Pensando en la herencia
Tiempo de lectura: 4 minutos

Por lo general, las herencias son una buena noticia desde un punto de vista estrictamente económico. Sin embargo, algunas pueden ser complicadas para los herederos por diferentes motivos. Por lo que muchos se preguntan qué ocurre si no se reclama y qué alternativas existen aparte de aceptar una herencia.

¿Se puede no aceptar una herencia?

Efectivamente, no es obligatorio aceptar una herencia. Es más, el Código Civil dice que “la aceptación y repudiación de la herencia son actos enteramente voluntarios y libres”. En cualquier caso, se trata de una decisión de sí o no, sin matices:

  • La herencia se acepta en su totalidad, no se puede elegir qué bienes se aceptan. Si la aceptas, lo haces sobre la parte que te corresponda de todos los bienes, pero también de las deudas.
  • Tampoco puedes elegir aceptar la herencia a partir de una determinada fecha (por ejemplo, para posponer pagar los impuestos). Si lo haces, los efectos se retrotraen a la fecha del fallecimiento.
  • No puedes poner condiciones para la aceptación de la herencia.

Repudiar un herencia

Se llama así al acto por el que se renuncia a una herencia. Ahora bien, es requisito para poder repudiar la herencia no haberla aceptado antes. A ese efecto hay que tener en cuenta que, aunque no hayas firmado nada, determinados actos pueden considerarse como una aceptación tácita. Por ejemplo:

  • Vender, donar o ceder tu derecho a la herencia.
  • Renunciar, aunque sea gratuitamente, a beneficio de uno o más de los coherederos.
  • Renunciar por precio a favor de todos tus coherederos indistintamente.

Sin embargo, no se entenderá aceptada la herencia si la renuncia es gratuita y se hace por igual en favor de todas las personas a las que legalmente les correspondería tu parte.

¿Cómo renunciar a una herencia?

La repudiación de la herencia debe hacerse ante notario en documento público. Normalmente, se hará porque existe un tercero al que le interesa que se clarifique si se acepta o se repudia la herencia. Puede ser, por ejemplo, un acreedor que quiere saber si te vas a hacer cargo de la herencia. Lo mismo sucede si hay otra persona que también ha sido llamada a heredar y que necesita conocer si nosotros vamos a aceptarla o no.

¿Cuánto cuesta rechazarla?

El coste de rechazar una herencia puede variar en tiempo, esfuerzo y, por supuesto, dinero, dependiendo de varios factores:

  • El procedimiento normal incluye una escritura ante notario en la que se deje claro que se renuncia a la herencia, lo que conlleva ciertos gastos.
  • Aunque menos usual, tampoco es raro que para tomar la decisión necesitemos los servicios de asesores profesionales: abogados, asesores fiscales, tasadores inmobiliarios, expertos contables o financieros…
  • Adicionalmente, puede haber un coste emocional de la decisión. Puede, por ejemplo, suponer desprendernos de bienes a los que tenemos apego o influir en relaciones con otras personas.

Motivos por los que no aceptar una herencia

La repudiación de la herencia puede deberse a múltiples razones dependientes de las circunstancias de la persona llamada a recibirla. Entre ellas:

  • Las deudas. La aceptación pura y simple de la herencia implica hacerse cargo de todos los bienes y derechos del difunto, pero también de sus deudas. Si estas son de mayor valor que lo que se pueda recibir, puede haber un incentivo a repudiarla. No obstante, en estos casos existe una solución intermedia: la aceptación a beneficio de inventario.
  • Los impuestos. Pagar el impuesto sobre sucesiones puede suponer una traba importante al recibir una herencia, especialmente en los casos en que se hereda bienes poco líquidos (como los inmuebles, por ejemplo), el parentesco con el difunto es lejano o inexistente y el valor de la herencia es elevado.
  • Creer que es mejor dejar la herencia en manos de otros herederos. En este caso, es importante recordar que si quieres distinguir qué parte dejas a uno u otro o si quieres dejárselo a uno concreto deberás aceptar la herencia y, posteriormente, transmitir tu parte.
  • Motivos personales como, por ejemplo, no querer heredar de una persona determinada.

Aceptación de la herencia a beneficio de inventario

Cuando se acepta pura y simplemente una herencia, los herederos deben hacerse cargo de las deudas. Eso puede llegar a implicar incluso al patrimonio propio del heredero. Es decir, la responsabilidad va más allá del valor de los bienes o derechos que hayas recibido.

Por el contrario, la aceptación a beneficio de inventario supone que, ante notario, se hará un inventario (de ahí su nombre) en el que figurarán todos los bienes y derechos y todas las deudas con sus respectivos valores. Llegado el momento de satisfacer las deudas, el heredero solamente estará obligado a pagar hasta donde alcance el valor de lo recibido.

Por ejemplo, si una persona dejó una vivienda por valor de 90 y una hipoteca por valor de 100, si aceptases la herencia a beneficio de inventario, no estarías obligado más que a pagar 90.

Además, hay otro aspecto importante que hay que tener en cuenta. No se confunden los patrimonios del heredero y del causante (la persona fallecida que le ha dejado la herencia). De esta forma, si el propio heredero era acreedor del difunto, tendrá el mismo derecho que los restantes a cobrar.

Como en todo aspecto complejo de la vida, la reflexión puede ser un aliado en la toma decisiones sobre herencias. Comprender las implicaciones de aceptar o rechazar una herencia puede ayudar a elegir el mejor camino.

¿Tienes miedo al compromiso?

La HIPOTECA NARANJA del Banco no Banco tiene todo para que se te quite: sin comisiones

Desde euríbor + 0,99 %
1,99 % TIN primer año
(2,65 % TAE Variable)¹.

¹Consulta las condiciones en ing.es

En Naranja | ¿Qué pasa con los fondos de inversión y los planes de pensiones en caso de herencia?
Imagen | Ümit Bulut en Unsplash

,

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…