Tiempo de lectura: 5 minutos

La clave para pagar menos impuestos es la planificación, es decir, en pensar durante en ejercicio en qué acciones podemos llevar a cabo para reducir nuestra factura fiscal. El año todavía no ha terminado, de modo que  todavía estás a tiempo de ahorrar en el IRPF en tu próxima declaración de la renta.

No se trata de buscar trucos para ahorrar en impuestos, sino de saber qué deducciones tienes a tu alcance y cuáles te compensa practicar. El ejemplo más recurrente es invertir en planes de pensiones para reducir tu base imponible, pero no es ni mucho menos la única fórmula.

Cómo desgravar y ahorrar para pagar menos impuestos

La fórmula para optimizar tu factura fiscal es tomar medidas ahora en lugar de esperar a que llegue el momento de presentar la renta 2018 en abril del próximo año. La razón es que entonces sólo podrás rellenar lo mejor posible el IRPF a través de Renta Web, pero no tomar medidas reales que te permitan pagar menos impuestos.

Para que lo entiendas mejor, las aportaciones a tu plan de pensiones harán que pagues menos, pero sólo si las haces en 2018. De nada servirá darte cuenta al hacer la renta de que te vendría bien haber invertido para pagar menos impuestos.

Por eso mismo es tan importante saber qué deducciones existen y cómo aprovecharlas. Estas son 6 formas de ahorrar impuestos en 2018 más allá de los planes de pensiones.

Con la Cuenta NÓMINA todo 
es sencillo

Sin comisiones ni condiciones. Sin coste de tarjetas a débito o crédito. 0€ en transferencias* y mantenimiento. Sin domiciliar recibos.

Indicativo

Amortizar parte de la hipoteca para deducir más por vivienda

Si compraste tu vivienda antes de 2013 puedes desgravar por ella en la declaración de la renta. En concreto, Hacienda permite deducir un 15 % de la hipoteca sobre una base máxima de 9040 €. Esto se traduce en hasta 1356 € de ahorro fiscal..

Una de las ventajas de la declaración individual frente a la conjunta es que, si estás casado, ambos cónyuges pueden deducir por la vivienda (en la declaración conjunta los límites no se duplican).

Si no has alcanzado ese máximo, puedes realizar una amortización anticipada de parte de la hipoteca para pagar menos impuestos. Además, también disfrutarás del resto de ventajas de adelantar parte de la hipoteca.

Hacer aflorar pérdidas o ganancias patrimoniales

Hacienda permite compensar pérdidas y ganancias patrimoniales en la renta. En otras palabras, puedes restar el dinero que has perdido con tus inversiones al que has ganado, de manera que sólo pagarás impuestos por las ganancias reales.

Puedes sacar provecho de esta opción haciendo aflorar pérdidas o ganancias. En caso de que en 2018 hayas perdido dinero con alguna inversión, puedes hacer efectiva otra inversión en la que estás ganando para ahorrarte parte de la factura fiscal, y viceversa. Así te ahorrarás entre un 19 % y un 23 % de impuestos por el beneficio obtenido.

Un ejemplo
Vamos a verlo con un ejemplo. Juan invirtió en bolsa en la acción A y no le fue nada bien. Perdió 500 €. Por fortuna, el resto de sus inversiones van viento en popa. Con las acciones de la empresa B y C va ganando 350 € y 450 € respectivamente.

Para ahorrar en la renta, Juan puede vender las acciones B y C para compensar pérdidas y ganancias. De esta forma, en lugar de pagar 152 € en impuestos por ese beneficio (66,5 € y 85,5 € respectivamente) sólo pagará 57 €. La razón es que en lugar de tributar por 800 € de beneficio, lo hará por 300 €.

Y si decides no hacerlo, recuerda que puedes compensar pérdidas durante un plazo de 4 años. A efectos prácticos esto quiere decir que, si arrastras pérdidas de 2014, este será el último ejercicio fiscal en el que podrás compensarlas.

