Flores son amores… ¿Por qué San Valentín es el peor día para celebrar el día de los enamorados?

Celebrar el día de los enamorados es la forma en la que la mayoría de las parejas demuestra su amor. Sin ninguna duda, es el día más romántico del año o esa es la idea que, gracias a la publicidad, ha calado en nuestro inconsciente colectivo. No hay enamorado que se resista a hacer un regalo a su pareja como demostración de su amor durante este día.

Sin embargo, y al igual que ocurre con otras celebraciones populares, el 14 de febrero se ha convertido en uno de los días más comerciales del año. Pero, entonces, ¿por qué no demostrar nuestro amor durante el resto del año? No se trata ahora de cuestionar la celebración del amor en el día de los enamorados, sino de comprobar si San Valentín es el mejor día para hacerlo.

San Valentín, amores mil… y también flores y bombones

San Valentín es uno de los días del año en el que se concentra la mayor venta de flores, junto con el día de la Madre y el 1 de noviembre, el Día de Todos los Santos. Y si hay una flor que triunfa como emblema del amor es la rosa roja que simboliza el amor eterno y la pasión. Durante estos días, su precio puede llegar a duplicarse, entre otras razones porque al ser invierno, su producción es más lenta y para cubrir la enorme demanda que se produce este día es necesario importar las rosas desde Colombia y Ecuador, principales centros productores en América.

Hipoteca NARANJA

Elige bien

Estar bien es estar con quien tú quieras estar. Elige bien.

Desde euríbor +0,99%
1,99% TIN primer año
(1,77 % TAE Variable)*.

0 % comisión de apertura.
0 % comisión por subrogación.
0 % coste por cancelación anticipada.

Igual ocurre con los bombones que consiguen situar a febrero como el tercer mes de mayor venta del año, tras la campaña navideña de diciembre y enero. En San Valentín las ventas de bombones se incrementan más del 60%, y, además, se diseñan bombones especiales para ese día con forma de corazón igual que las cajas lo que incrementa su precio.

Cena romántica, un plan perfecto y caro

Disfrutar de una cena romántica en pareja es el plan más habitual de los enamorados en San Valentín. De hecho, un estudio de El Tenedor concluía que más de un 90 % de los encuestados eligen una cena romántica como celebración. Eso explica que las reservas para ese día crezcan más de un 20 % y que si no has sido previsor sea muy difícil conseguir mesa en algún restaurante.

Esta es una de las razones por las que no es tan buena idea celebrar San Valentín. Cualquier noche puedes darte el capricho de cenar en un restaurante sin necesidad de reservar con tanta antelación. Además, ese día los restaurantes preparan menús especiales con un precio superior, lo que hace que el gasto destinado a la cena sea más elevado que otro día normal.

Olvídate de las escapadas románticas y viaja con tu pareja otro día

San Valentin viajes

El sector de viajes es otro de los que saca provecho de la celebración de San Valentín. Desde escapadas románticas a destinos nacionales o internacionales, con París a la cabeza, a planes para disfrutar en pareja, como un spa, la oferta de actividades para enamorados es muy amplia. El problema, una vez más, es que estos planes siempre son más caros que lo que pueden costar en cualquier otro momento.

Un estudio realizado por Skyscanner confirma que volar y alojarse en los destinos más solicitados en San Valentín (París, Londres, Roma, Bruselas o Ámsterdam) es un 31 % más caro que cualquier otro fin de semana, y puede llegar a ser hasta un 51 % más caro si el destino elegido es París, donde el vuelo puede llegar a costar 372 € y el alojamiento para dos noches, cerca de 212 €, cuando por 206 € y 175 €, respectivamente, puedes visitar la ciudad del amor en cualquier otro momento del año.

La razón es evidente, ese día existe una fuerte demanda lo que tira de los precios hacia arriba, mientras que si viajamos cualquier fin de semana, reservando los vuelos con suficiente antelación, se puede disfrutar del mismo plan romántico por mucho menos.

Por esta razón, y a pesar del carácter consumista que actualmente rodea el día de San Valentín, no hay que olvidar que la celebración tiene un origen religioso y romántico. Según parece, Valentín fue un sacerdote que consiguió ser el valedor de los enamorados por celebrar bodas entre los jóvenes, cuando el emperador Claudio II en el año 270 d. C había prohibido a los soldados contraer matrimonio. Algo que le costó la vida pero que sirvió para establecer un día de los enamorados que perdura hasta hoy en todo el mundo

En Naranja | Así gastamos los españoles en San Valentín

Conversación