cómo incluir a los hijos en la renta
Tiempo de lectura: 5 minutos

Dicen que los hijos vienen con un pan debajo del brazo. Y, al menos a efectos fiscales, así es. Hay pocas cosas que supongan un ahorro más directo en la renta que los hijos, incluyendo el aumento del mínimo personal y familiar, las deducciones autonómicas o las reducciones en lo que finalmente pagas a Hacienda por ser padre o madre. Pero para no perderte ninguna de esas ventajas es crucial incluir a los hijos en la declaración de la renta.

También es importante saber a qué casillas debes estar atento para aprovechar todas las deducciones en función de los años que tengas. Por último, si has sido padre en 2019, guarda esta información para la campaña del próximo año y no te olvides de rellenar el modelo 145 de retenciones de IRPF.

Vincular a los hijos en la Declaración de la Renta

Para hacer la declaración de la renta, el primer paso es conseguir tu número de referencia y tus datos fiscales. A partir de ahí, el programa Renta Web de la Agencia Tributaria te mostrará cuáles son los datos fiscales que tiene sobre ti y cuáles quieres trasladar a la renta.

Una vez los repases, empezarás a hacer la declaración de la renta propiamente dicha. Es ahí cuando tendrás que añadir los datos de tus descendientes (dentro del área de Datos Identificativos) para poder incluir a tus hijos en la declaración de la renta.

Renta web diferencia entre los hijos menores y mayores de 25 años, así como hijos sujetos a la patria potestad y los que no. La casilla 75 es en la que debes poner a los hijos menores de 25 años que residan contigo, que es la edad máxima hasta la que puedes incluirlos dentro de la unidad familiar.

Pasos para añadir los hijos en Renta Web

Al pulsar en el icono de editar del primer hijo, se abrirá una nueva ventana donde tendrás que poner sus datos y tu vinculación. Hacienda ofrece diferentes opciones dependiendo de tu situación familiar y de si vives o no con el niño.

Además, te preguntará si el niño forma o no parte de la unidad familiar. También tendrás que indicar si ha ganado o no dinero por su cuenta y si esta cantidad supera los 8000 €. De nuevo, el objetivo es saber si puedes o no incluirlo en la unidad familiar para aplicar el mínimo familiar.

Una vez termines de rellenar esa información, tu hijo estará ya incluido en tu declaración de la renta. El siguiente vídeo de la propia Agencia Tributaria resume la operación:

Qué deducciones debes vigilar al incluir a los hijos en la declaración de la renta

Los hijos son sinónimo de ahorro fiscal con deducciones que abarcan desde el nacimiento, parto, adopción o acogimiento hasta la familia numerosa. En líneas generales, simplemente por el hecho de tener descendientes a nuestro cargo ya estaremos ahorrando.

Estas son las casillas a las que debes prestar atención al incluir a tus hijos en la declaración de la renta:

Casilla 513

La primera casilla a vigilar está casi al final de la renta. Se trata del apartado K de “Adecuación del impuesto a las circunstancias personales y familiares: mínimo personal familiar”. Ahí es donde se informa del mínimo por descendiente, que dependerá del número de hijos que tengamos y de si sus edades son mayores o menores a 3 años.

Nº de hijos Mínimo por descendiente
1º hijo 2400 €
2º hijo 2700 €
3º hijo 4000 €
4º  hijo y siguientes 4500 €
Descendiente menor de 3 años 2800 € adicionales

Además, hay que tener en cuenta que en caso de fallecimiento de un descendiente, la cuantía será de 1.836 €, y dicho descendiente no se tendrá para calcular el mínimo correspondiente al resto.

En caso de hijos con algún grado de discapacidad, también tenemos derecho a un mínimo por discapacidad del descendiente

Grado de discapacidad Mínimo por discapacidad
≥ 33 % 3000 €
≥ 65 % 9000 €
Si necesita ayuda de terceras personas
o presenta movilidad reducida
3000 € adicionales

Estas cantidades son por descendiente, no por declarante. Hacienda aclara que «cuando varios contribuyentes (por ejemplo, ambos padres) tengan derecho a la aplicación del mínimo familiar por un mismo descendiente (con el mismo grado de parentesco), su importe se prorrateará entre ellos por partes iguales».

Casilla 647

Es la referencia a la deducción por familia numerosa, donde tendrás que indicar la categoría y estar especialmente atento para comprobar si se ha incluido la deducción por hijos que exceden del mínimo, una de las novedades de la renta 2018.

Casilla 0611 y 0613

En la casilla 0611 se consigna la deducción por maternidad, que reduce en 1200 € la cuota diferencial (es decir, lo que tenemos que pagar en la declaración), aunque antes Hacienda te habrá preguntado por ella al introducir tus datos identificativos. Eso sí, solo podremos solicitarla si no hemos solicitado el abono anticipado a través del modelo 140 a lo largo del ejercicio anterior.

Lo mismo ocurrirá con la ampliación de la deducción por gastos de guardería, una nueva deducción disponible desde este año que se consignará en la casilla 0613, y que minora la cuota diferencial en otros 1000 € más.

Anexo B.1-B.6 Deducciones autonómicas

Estas deducciones empiezan en la casilla 0850 y se extienden hasta la 1021. Incluyen en muchos casos desgravaciones por nacimiento o adopción, por familia numerosa o por gastos escolares. Si tienes niños, deberías revisarlas siempre.

La Joya no Joya y…
La Cuenta NÓMINA
Del Banco no Banco

Sin comisiones, con tarjetas gratis ¡y mucho más! Ábrela en 5 minutos y ciérrala en un solo clic… otra cosa es que quieras.

El modelo 145 sirve para informar a Hacienda a través de tu empresa

Aunque no forma parte de la renta propiamente dicho, el modelo 145 también es importante de cara al cálculo del IRPF, especialmente para los padres primerizos.

El modelo 145 de retenciones sobre rendimientos del trabajo es como un contrato que firmas con Hacienda. Es donde le informas de tu situación personal, de tu salario y del cambio de tus circunstancias personales y familiares para que calcule las retenciones de IRPF que debe practicar.

La empresa es la que está obligada a realizar este cálculo de acuerdo con las normas de la AEAT. Por eso, todos los años al cambiar de ejercicio, te entregará este documento para que lo rellenes y recoger así la actualización de tus circunstancias.

Sin embargo, hay otros momentos en los que también deberás rellenar el modelo 145 de retenciones. En concreto, debes volver a cumplimentarlo ante cualquier cambio en tu situación personal que modifique las retenciones de IRPF que deben aplicarte, como una subida de sueldo o haber sido padre o madre durante el ejercicio.

Recuerda que las retenciones no son más que un adelanto del dinero que después tendrás que pagar al hacer la renta en base a los datos que Hacienda tiene sobre ti. Por eso mismo, si has sido padre y no has rellenado de nuevo el modelo 145, deberías hacerlo.

En Naranja I 11 mitos sobre la declaración de la renta que harías bien en desterrar

, ,

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (6 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…