Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Hay que pagar impuestos por tener un piso vacío? Lo normal es responder que no, cuando en realidad sí hay que hacerlo. Tener un piso sin alquilar es una carga en el IRPF. Es lo que Hacienda denomina una renta inmobiliaria imputada.

Qué es una renta inmobiliaria imputada

El artículo 85 de la Ley 35/2006 de IRPF define lo que es una renta inmobiliaria imputada y qué casas se pueden ver afectadas. De forma resumida, se trata de un ingreso a efectos de la declaración de la renta que hay que pagar por tener una vivienda que no sea la habitual.

Hacienda considera que todo inmueble que no es la vivienda habitual es susceptible de generar una renta  o un ingreso y esto incluye también los garajes. Que después a título particular quieras o no aprovecharlo, es cosa tuya. Lo que la Agencia Tributaria estima es que simplemente por tener la posibilidad de ganar ese dinero, debes pagar un mínimo en la declaración de la renta.

En realidad, las rentas inmobiliarias imputadas surgen para abordar el problema de los pisos alquilados a familiares y amigos a coste cero y como medida para incentivar el alquiler de viviendas vacías. En el fondo es lo similar a lo que ocurre al vender una casa de segunda mano. Por mucho que quieras venderla regalada, Hacienda le pone un precio mínimo (el valor de tasación) sobre el que calculará los impuestos.

La Joya no Joya y…
La Cuenta NÓMINA
Del Banco no Banco

Sin comisiones, con tarjetas gratis ¡y mucho más! Ábrela en 5 minutos y ciérrala en un solo clic… otra cosa es que quieras.

Sobre qué viviendas se aplica

Las imputaciones de renta inmobiliaria no son universales. Para empezar, no se aplican sobre la casa en la que vives ni sobre una vivienda que tengas alquilada. En el primero de los casos porque no hay posibilidad de obtener beneficios por una casa que es tu vivienda habitual. En el segundo, porque ya estás obteniendo una renta (el alquiler) por el que pagarás impuestos en la renta.

Estos son los cinco requisitos de Hacienda para que una vivienda genere una renta inmobiliaria imputada:

  • Que se trate de bienes urbanos y que no estén afectos a actividades económicas. Esto deja fuera una vivienda vacía que sea tu oficina como autónomo, por ejemplo, o un garaje que uses para el trabajo como autónomo.
  • Que se trate de inmuebles rústicos que no resulten indispensables para el desarrollo de explicaciones agrícolas o forestales.
  • Que se trate de suelo no edificado, inmuebles en construcción ni inmuebles que no sean susceptibles de uso por razones urbanísticas.
  • Que no sea tu vivienda habitual. En este punto también tienen esa consideración las plazas de garaje adquiridas conjuntamente con el inmueble hasta un máximo de dos. El problema en este punto surge cuando la plaza no está en el mismo lugar que la casa. En estos casos Hacienda tiende a interpretar que no forma parte de la vivienda habitual y, por lo tanto, sí generaría una renta inmobiliaria imputada.
  • Que la vivienda no genere rendimiento de capital. En otras palabras, que no esté alquilada o cedido su uso en usufructo.

Quienes deben pagar la renta inmobiliaria

Además de la propia vivienda, Hacienda también delimita quienes tienen que incluir este tipo de ingresos en su declaración de la renta. Y es que no todos los propietarios tienen que pagar. Estos son los requisitos que debes cumplir como contribuyente:

  • Ser propietario de la vivienda. En este punto no importa si es tuya al 100% o si sólo tienes un porcentaje de la vivienda. Pagarás de manera proporcional a la propiedad que tengas.
  • Que la vivienda pueda ocuparse. Si la vivienda es compartida, a Hacienda no le importa que este uso tenga que hacerse por turnos.
  • Que efectivamente puedas ocupar la vivienda. Esto es lo que se conoce como ser titular del derecho real de disfrute. Por eso mismo si la vivienda está cedida en usufructo no te podrán imputar ninguna renta.

Cómo se calcula la imputación de renta inmobiliaria

Como norma general, el importe de la imputación de renta inmobiliaria es del 2 % del valor catastral que figure en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI). Sin embargo, existen dos excepciones a esta regla:

  • El valor será del 1,1 % sobre el IBI para las viviendas cuyo valor catastral haya sido revisado o modificado con posterioridad al 1 de enero de 1994 por un procedimiento de valoración colectiva.
  • El valor será del 1,1 % sobre el valor de la vivienda en el Impuesto sobre el Patrimonio para los inmuebles que no tengan valor catastral o para los que Hacienda no lo haya comunicado.

A modo de ejemplo, una casa valorada en 150.000 € generará una renta imputada de 3000 €, que sería como haber recibido 250 € de alquiler todos los meses. Sin embargo, a diferencia de cuando alquilas una casa, en este caso no podrás deducir ningún gasto de esta renta.

Esta es la cifra que debes tener en la cabeza como el mínimo que cobrar a un familiar si le alquilas la casa.

Cuándo y cómo se incluye en la declaración de la renta

Las imputaciones inmobiliarias de renta se incluyen en el apartado C de la renta correspondiente a “Bienes inmuebles no afectos a actividades económicas”. Allí es donde se identifican las casas que los contribuyentes tienen en propiedad y el uso que hacen de ella. Las claves 2, 3 y 5 son las que generarán esa renta, que se verá reflejada en la casilla 68 en función del resto de datos del inmueble.

En la mayoría de casos, Renta Web, el programa de Hacienda, se encargará de calcular la renta inmobiliaria imputada. Lo único que debes hacer como contribuyente es no olvidarte de incluir la casa en tu próxima declaración de IRPF.

En Naranja I Voy a alquilar mi casa por vacaciones, ¿qué impuestos tengo que pagar?

 

, ,

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (18 votos, media: 4,22 sobre 5)
Cargando…