Llegó el momento de comprar una vivienda.

Te ayudamos a despejar dudas.

Comprar una vivienda es una decisión importante porque seguramente será la mayor inversión de tu vida. Es normal tener dudas sobre qué vivienda comprar o dónde, porque el precio cambia según la ubicación y las características, no cuesta igual una casa en Madrid que en Soria, en el centro o en el extrarradio, ni un apartamento lo mismo que un adosado. Y una vez elegida la vivienda, surge la GRAN pregunta... ¿cuánto voy a tener que pagar? No te agobies, que estás en el lugar adecuado para despejar tus dudas.

1. La casa ideal en el barrio ideal

Encontrar la casa perfecta para ti no es fácil, porque deben encajar muchos factores:
ubicación, precio, tamaño, servicios… pero vamos a ayudarte a conseguirlo.

¿Dónde vivir?

Cuando buscamos un hogar valoramos muchos factores como la cercanía al trabajo, que esté bien comunicado con colegios, parques y servicios médicos, o que no vivamos lejos de familiares y a amigos. También, tu estilo de vida determinará las características que buscas en tu casa: un salón grande si te gusta recibir visitas o una casa con jardín si tienes perro, por ejemplo. Sin olvidar que tus necesidades vitales y familiares cambiarán en el futuro.

¿Cuánto cuesta comprar
una vivienda?

Ten claro que el precio de la vivienda no es la cantidad final que vas a pagar. Tendrás que sumar los gastos de la compra y también los impuestos que gravan esta operación. En total puede suponer más del 10 % del precio de venta.

¿Qué gastos tiene la compra de una vivienda?

Firmar la escritura de compra de la vivienda requiere la intervención del notario y del Registro de la Propiedad, cuyos honorarios dependen del precio de la vivienda, además de una gestoría que se haga cargo de manejar esos trámites.

Si pides una hipoteca, puedes tener que sumar los gastos de tasación -si la haces con ING, te sale gratis- porque del resto de gastos asociados a la hipoteca se encarga siempre el banco.

¿Qué impuestos se pagan por comprar una vivienda?

Si compras vivienda nueva, pagas IVA, 10 % para vivienda libre y el 4 % para VPO.

Si compras una casa de segunda mano tienes que abonar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) que varía entre el 4 % y 10 % según la comunidad autónoma.

En el caso de pedir una hipoteca, hay un último impuesto que oirás mencionar: el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD), que oscila entre un 0,5 % y un 2 % del importe de la operación según la comunidad. Pero no te preocupes, este impuesto lo paga el banco, no tú.

2. ¡Por fin la encontré!

Tu corazón se empieza a acelerar porque no quieres que otro comprador se te adelante. ¿Qué puedes hacer? Firmar un contrato de arras o un contrato de reserva. ¿En qué se diferencian?

Contrato de arras: puedes cancelar la operación, pero perderás la señal

El contrato de arras es un acuerdo firmado entre el comprador y el vendedor por el que se comprometen a realizar la compraventa de la casa en un plazo acordado. Si el comprador rescinde el contrato, pierde la señal, si lo rescinde el vendedor, debe devolver el doble del anticipo.

Contrato de reserva: no se puede cancelar la operación

El contrato de reserva permite al comprador asegurarse la vivienda a cambio de adelantar una cantidad en forma de señal. Tanto el vendedor como el comprador están obligados a realizar la compraventa, sin poderse rescindir. Es habitual al comprar viviendas en construcción a una promotora.

3. Al lío: encuentra tu hipoteca

La elección de tu hipoteca tiene que ser meditada porque sabes que vas a establecer una larga relación con el banco. De unos 23 años de media, según la Estadística Registral del Colegio de Registradores.

Cómo cambia la cuota de tu hipoteca con el euríbor

Para saber cómo puede afectar a tu hipoteca la evolución del euríbor hemos creado una calculadora en la que puedes consultar cómo será tu cuota en cualquier circunstancia y estés preparado ante los cambios del euríbor.

%
años
%
Tu cuota -- €/mes
con un euribor de -- %
Cambio de hora verano

¿Y si es una segunda vivienda, cómo afecta a la hipoteca?

Las condiciones de las hipotecas pueden cambiar si es para adquirir una segunda vivienda. Generalmente se reduce el importe a financiar y la duración del préstamo, y puede que aumente el interés y los requisitos de solvencia.

4. Ahora sí que sí: solicita la hipoteca

Toma nota de qué es un perfil de riesgo y cómo calcula el banco tu solvencia.

¿Sabes cuál es tu perfil de riesgo?

El banco utiliza una herramienta para analizar tu solvencia y decidir si te concede la hipoteca.

¿Cómo comprueba el banco tu solvencia?

Para valorar tu solvencia, el banco comprueba si estás trabajando, los ingresos que tienes y los que percibirás en el futuro, los gastos fijos y si tienes ahorros o activos en propiedad.

5. El momento del papeleo:
entrega la documentación

Además de comprobar tu solvencia, es necesario confirmar la situación de la vivienda tanto legal como física. La comprobación legal se hace a través de la nota simple, mientras que la tasación sirve para determinar el valor económico de la vivienda.

Una nota simple para conocer las cargas de la vivienda

Antes de firmar la compra de la vivienda, debes solicitar una nota simple en el Registro de la Propiedad para comprobar que no tiene ninguna carga.

Tasa la vivienda antes de pedir la hipoteca

Es el único gasto que tienes que pagar cuando pides una hipoteca y puedes elegir la tasadora que quieras, aunque también puede encargarse el banco de la tasación.

6. Revisa la documentación precontractual

En ella podrás comprobar todas las condiciones de la hipoteca, como el tipo de interés, el diferencial, los productos combinados.

Esta información se envía al menos 10 días antes de la firma.

7. Más papeleo: notaría y gestoría

El notario tiene la misión de asesorarte sobre las condiciones de la hipoteca y verificar que comprendes todas las cláusulas del contrato hipotecario. Además, garantiza que las escrituras de compraventa y de hipoteca se ajustan a la legalidad.

Cuando la hipoteca ha sido firmada tiene que ser inscrita en el Registro de la Propiedad, de esa gestión se encarga la gestoría, así como del pago de los impuestos correspondientes.

El papel del notario en el
proceso de compraventa

Cómo comprueba que entiendes la hipoteca: el acta notarial

8. Y ahora, a disfrutar de tu hogar

¡Por fin! Ha terminado el complejo proceso de compra
y puedes disfrutar de tu nueva casa.

¡Disfruta de tu nueva aventura!