Tesla se lleva las portadas, pero: ¿qué hay de las motos eléctricas?

Mucho se está hablando en los últimos meses de los coches eléctricos y, en especial, de Tesla y el Model 3, su vehículo más asequible hasta la fecha -aunque hay coches eléctricos mucho más económicos– pero ¿qué hay de las motos eléctricas?

Las motos han sido desde hace años las reinas de muchas ciudades europeas, especialmente en aquellas donde impera el buen tiempo -Roma es quizás la que primero aparece en el imaginario popular- así que tiene todo el sentido del mundo que, al igual que los coches, comiencen su transición hacia el motor eléctrico, mucho más eficiente y menos contaminante que el motor de combustión.

Sin embargo, actualmente el mercado de motos eléctricas no está tan maduro ni tiene la misma repercusión mediática, aunque eso no significa que no existan ya interesantes alternativas eléctricas, especialmente en el ámbito de las scooters eléctricas y en desplazamientos urbanos.

¿Cuánto puedo ahorrar con una moto eléctrica?

Con las motos eléctricas ocurre lo mismo que con los coches: el ahorro es mayor cuantos más kilómetros hagamos. Esto es debido no solo a su mayor eficiencia, sino también a un mantenimiento mecánico menor: no hay que cambiar aceite, filtros, bujías… y hay menos partes móviles que se puedan estropear.

En Scutum, una de las marcas de referencia en el mercado -la utilizan cuerpos de policía local y también servicios de mensajería- ofrecen un interesante comparador que permite estimar el ahorro en función de los kilómetros que hagamos al año.

Ahorro de las motos eléctricas

Según este comparador, se puede llegar a ahorrar 500 euros al año si se hacen 10.000 km. (que para una moto urbana es bastante), mientras que el umbral de amortización se sitúa en los 4.000 km. al año.

Su modelo básico cuesta en torno a 4.000 € y tiene 4,5 kW. de potencia, aunque hay que tener en cuenta que en el mercado hay otros modelos más baratos y menos potentes (menos de 1 kW.), con precios en torno a los 1.500 €. Estos son equiparables en cuanto a potencia a las scooters de 50 cc más económicas, que se pueden conseguir por menos de 1.000 €.

Ventajas e inconvenientes de la moto eléctrica

Más allá de cuestiones puramente económicas, la moto eléctrica tiene algunas ventajas claras frente a la convencional: es silenciosa, no contamina y no emite calor ni hay riesgo de quemarse con el tubo de escape.

Por contra, está el tema de la carga de la batería. Algunos modelos cuentan con baterías extraíbles que podemos cargar cómodamente en casa o en la oficina, pero en otros será necesario disponer de un punto de carga en nuestra plaza de garaje. Esto supone una mayor inversión inicial, y es una de las razones por las que, de momento, el éxito de las motos eléctricas se haya limitado a las flotas de empresas, organismos públicos y empresas de alquiler, lo que nos lleva al siguiente punto.

El alquiler: una alternativa a comprar una moto eléctrica

¿Qué necesidad hay de comprar una moto eléctrica cuando puedes alquilar una justo cuando la necesitas? Esa es la premisa de las diversas empresas de alquiler que han surgido recientemente en ciudades como Madrid, Roma o Barcelona, muy al estilo de otras similares con coches eléctricos compactos.

El funcionamiento es sencillo: buscas una de sus motos a través de una aplicación en el móvil, la reservas y listo. La moto estará esperándote aparcada, cargada, con seguro y dos cascos. ¿Y el precio? Pues depende de la plataforma. ECooltra, una de las más conocidas, que opera en Madrid, Barcelona, Roma y Lisboa, cuesta 0,24 € por minuto, mientras que Motit, disponible en Barcelona, París y Roma, ofrece bonos desde 0,17 € por minuto.

Esta puede ser una alternativa a valorar si hacemos pocos kilómetros al año. No obstante, si realmente vamos a utilizar nuestra moto eléctrica como el modo de desplazamiento habitual, la compra es una buena opción, especialmente si lo comparamos con sus hermanas a combustión.

En Naranja | Necesito un coche ¿renting o compra?
Imagen | Federació de Barcelona d’Esquerra Republicana

Pedir un Préstamo NARANJA sin ser de ING, no es infidelidad a tu banco

Desde 5,95%TIN (6,11% TAE)*.
Sin comisiones y sin domiciliar tu nómina.


Conversación