Pulsómetro o smartwatch para hacer running, ¿cuál es la mejor opción?

El mundo de los runners (los que salen a correr) se ha profesionalizado con cantidad de opciones disponibles para medir nuestro progreso y batir nuestros récords. A controlar el tiempo se le ha sumado saber el ritmo cardíaco, entrenar con aplicaciones, llevar un registro del relieve o incluso atender llamadas.

Al igual que nos preguntamos si necesitamos tanta potencia en nuestro nuevo portátil, quizá lo más importante antes de salir a buscar un pulsómetro o un smartwatch es saber de antemano qué es lo que queremos medir con él. Así estaremos ahorrando al no pagar prestaciones que nunca usaremos.

Me vale con tener un control del tiempo

A gran parte del colectivo runner le vale con poco más que un reloj capaz de un cronometrado sencillo. Salir de casa pulsando un botón y volver a casa pulsando otro para llevar un control de lo que hemos corrido; o bien poner una alarma que nos avise cuando llevemos un número de minutos.

Aunque nos valdría cualquiera de los relojes que veremos a continuación, probablemente nos salga a cuenta el clásico Casio F-91W por menos de 10 euros.

Necesito que tenga GPS para saber el recorrido

Medir el recorrido que realizamos cuando corremos es sencillo si tenemos un smartphone con Android, iOS o Windows Phone. Podemos usar una aplicación como Endomondo y ahorrarnos el coste de un reloj más caro. Sin embargo, no todos los que salimos a correr queremos ir acompañados de nuestro teléfono.

  • Garmin Forerunner 10, 15 y 25 por 89,95 euros, 109,99 euros, y 109,45 euros, respectivamente. Es una de las gamas de pulseras GPS más asequibles y con mayor duración de batería, aunque también las que menos complementos llevan.

  • Tom Tom Runner por 91,21 euros. También se trata de un modelo básico en el que se incluye reloj y GPS. Su punto fuerte es una pantalla a dos colores donde ver los datos de un vistazo rápido mientras seguimos corriendo.
  • Polar M400 por 99 euros. Destaca una pantalla grande en la que leer muchos datos y la posibilidad de conectar un pulsómetro.

Necesito que pueda medir las pulsaciones

Llevar el control de las pulsaciones siempre ha sido un importante método para poder comparar nuestro progreso, así como una medida objetiva sobre el nivel de esfuerzo. Aquí algunos modelos con esta capacidad:

  • TomTom SPARK 3 por 178,20 euros. Tiene el pulsómetro integrado y su pantalla monocromo hace que la batería dure mucho. Los datos pueden visualizarse en el navegador e incluye auriculares Bluetooth a los que enviar música desde la muñeca.
  • Garmin Forerunner 230 por 196,95 euros. Requiere una banda de pecho y su pantalla a color consume más rápido la batería, pero dispone de notificaciones inteligentes y la posibilidad de compartir en redes sociales. Es un reloj que optimizamos si llevamos nuestro móvil a correr con nosotros.
  • Polar M600 por 289 euros. Más que un pulsómetro es una ampliación del teléfono móvil, y está pensado para usar junto con un smartphone Android.
  • Adidas MiCoach por 299.95 euros. A pesar de ser un modelo de 2013 sigue siendo uno de los más vendidos por su entrenador personal y de los más duraderos. Puede usarse con auriculares Bluetooth (aunque no los trae).
  • Garmin Fénix 3 por 369,95 euros. Se perfila como uno de los más costosos, pero nos saldrá rentable si compaginamos el running con deportes acuáticos o de altas velocidades (como es esquí) en los que los golpes son frecuentes.

Necesito que haga las veces de teléfono

En ocasiones no buscamos nada tan específico como un pulsómetro o un GPS para running, sino que preferimos ir a un objeto algo más genérico, versátil y que nos acompañe en todos los momentos del día. Por ejemplo, un smartwatch, que presentan ventajas añadidas como poder llamar. Claro, que para alguno de estos juguetes será necesario que empecemos a ahorrar con algo de antelación.

  • Sony Smartwatch 3 Classic por 128,80 euros. Muy sencillo, fácil de manejar y al alcance de muchos bolsillos. Un comportamiento nativo con aplicaciones Android como Google Fit hace que sea útil para casi todos los corredores.
  • Motorola Moto 360 V2 Sport por 199 euros. Uno de los pocos smartwatch enfocado al running, aunque con limitaciones propias de su precio. Soporta Bluetooth y WiFi.

  • Apple Watch 1 por 369 euros. Frente a la calidad que ofrece Apple en sus productos, este es muy limitado, y la propia compañía recomienda ir al Apple Watch 2 (469 euros) si vas a meterlo en el agua o si lo quieres usar como GPS. Además, ambos necesitarán un iPhone que les acompañe para sacarles todo el jugo. Soporta WiFi y Bluetooth.
  • Samsung Gear S3 Frontier por 399 euros. Probablemente uno de los más completos (y más caros). Tiene incorporado un acelerómetro, barómetro, altímetro, velocímetro, giroscopio, sensor frecuencia cardíaca y sensor lumínico. Además cuenta con el certificado IP68, con 0,75 GB de RAM (y 4 GB de memoria), y con conexión Bluetooth y WiFi.

 

Si planeas ponerte las botas, quizá te interese este otro artículo sobre el running.

 

En Naranja | Así funcionan los termostatos inteligentes que te ayudan a calentar tu casa

Imágenes | Fancy Crave, Casio F-91W, Tom Tom Runner, Apple Watch

Conversación