Tiempo de lectura: 4 minutos
Ahorrar en la factura eléctrica

El año 2014 ha comenzado con la noticia de la subida del recibo de la luz un 2,3 %, al encarecerse dos de los componentes de la factura eléctrica. Por un lado, el peaje eléctrico (lo que se paga por el transporte de la electricidad hasta el hogar) sube un 0,9 %, a lo que hay que añadir un incremento del coste de la energía (electricidad consumida) del 1,4 %.

Ante este incremento de la partida de consumo energético en el presupuesto del hogar, toca volver a darle una vuelta al tema para actuar y tratar de reducir el consumo de energía eléctrica, mitigando el impacto de esta subida de los precios. Desde En Naranja, te proponemos las siguientes ideas para reducir el consumo de energía eléctrica en el hogar.

Elimina el consumo de aparatos en stand by

Los aparatos que no están funcionando y permanecen en estado de stand by, tienen un consumo residual que al cabo del año, sumando todos los que hay en la casa, pueden suponer un cantidad de dinero considerable. Especial atención hay que tener con los que trabajan con resistencias para calentar algo y tienen la opción de quedarse en espera. Este es el caso, por ejemplo, de algunas cafeteras modernas, que calientan agua para preparar café o té de cápsula.

En el caso del ejemplo basta con desenchufar el aparato para eliminar el consumo de stand by, aunque en la práctica, es algo que no resulta cómodo. Para ello, hay quien usa una regleta con interruptor y así resulta más sencillo, ya que basta con poner el interruptor en modo apagado para cortar el consumo de espera.

Otra opción más cómoda es la de usar unas regletas especiales para cortar el consumo de los aparatos en stand by, que están preparadas para eliminar el consumo residual con el menor esfuerzo posible. Estas regletas están especialmente indicadas para conjuntos de televisión, equipos de música y ordenador. Su funcionamiento se basa en dividir la regleta en dos, un enchufe principal y un conjunto de enchufes secundarios.

Conectando la televisión al enchufe principal, le regleta entiende que todos los demás aparatos (por ejemplo, una barra de sonido y una lámpara) deben estar conectados; mientras que al apagar la televisión y quedar los demás aparatos con un consumo muy bajo, el de stand by, la regleta entiende que los demás aparatos deben ser apagados. De esta manera, no hay que actuar sobre ningún enchufe, ni hay que accionar un interruptor en una regleta cada vez que se apaga un dispositivo, siendo mucho más cómodo y efectivo porque, reconozcámoslo, a todos nos encanta pensar que lo vamos a hacer pero en realidad no siempre se cumple.

Un ejemplo de una regleta anti consumo stand by es esta que se vende en Leroy Merlin.

La domótica es una gran aliada y a un coste asequible

Hay aparatos que se usan de manera puntual a lo largo del día, como la cafetera del ejemplo anterior, y otros que se usan con más intensidad. En ambos casos hay consumo de electricidad, que se puede acortar un poco si se usan programadores con los de uso más intensivo. Este es el caso de los aparatos de calefacción o gran electrodoméstico, que se pueden conectar a una hora determinada todos los días y así se evita pagar más por usarlos más tiempo del necesario.

Lo cierto es que un programador clásico tampoco es la solución perfecta, ya que por mucho que se programe no siempre se optimiza el consumo eléctrico. Para ir un paso más allá, se pueden usar dispositivos como los WeMo de Belkin, que permiten controlar el apagado y encendido de cualquier dispositivo a través del móvil. El sistema es muy sencillo, se necesita enchufar a la red eléctrica el componente WeMo y conectrlo a una red wifi, a través de la cual recibe las órdenes para controlar los dispositivos que se enchufen en él.

De esta manera, por ejemplo, se puede establecer una programación general para que la calefacción eléctrica se encienda a una hora determinada todos los días de la semana y, si algún día surge algún contratiempo y se va a llegar más tarde, se puede ajustar la hora desde el móvil. Otra opción es activar un microondas para calentar la comida cuando se va de camino a casa, o bien para activar las luces de manera remota cuando se está de vacaciones y que así parezca que hay gente dentro del hogar.

En el siguiente vídeo, está explicado el funcionamiento de estos dispositivos WeMo:

Gastar para ahorrar, usando dispositivos más eficientes

Cuando se piensa en ahorro energético no sólo hay que hacerlo con la mente puesta en gastar menos energía por optimizar el uso de los distintos aparatos eléctricos del hogar, sino que hay que tener en cuenta que dos aparatos aparentemente iguales pueden consumir cantidades de energía muy diferentes. Esto se debe a la eficiencia energética de los aparatos eléctricos, factor que cada vez cobra mayor importancia, dado el alto coste de la energía eléctrica, y del que ya hemos hablado en En Naranja.

Lo ideal es comprar aparatos electrodomésticos de “Clase A++”, que son los más eficientes. Esto significa que dos dispositivos iguales en potencia y funcionalidades, pero siendo uno de “Clase A++” y otro de “Clase A” o “Clase B”, consumirán distintas cantidades de energía. Los dispositivos de “Clase A++” son los que mejor aprovechan la energía, por tanto, los que menos impacto tienen con su uso en la factura de la luz.

La categoría de los aparatos puede parecer algo sin importancia, pero si se suma la energía consumida durante la vida del aparato, resulta que en los casos de más uso puede llegar a compensar pagar el sobrecoste de uno de “Clase A++”.

En Naranja | Cómo poner a punto tu hogar para el invierno | Caso práctico: actualiza la iluminación de tu casa con LEDs para ahorrar en la factura de la luz |
Imagen | PublicDomainPictures

,