Realizar donativos

Los donativos, que no las donaciones,  también desgravan en la renta. Hacienda permite deducir el 75 % de los primeros 150 € que dones y un 30 % de las donaciones que superen ese importe. Puedes elevar al 35 % el porcentaje adicional si mantienes o aumentas tus aportaciones a la misma ONG o fundación respecto a los dos años anteriores.

Eso sí, recuerda que los pagos a los colegios concertados no se pueden imputar como donaciones y que Hacienda está ahora muy pendiente de este tipo de prácticas.

Aprovechar las rentas exentas

Hay rentas que no tributan en la declaración de la renta o que lo hacen de forma más reducida. Este es el caso de, por ejemplo, los seguros de salud que contrata la empresa o los tickets restaurante y que, como otras retribuciones en especie, no tributan en la renta. Si estás negociando un aumento, que la retribución no sea dineraria te ayudará a pagar menos impuestos.

Invertir en empresas de nueva creación

La inversión en nuevas empresas también está bonificada y permite un ahorro de hasta 10.000 € en la renta. En concreto, Hacienda permite deducir el 20 % del dinero invertido sobre un máximo de 50.000 €.

Para poder beneficiarse, la empresa no podrá superar los 400.000 € en fondos propios ni cotizar el MAB. Además, esa participación no podrá suponer más del 40 % del capital de la empresa.

Esperar a recuperar el plan de pensiones

No estás obligado a rescatar el plan de pensiones nada más jubilarte. Es más, hacerlo puede no ser la mejor idea para ahorrar en impuestos. Los planes de pensiones tributan como rentas del trabajo, como tu salario, y seguramente el año en el que te jubilas tus ingresos sean mayores que al año siguiente, básicamente por tu sueldo siempre es mayor que tu pensión.

Al ser el IRPF un impuesto progresivo (pagan más los que más ganan) es fácil que pagues más impuestos si sumas el rescate del plan de pensiones.

Si quieres saber cómo rescatarlo, en este artículo te damos la respuesta.

Cómo ahorrar en la renta si eres autónomo

Todos los consejos anteriores también se aplican a los trabajadores autónomos. Sin embargo, si eres trabajador por cuenta propia, hay otras fórmulas que puedes utilizar para pagar menos impuestos.

Solo tributas por tus ingresos reales

Al hacer la declaración como autónomo enfrentarás tus ingresos, lo que facturas, a tus gastos de negocio y sólo tributarás por tus ganancias reales. Esto te permite mucha más flexibilidad para buscar fórmulas de ahorro fiscal. Estas son algunas de las más interesantes.

Adelantar gastos e inversiones

Si 2018 está siendo un buen año en términos de ingresos, puedes adelantar a este año alguna compra para reducir tu base imponible. Desde un nuevo ordenador hasta el material de oficina que sabes que tendrás que encargar en enero.

Contrata un seguro de salud

Los seguros de salud son un gasto de deducible para los autónomos en la renta hasta un máximo de 4500 € de tu base imponible.

Deduce los gastos previos a la actividad

Aunque todavía no te hayas dado de alta como autónomo ni vayas a hacerlo en 2018, sí que puedes deducir los gastos aparejados al inicio de tu actividad al hacer la renta 2018.

Y por supuesto, no olvides ninguno de tus gastos deducibles

Como autónomo puedes restar a tus ingresos los gastos operativos del negocio, pero también los suministros del hogar si trabajas en casa o el 50 % del gasto del coche si también lo usas como particular. Por eso mismo, el mejor consejo para ahorrar en la renta como autónomo es que dediques tiempo a tu declaración trimestral de IVA (luego te ayudará mucho al hacer la renta) y que guardes todas las facturas que creas que te servirán para desgravar en el IRPF.

En Naranja I Así se calcula la rentabilidad de mis inversiones después de impuestos

,

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, media: 4,67 sobre 5)
Cargando…