Tiempo de lectura: 3 minutos

El reto de las 52 semanas es una forma de ahorro que se ha hecho muy popular en los últimos años. Su éxito se debe a la sencillez con la que podemos ponerlo en práctica y los buenos resultados que se pueden obtener a medio y largo plazo.

En qué consiste el método para ahorrar en 52 semanas

La mecánica del reto de las 52 semanas es muy sencilla. Consiste en ahorrar cada semana un euro más que la semana anterior. Es decir, la primera semana tendremos que ahorrar 1 €; la segunda semana, 2 €; la tercera 3 €, y así sucesivamente, hasta llegar a la última semana del año (la número 52), donde tendremos que ahorrar 52 €.

De esta manera, al cabo de un año, habremos ahorrado la nada desdeñable cifra de 1378 €.

Alcanzar un hábito de ahorro es posible

Una de las virtudes del reto de las 52 semanas es que nos permite adquirir un hábito ahorrador de una forma sencilla y sin demasiado esfuerzo, especialmente durante los primeros meses. Después de 52 semanas, habremos aprendido con nuestra experiencia mucho sobre ahorro personal y, poco a poco, seremos capaces de interiorizar hábitos tan interesantes como el preahorro.

Sin embargo, a medida que el reto avanza, las cantidades a aportar al fondo son cada vez más significativas, y el ahorro se vuelve cada vez más difícil. En cualquier caso, dado que ya hemos adquirido una cierta constancia durante las primeras etapas, continuar por esta senda no debería suponer demasiado esfuerzo.

La Joya no Joya y…
La Cuenta NÓMINA
Del Banco no Banco

Sin comisiones, con tarjetas gratis ¡y mucho más! Ábrela en 5 minutos y ciérrala en un solo clic… otra cosa es que quieras.

Plantilla para el reto del ahorro en 52 semanas

Para cumplir con el reto de las 52 semanas, os proponemos una pequeña plantilla. En ella, pondrás el ahorro que necesitarás realizar cada semana e irás marcando con una «X» todas las semanas que hayas conseguido superar el reto. Al final del año, si has conseguido superarlo, tendrás todas las casillas con una «X» y un ahorro significativamente mayor en tu cuenta bancaria.

reto de las 52 semanas

Pautas de ahorro para superar el reto

Por eso, durante estas últimas etapas, conviene establecer hábitos más saludables y básicos de ahorro. Las siguientes acciones son buenos ejemplos de ello:

  • Establece un presupuesto mensual: se ha demostrado que un presupuesto mensual es una herramienta ideal para evitar gastar más de la cuenta. El objetivo es anotar todos nuestros ingresos y nuestros gastos para establecer un cuadro financiero que nos indique cuál es nuestra situación económica actual y qué podemos hacer para mejorarla.
  • Elige productos más baratos, tanto si compramos en el supermercado, en los comercios o a través de Internet. A día de hoy, en muchos productos, el precio no está reñido con la calidad. Escoger productos más baratos es cada vez más sencillo, y notaremos un ahorro considerable que bien podemos emplear para superar el reto.
  • Adopta pautas más saludables: por ejemplo, dejar de cenar tanto fuera y cocinar en casa, dejar de fumar, cambiar el transporte privado por público o por una bicicleta. Todos ellos son ejemplos claros de hábitos que, en caso de llevarlos a cabo, nos ayudarán a llevar un estilo de vida más saludable y, por supuesto, a ahorrar.
  • Renuncia a gastos fijos innecesarios: el presupuesto que hayamos elaborado en el primer punto nos dirá qué gastos son necesarios y cuáles no. Renunciar a algunos gastos fijos innecesarios, como la telefonía fija, o comprobar qué empresa me ofrece el Gb más barato para navegar por Internet, entre otras muchas opciones, son decisiones que nos ayudarán a ahorrar y a cumplir nuestro reto.
  • Aprovecha las ofertas y las rebajas: cada vez son más los momentos a lo largo del año que permiten aprovecharnos de las rebajas, promociones y ofertas. Eso sí, siempre y cuando compremos lo que realmente necesitamos. Los periodos de rebajas no deben ser vistos como formas de acumular más, sino de aprovechar mejor las ofertas.
  • Disfruta del ocio low cost: en todas las ciudades, especialmente en las más grandes, existe una oferta de ocio bastante interesante. Por eso, conviene que siempre aproveches aquellos planes más baratos o incluso gratuitos que ofrece tu lugar de residencia.

Y lo más importante de todo: no es necesario esperar a que llegue el 1 de enero del año que viene. Podemos empezar en cualquier momento del año y fijarnos un plazo que no tiene por qué coincidir con un año natural. Evidentemente, cuanto más tiempo transcurra entre el inicio y el fin, mayor será nuestro ahorro. Y tú, ¿a qué esperas para empezar a ahorrar?

Imagen | Pixabay


Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (79 votos, media: 4,33 sobre 5)
Cargando…