¿Puede un préstamo ayudarme a planificar mi economía? Los cinco factores a tener en cuenta

Ya sea por la vuelta al cole, la rotura del embrague de nuestro coche, una reforma en nuestra casa, o, simplemente, los regalos de Navidad, hay ciertas épocas en el año en las que tenemos que realizar un gran desembolso que puede poner en riesgo nuestra salud financiera.

Y aunque en muchas ocasiones consideramos el endeudamiento como un problema, lo cierto es que se trata de una solución muy útil para planificar la economía familiar y salvar estas “cuestas” anuales, pero sólo si sabemos utilizarlo con cabeza. Y si con ello podemos llegar a todos nuestros objetivos y darnos un respiro de cara a fin de mes, mejor que mejor.

El endeudamiento como solución

Endeudarse es algo habitual. A lo largo de nuestra vida, son muchas las circunstancias para las que tendremos que contratar un préstamo o una hipoteca para adquirir ciertos bienes y servicios que, de otra forma, no se podrían satisfacer. El más habitual es la vivienda, pero existen otros como nuestro coche, un viaje o un imprevisto familiar, entre muchos otros.

De hecho, hasta cierto punto, endeudarse puede ser incluso rentable. Este es el caso , por ejemplo, utilizar el dinero del préstamo para formarnos, lo cual suele ser una buena inversión a largo plazo; o, incluso, si destinamos el dinero para acometer una reforma en casa que sirva para revalorizar nuestra vivienda.

Por esta razón, más que un problema, los préstamos son la única solución en circunstancias concretas. No en vano, acabar con la deuda no tiene por qué ser la prioridad absoluta dentro de nuestra economía familiar. Todo depende de cómo esté estructurada, de cuánta cantidad suponga con respecto a nuestros ingresos y de su duración.

Los cinco factores que deberíamos tener en cuenta

Ahora bien, que los préstamos sean un instrumento útil y, a veces, incluso necesario, no significa que no debamos utilizarlos con cabeza. Para saberlo, hay una serie de factores que siempre deberíamos tener en cuenta.

La capacidad de endeudamiento

Existe un porcentaje a partir del cual los expertos no recomiendan endeudarse más, que oscila entre el 35 y el 40% de los ingresos totales de la familia. A partir de este porcentaje, se corre el riesgo de terminar sobreendeudado, lo cual puede poner en serio riesgo nuestra solvencia.

El tipo de interés del préstamo

Hace unos años, uno de los mayores problemas que tenían que hacer frente las familias españolas eran los elevados tipos de interés que había que pagar por los préstamos e hipotecas, lo que encarecía las cuotas mensuales. En la actualidad, la situación se ha revertido, y los bajos tipos de interés han abaratado de forma significativa el coste de estos productos.

El coste real del préstamo

Aunque el tipo de interés es, probablemente, el indicador en el que todo el mundo se fija a la hora de contratar el préstamo, no debería ser el único. De hecho, ni siquiera sirve siempre para efectuar comparaciones entre otros productos de características similares. Hay otras comisiones y gastos que pueden encarecer su coste, y que no siempre se tienen en cuenta. Por ello, es importante tener en cuenta la TAE, un indicador más adecuado para conocer el coste real de la operación.

El plazo del préstamo

El plazo del préstamo es importante por dos razones: por una parte, porque cuanto menos tiempo paguemos el préstamo, más desahogados estaremos posteriormente; y, por otra, porque un alargamiento en su plazo hace que tengamos que pagar más intereses a su vencimiento.

Las vinculaciones

Algunos bancos pueden exigir contratar algún tipo de producto adicional, como tarjetas de crédito, cuentas corrientes o depósitos. Estos productos podrían encarecer el coste del préstamo, aunque generalmente ya se incluyen dentro de la TAE.

En definitiva, los préstamos pueden ser una herramienta bastante interesante para gestionar nuestras finanzas personales y familiares. Todo depende de nuestra situación personal y nuestra capacidad de endeudamiento, además de las condiciones que tenga el producto que hayamos contratado. En cualquier caso, siempre podemos utilizar un simulador para comprobar si nuestra elección es correcta o no de acuerdo a nuestras necesidades y circunstancias concretas.

En Naranja | Los préstamos como inversión: ocho circunstancias en las que endeudarte sirve para mejorar tu economía personal

En Naranja | Los préstamos como inversión: ocho circunstancias en las que endeudarte sirve para mejorar tu economía personal

Imagen | iStock.com/djiledesing, iStock.com/Photobuay

Pedir un Préstamo NARANJA sin ser de ING, no es infidelidad a tu banco

Desde 5,95%TIN (6,11% TAE)*.
Sin comisiones y sin domiciliar tu nómina.






Conversación