Tiempo de lectura: 4 minutos

Cuánto cuesta hacer deporte

Practicar deporte es un hábito que viene muy bien para gozar de buena salud, los médicos lo recomiendan a la mayoría de las personas para que puedan tener bajo control el peso, mantener los músculos tonificados, estar en forma y, en definitiva, disfrutar de una buena calidad de vida evitando las consecuencias de las rutinas sedentarias, el estrés y otros males cotidianos. Además, practicar algún deporte viene muy bien para establecer relaciones sociales con otras personas, lo cual también es muy positivo para cuerpo y mente.

A pesar de todos los beneficios y consecuencias positivas que el deporte tiene para las personas, es fácil mirar alrededor y encontrar a gente que no lo practique. Si se pregunta, seguramente cada persona tendrá su motivo, una disculpa. La falta de tiempo suele ser una de las más habituales, así como el precio que se requiere para practicar algunos de ellos. Para quienes piensan que hacer deporte es caro, en la entrada de hoy nos hemos propuesto demostrarles que en algunos casos es sólo un tópico y se pueden practicar sin notar “agujetas en el bolsillo”. ¿Cuánto cuesta realmente practicar deporte?

Ejemplos de gastos para la práctica deportiva

Disciplinas deportivas a nivel individual y colectivo se practican unas cuantas en España. Entre las más populares podemos encontrar el fútbol, el baloncesto, el ciclismo, el pádel, el tenis, el golf, las carreras pedestres (running), el fitness (musculación y tonificación en el gimnasio), el esquí o la natación. Para practicar estos deportes se requiere tener tiempo, el equipo necesario y un lugar adecuado y no tanto dinero como algunos piensan que se necesita para algunos de ellos.

Para cualquier deporte hoy en día se puede encontrar material en una banda de precios amplia. Desde lo más sencillo y barato, hasta lo más técnico y especializado y, por tanto, más caro. Hay que tener claro que para practicar deporte es importante contar con prendas que cumplan, en primer lugar, los requisitos técnicos mínimos para soportar los esfuerzos y evitar lesiones (por ejemplo, no es bueno jugar al tenis con unas zapatillas de correr), por eso hoy en día muchas marcas lanzan calzado especializado para cada disciplina.

La moda ha hecho acto de presencia en el mundo del deporte y en los últimos años en las tiendas de material deportivo se pueden ver prendas que cumplen su función técnicamente pero que añaden un componente de diseño que las hace más caras que el resto de prendas. Por tanto, si se quiere evitar gastar más de la cuenta en material, hay que evitar la tentación de las modas y tirar más hacia la ropa técnica.

En cuanto a las instalaciones deportivas, una pista de tenis, un campo de golf, una sala de musculación y tonificación y una piscina son centros deportivos muy diferentes y a los que el acceso y disfrute se paga de una manera diferente. En algunos casos se paga por uso de la instalación, en otros se paga una cuota mensual como abonado y hay algunos en los que es posible incluso ser socio. Por eso es interesante el análisis del “coste por hora” en cada disciplina, para poder comparar así lo que cuesta una hora de una pista de tenis y un green fee (derecho de juego) en un campo de golf o un fortfait (derecho de acceso a remontes) en una estación de esquí. Hay deportes como el running o el ciclismo, que pueden ser practicados perfectamente por la calle o un camino y sin pagar ningún euro.

Cuando se echan las cuentas del coste por hora, resulta que no hay tanta diferencia como pueda parecer y que deportes que a priori parecían más caros, como el golf, resulta que no lo son tanto porque la práctica de una ronda de 18 hoyos de golf son unas 4 horas de juego. Ir a un gimnasio a ponerse en forma suele requerir un abono que puede rondar los 20-100 euros (o incluso más) y esto significa que si se usa todos los días el coste por hora sería de entre 1 y 4 euros. Si se va dos veces por semana, el la banda sería de entre 2,5 y 11 euros al mes, dependiendo del coste mensual del abono.

Coste practicar deportes

Donde sí que se diferencian unos deportes con otros es en el coste del material necesario para practicarlo. Por ejemplo, en el golf es más caro que en el fútbol, aunque si se pregunta a algún amigo que juegue o si se busca un poco por algún servicio de venta de segunda mano, se podrán encontrar unos buenos palos a precio muy asequible. Con el pádel, sucede lo mismo, a poco que se bucee por la red es sencillo encontrar alguna pala interesante. No es necesario disponer siempre de lo más moderno para poder disfrutar del deporte.

En Naranja | El golf es una inversión en salud para todos los públicos
Imagen | Andreas Ilgmeier


Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Todavía no hay votos)
Cargando…