. El plan PIVE, que concedía ayudas para estimular la venta de estos coches, fue sustituido por el plan Movea con el objetivo de impulsar la venta de coches menos contaminantes como híbridos y eléctricos. En la actualidad, todas estas ayudas se han suprimido, aunque no se descarta que el Gobierno pueda promover otras en el futuro.

No te olvides de los impuestos

Al hacer el cálculo del gasto que supone la compra del coche hay que tener en cuenta, además del precio del vehículo, los impuestos que gravan esta compra. Para empezar, hay que pagar el impuesto de circulación antes de matricularlo. Se trata de un impuesto de periodicidad anual que recaudan los municipios y que se calcula según la potencia en caballos fiscales.

También la compra de un coche nuevo está gravada con un 21 % de IVA sobre el precio de compra. Por último, hay que añadir el impuesto de matriculación, cuyo cálculo se realiza a través de las tablas fijadas por el Ministerio de Hacienda que dependen del nivel de emisiones de CO2.

Al contado o en plazos: así debes pagar tu coche en función de tus circunstancias

Una vez tengas claro cuál es el precio total del coche, es momento de ver qué conviene más: pagar al contado o financiarlo. Antes de tomar esta decisión, debes saber que en este mercado está permitida la negociación y de tus dotes negociadoras dependerá que consigas más o menos descuentos en el precio final del coche.

En la financiación del vehículo existen dos posibilidades: pedir un préstamo al banco o comprarlo a través de las financieras de las marcas automovilísticas. Según los datos de Asnef, la financiación de vehículos representa cerca del 40 % de los créditos controlados por la asociación.

Para comparar, fíjate siempre en la TAE

Para saber qué nos conviene más hay que hacer cálculos, teniendo en cuenta que varían según la marca del coche, del concesionario y de las condiciones del crédito. En estos momentos, el interés de los créditos que algunos bancos ofrecen para financiar la compra de un coche nuevo se mueve entre el 5 y 7 %, pero además del TIN (Tipo de interés nominal) hay que prestar especial atención a las comisiones y a la vinculación que exija el banco.

Si el crédito no tiene comisiones de apertura o estudio, ni exige la contratación de seguros vinculados, como puede ser el de protección de pagos o de vida, este saldrá más barato. Por eso es importante comparar la TAE, donde se incluyen estos gastos, y no solo fijarse en el interés del crédito.

Las ventajas de la financiación a través de una entidad financiera

Una vez sepamos qué coste podemos asumir en función de nuestras circunstancias personales, toca elegir si lo financiamos a través de una entidad financiera o de la propia marca automovilística.

En el primer caso, existe la ventaja de poder financiar la totalidad del precio del coche, por lo que no necesitas tener ahorros previos. Sin embargo, la financiación a través de una marca automovilística exige un desembolso mayor, pues generalmente hay que dar una entrada y una última cuota elevada, y el resto se financia durante un periodo de tiempo concreto o bien se ofrece un periodo de renting con opción a compra al final del periodo. Esta circunstancia exige disponer de unos ahorros previos que permitan pagar estas dos cuotas más elevadas.

En última instancia, existe la posibilidad de comprar el coche al contado, pero supone pagar el precio total del vehículo más todos los impuestos de una vez, lo que supone un gran desembolso. Por esta razón, si no dispones de esa suma de dinero ahorrado, pedir un préstamo al banco es la mejor alternativa para comprar tu coche nuevo.

Y tú, ¿estás pensando en comprar coche nuevo y quieres hacerte una idea de cuánto tendrás que pagar al mes? Te ayudamos a hacer los números con nuestro simulador.

En Naranja | ¿Cómo calcular cuando es el momento de vender tu coche y comprar uno nuevo?